Lágrimas, risas y suspiros: todo un mes de #AMLOMANÍA en la casa de transición

AMLOCURA.
Seguidores y la prensa esperan en la casa de transición al próximo presidente de México
AMLOCURA.
Seguidores y la prensa esperan en la casa de transición al próximo presidente de México

Lágrimas, risas y suspiros: todo un mes de #AMLOMANÍA en la casa de transición

AMLOCURA.Seguidores y la prensa esperan en la casa de transición al próximo presidente de México
Cuartoscuro
2018-08-01 |20:29 Hrs.Actualización20:29 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque la pasión que despierta AMLO no la generó ni Obama

"Perdóneme, señor, me muero de la vergüenza, nunca había llorado así y menos por un político". Esta es solo una pequeña muestra de la #AMLOcura.

Daladier Garza, un hombre de 62 años de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, pronuncia las palabras mientras se seca las lágrimas luego de haberle entregado un sobre con una petición al virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Daladier esperó 10 horas afuera de la casa de transición de AMLO, en el número 216 de la calle Chihuahua en la colonia Roma Norte de la Delegación Cuauhtémoc de la Ciudad de México, y las piernas le temblaron cuando finalmente se pudo acercar a López Obrador.

"Yo pensé que me iba a morir y no iba a verlo presidente, tantas veces que le robaron el triunfo y ahora pude verlo. ¡Me vio, señor, me miró y yo le agradezco a Dios haberlo presenciado! ¿Me puede tomar una foto afuera de su casa de transición?", pregunta Daladier a este reportero. 

La emoción del señor chiapaneco es tanta que un grupo de personas que vienen de Baja California se le acercan y le piden que rece para que su petición sea atendida por el próximo presidente de México.


La historia de Daladier se une a la de cientos que diariamente esperan afuera de la casa de transición de López Obrador para poder ver al tres veces candidato presidencial y pedirle un apoyo, unas palabras, una mirada o unos segundos de su atención.

No en vano AMLO obtuvo más de 30 millones de votos el pasado primero de julio, más del 53% de los sufragios emitidos en la elección presidencial de México.

Nación321 ha estado dándole seguimiento a estas historias afuera de la casa de transición de López Obrador, que se ha convertido lo mismo en un escenario para un fan de Pedro Infante, que para mitines improvisados o en un templo de peticiones, y esto fue lo que encontramos:

LAS PETICIONES

A la casa de transición llegan todo tipo de peticiones desde las primeras horas del día: un empleo, una beca, un apoyo económico para adultos mayores, un espacio en una universidad pública, una asesoría legal, una carta de recomendación del próximo presidente de México y hasta un autógrafo o 'selfie' es lo que te encuentras en la casona de Chihuahua 216.

Algunas peticiones son más específicas: Lourdes Ortiz, una mujer que vive en Nezahualcóyotl, acude a la casa de transición de AMLO para solicitar apoyo a un abogado cercano al excandidato presidencial.

El esposo de Lourdes cumple una condena de ocho años por robo a habitación pero según la mujer, su marido es prisionero "de manera injusta" porque el sujeto se encontraba en un lugar distinto a la hora en la que presuntamente cometió el delito.

"Le escribí una carta al licenciado López Obrador para que se tiente el corazón y me ayude; creo que este presidente sí puede traer un cambio a nuestro país para que se acaben las injusticias", dice Lourdes.

Otra persona con una petición similar es Maclovia Maciel, cuyo hijo fue encarcelado en 2008 por presunto robo a auto en el barrio de Tepito y según ella, tiene pruebas de que es inocente.

"Nosotros apostamos por ti, ayúdame a sacar a mi hijo de la cárcel, los verdaderos responsables ya están libres", dice una cartulina que Maclovia llevó afuera de la casa de transición de AMLO.

Columba Elizarraras, quien viajó desde Celaya, Guanajuato, trae consigo la ficha de desaparición de su hijo Jaime González Elizarraras, quien fue secuestrado en territorio guanajuatense en febrero de 2013 y hasta la fecha no se sabe lo que ocurrió con él.

"Yo hasta me tuve que hacer amiga de sus secuestradores para que me pudieran decir qué le hicieron, yo quiero encontrar aunque sea su cuerpo para poder enterrarlo, extraño mucho a mi hijo y quiero saber qué le pasó", dice entre lágrimas la señora de 54 años, quien pidió una audiencia con López Obrador.


Las peticiones también se hacen grupales: un grupo de afectados por el fraude de la sociedad financiera popular (sofipo) Ficrea buscaron un acercamiento con López Obrador para recuperar los millones de pesos que perdieron desde 2014.

