¿Ricardo Anaya realmente ha provocado división en el PAN?

La designación de Ricardo Anaya como precandidato presidencial del Frente ha provocado tensión en los panistas
La designación de Ricardo Anaya como precandidato presidencial del Frente ha provocado tensión en los panistas

¿Ricardo Anaya realmente ha provocado división en el PAN?

¿El malo del cuento?La designación de Ricardo Anaya como precandidato presidencial del Frente ha provocado tensión en los panistas
Cuartoscuro
2018-02-15 |16:05 Hrs.Actualización16:03 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque Anaya fue artífice del Frente por México, una unión que para muchos sectores es antinatura

Ricardo Anaya Cortés pasó de ser un joven político de bajo perfil a ser el aspirante presidencial de Por México al Frente, la coalición conformada por el PRD, el PAN y Movimiento Ciudadano.

Esta unión, que varios políticos han llamado antinatura, ha provocado tensiones no solo dentro del PRD o Movimiento Ciudadano, sino dentro del mismo PAN, partido al que Anaya representa.

Incluso, los panistas detractores han dicho que el aspirante presidencial ha provocado una crisis en el partido que culminó con la salida de personajes como Margarita Zavala, Gabriela Cuevas, Javier Lozano y el retiro de la vida partidista de Roberto Gil Zuarth

El capítulo más reciente de esta telenovela se vive en Jalisco, donde no hubo posibilidad de concretar la coalición para impulsar un candidato en común a la gubernatura de la entidad.

Alberto Cárdenas Jiménez, exgobernador del PAN en Jalisco, lamentó la situación del panismo estatal, donde “Ricardo Anaya ha creado un ambiente de confusión de cara a la elección del próximo 1 de julio, pues lo mismo le levanta la mano a un candidato de la alianza que firmó con el PRD y MC, que a los del PAN”.

En entrevista con El Financiero, Cárdenas Jiménez denunció que “Jalisco pasó de ser el estado que por varios años aportó más votos al PAN a nivel nacional, a la triste situación de ahora, donde la militancia está en un estado de confusión por la actitud del hoy candidato presidencial, y por culpa de las malas decisiones de la dirigencia nacional, que ha pasado una y otra vez por encima de la dirigencia estatal y los panistas de Jalisco”.

Pero más allá de estas polémicas, ¿realmente Anaya ha provocado fricciones en su partido? Acá algunos ejemplos.

EL DESTAPE

Las primeras fricciones que Ricardo Anaya tuvo con gente de su partido fue cuando reconoció que le gustaría ser presidente de México.

“Yo creo que todos los que nos dedicamos a esto quisiéramos estar en los cargos en los que mayor bien podemos hacer, en los que de manera más profunda podemos transformar la realidad. Probablemente el cargo desde el que uno más puede hacer por un país y también, hay que decirlo, el cargo desde el cual más se puede dañar cuando se hacen mal las cosas, es la Presidencia de la República, entonces me parece que es una aspiración natural para todos los que estamos involucrados en política aspirar algún día a ocupar esa posición

Anaya se destapó en 2016, un año después de que Margarita Zavala revelara que tenía intenciones de regresar a Los Pinos, fue primera dama de 2006 a 2012, pero ahora como titular del Ejecutivo.

El problema no fue que Anaya se destapara, sino que aprovechara su posición como presidente nacional del PAN para promocionarse, denunciaron un grupo de panistas.

“La aparición de su imagen personal ha sido interpretada como que usted se aprovecha, y entonces el público se confunde y cree que usted busca posicionarse como candidato del PAN para la elección presidencial", se lee en una carta enviada por un grupo de militantes blanquiazules.

El grupo pedía a Anaya no utilizar recursos públicos para promover su imagen personal y que tratara de encumbrar las acciones del partido de otra manera.

Este es uno de los spots que molestó a un sector del blanquiazul.

EL FACTOR SUSPIRANTES

Pasaron los meses y en la listas de suspirantes a Los Pinos se anotaron Rafael Moreno Valle, exgobernador de Puebla; el senador Ernesto Ruffo, quien fuera gobernador de Baja California; Luis Ernesto Derbez, exsecretario de Relaciones Exteriores en el sexenio de Vicente Fox; así como el senador Juan Carlos Romero Hicks.

Este grupo pedía que el PAN decidiera cómo se iba a elegir al candidato presidencial del PAN. Por ejemplo, unos decían que el método debería ser mediante el voto duro de los militantes; mientras que Rafael Moreno Valle quería que la votación se abriera a la población en general.

Margarita Zavala quería que fuese mediante encuesta y Ricardo Anaya quería que una designación de consejo, es decir, las cúpulas partidistas donde él tenía mano (salió abusadillo el muchacho).

Esto provocó tensiones entre la militancia e incluso se habló de desbandada blanquiazul.

"El método sí ha sido tema de debate. En un extremo Margarita que pide ya una precipitada selección en estos momentos y otra como la mía que digo que lleguemos a una asamblea nacional, donde vote toda la militancia", dijo Ernesto Ruffo a La Razón.

Damián Zepeda, quien en ese momento era vocero del PAN, dijo que el método natural era por votación; pero si la comisión permanente se lo pide al Consejo Nacional, se puede hacer designación directa, es decir dedazo.

EL FRENTE

En medio de la tormenta, Ricardo Anaya planeó su propia estrategia y decidió entrar en contacto con una de las principales fuerzas de izquierda: el PRD, para formar un frente amplio que permita quitar al PRI del poder y vencer a Andrés Manuel López Obrador.

Los primeros acercamientos entre estos partidos comenzaron en mayo de 2017, cuando el sol azteca hizo un llamado a todos los partidos para derrotar al tricolor. El PAN aceptó y comenzaron las negociaciones para crear una plataforma en común, darle nombre a la alianza y lo más importante, definir a los candidatos.

Ernesto Cordero, Luisa María Cocoa Calderón, Marko Cortés, Ricardo Gil Zuarth, entre otros, se opusieron a la alianza y consideraron que Acción Nacional puede ir solo y ganar la Presidencia de la República. 

Sin embargo, tras varios meses de negociación, la