Pero las solicitudes de apoyo no solo son a nivel nacional, sino también internacional: New Comienzos, una asociación civil constituida en México que apoya a jóvenes deportados de Estados Unidos conocidos como dreamers, también acudió a la casa de transición de AMLO para pedirle al virtual presidente electo que los tome en cuenta como profesores de inglés y apoye a las familias mexicanas que viven en territorio estadounidense.


Otros grupos acuden para felicitar al virtual presidente electo en persona, como habitantes de la sierra de Nayarit, pertenecientes a la comunidad Wixárika.

"Aquí podemos estar tres, cuatro, cinco meses, no nos importa, lo que queremos es hablar con el licenciado para decirle que estamos muy contentos con su triunfo y queremos que atienda a los más pobres", dice Braulio, uno de los voceros de esta comunidad de indígenas.

"Yo vine a buscar al licenciado porque sé que apoya a las personas de la tercera edad, y a mí me hacen falta cuatro años para jubilarme, por eso quiero entrar en su gobierno, yo sé que puedo todavía darle mucho a mi México y apoyarlo", comenta Beatriz Suárez, una mujer de 56 años que trabajó por 22 años en el Tribunal Agrario en diversas partes del país, y quien viajó desde Ciudad Victoria, Tamaulipas, hasta la capital mexicana, con el fin de darle su petición en persona a López Obrador.

REGALOS

Pero al próximo presidente de México no solo van a pedirle ayuda, algunos simpatizantes de AMLO también le llevan regalos.

Dulces, chocolates, botellas de tequila, vino, ron, puros, dibujos, flores y hasta una matraca gigante le han llevado personas a López Obrador.

Fueron precisamente militantes de Morena en San Antonio la Isla, Estado de México, quienes le regalaron este particular objeto a AMLO, y aprovecharon para denunciar un supuesto fraude electoral en su municipio a favor del PRI, partido que ganó dicha alcaldía.

NO TODO ES MIEL SOBRE HOJUELAS

Como en toda historia, no todo es color de rosa. Algunos vecinos de la casa de Chihuahua 216 han tenido que lidiar con las consecuencias que trae vivir al lado o frente al lugar donde despacha el próximo presidente de México.

Una vecina de la casa que está frente a la de transición de AMLO, está molesta porque le dejan basura en sus plantas e incluso han dañado algunos de sus cultivos.

"Dejan botellas de agua, servilletas, bolsas de papitas, de chocolates, y es todo el día. Ya les he dicho de una y mil maneras que no por ser vía pública tienen que dejar su cochinero, pero no entienden", dice la señora, quien prefiere no dar su nombre.

La situación llegó a tal que la vecina le pidió a los colaboradores de AMLO que limpiaran la basura que dejan algunos grupos de personas que descansan en la casa. Personal de limpieza de la casa de transición se encarga de acudir con una bolsa negra y recoger los desechos que dejan las personas en el domicilio.

El ruido constante es otro inconveniente, al menos para otros vecinos, quienes se han quejado por los gritos que escuchan a todas horas de simpatizantes de López Obrador.

"Uno tiene que concentrarse, quiere estar haciendo sus cosas tranquilamente o simplemente ver la tele y tiene que estar escuchando el griterío afuera", dijo un vecino que renta en la calle Chihuahua.

LA RUTINA

Para poder llevar una petición al próximo presidente de México, hay unas reglas mínimas a seguir. 

Primero: llegar lo más temprano posible. Como la familia Gutiérrez, quienes vienen desde Centro, Tabasco, con el fin de pedir una audiencia con López Obrador para que ayude a mejorar el nivel de seguridad en dicho municipio.

Los integrantes de la familia Gutiérrez llegaron a la casa de transición de AMLO un domingo a las 3 de la mañana y estuvieron afuera de la casona hasta el lunes a las 6 de la tarde.

Segundo: entregarle tu petición por escrito a Leticia.

Leticia Ramírez, quien fungió como delegada nacional de Morena en Tlaxcala en las elecciones pasadas, fue asignada para la atención ciudadana de las miles de personas que llegan a la casa de Chihuahua 216.

Leticia recibe los documentos y entrega a las personas un papel con un folio de recibido; si el tiempo lo permite, Leticia pasa a las personas a la casa de transición para tomarle su nombre, teléfono y asunto, con el fin de que el trámite tenga más agilidad.

"Ahorita el licenciado López Obrador no está en funciones, entonces nosotros solo podemos recibir la solicitud y tramitarlo con las áreas correspondientes, en todo caso la instrucción fue atender a todas las personas que vienen a entregar papeles porque para el próximo presidente de México, la atención a los más necesitados es prioridad", indica la mujer con quienes acuden diariamente miles de personas.

El horario de atención ciudadana en la casa de transición de AMLO es el siguiente: de lunes a viernes de 9 de la mañana a 3 de la tarde para entregar currículums y solicitudes de empleo, y de lunes a viernes de 9 de la mañana a seis de la tarde para otro tipo de solicitudes.

Tercero: si quieres entregar tus documentos en persona, puedes esperar a que AMLO salga de su casa de transición y dárselos mientras sale en su jetta blanco.

Eso hizo Alberto López Chávez, un pescador de 68 años de Coatzacoalcos, Veracruz. El hombre pertenece a una red de pescadores mexicanos que buscan impulsar sus actividades productivas en Estados Unidos y Europa, y para lograr platicar con López Obrador, esperó cinco días, desde las seis de la mañana hasta las siete de la noche, a fin de poder saludar al próximo presidente de México.

"La paciencia es una virtud que se ha perdido pero cuando vives de la pesca, sabes que a veces las temporadas no son tan buenas, pero debes de esperarte, ser paciente y confiar, esa es la razón por la que no me desespero y no me moveré hasta ver al licenciado", dice López Chávez.

Otro grupo que espera a López Obrador es el de los "viejos conocidos", personas que aseguran conocer a AMLO en sus épocas de jefe de Gobierno de la Ciudad de México o de candidato al gobierno de Tabasco.

Alejandra la Güera Sánchez, una jefa seccional de Morena en la delegación Azcapotzalco, dice que le ha seguido los pasos al próximo presidente de México cuando gobernaba la capital mexicana.

"Desde siempre sabía que el licenciado es un buen hombre y por eso siempre que tiene eventos aquí en la capital lo estamos protegiendo, es verdad que el pueblo lo cuida porque lo queremos mucho. Oiga tanto lo queremos que la otra vez una amiga lo besó en la boca en un evento que tuvo por abril en la delegación Azcapotzalco, el licenciado se sonrojó, yo quería robarle también un beso pero luego se enoja Beatriz, oiga", cuenta Alejandra a Nación321, en referencia a Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa de Andrés Manuel López Obrador.


Eso sí, la capitalina dice que no dejará de decirle a López Obrador el Ocho por Ocho.

"¿Por qué", le preguntamos.

"Porque es todo un bizcocho", responde la Güera.

El señor Rogelio Martínez es menos efusivo, pero de igual manera guarda recuerdos de un joven AMLO que visitaba a su padre en Tacotalpa, al sur de Tabasco.

"El licenciado iba mucho con mi papá que lo apoyó en su campaña para gobernador de Tabasco, mi padre murió en enero pasado y dijo en sus últimos días que le iba dar mucho gusto ver desde arriba el triunfo de su amigo López Obrador. Hoy vengo a saludarlo y a decirle que no se olvide de sus hermanos tabasqueños que lo queremos mucho y lo vamos a defender", dice el empresario del café en el sur del país.

DEVOCIÓN

La #AMLOcura no se limita a querer robarle un beso al próximo presidente de México, sino también a ponerle un altar.

Eso fue lo que hicieron la señora Teresa Rueda de Coahuila, el pintor José Luis Landa y el compositor Jorge Reyes Rincón, quienes con una imagen de la Virgen de Guadalupe, prendieron velas y oraron por el bienestar de López Obrador afuera de la casa de transición del virtual presidente electo.

"Queremos un presidente héroe y campeón, queremos un presidente que cambie nuestra nación, que sea muy diferente, por un México mejor", cantó Jorge Reyes, al tiempo que pidió rezar por AMLO.

Son las 9:30 de la noche de un miércoles postelectoral en la Ciudad de México. Al menos 150 personas se encuentran afuera de la casa de transición de Andrés Manuel López Obrador, esperando impacientemente para poder saludar o al menos ver por unos segundos al próximo presidente del país.

Los nervios y la emoción hierven al por mayor cuando los guardias de seguridad del inmueble abren la puerta para darle paso al jetta blanco que traslada al tabasqueño.

Una vez que el vehículo avanza un metro, la locura reina sobre los simpatizantes de AMLO. Empujones, gritos, patadas, pisotones, codazos, de todo se puede llevar uno con tal de tomarle una foto, grabar un video o darle un apretón de manos a López Obrador.

Y así se repite la locura cada tarde noche que el próximo presidente de México abandona la casa de transición que se ha convertido en el templo de los creyentes a una nueva forma de devoción, la del político más carismático y popular de los últimos años: Andrés Manuel López Obrador.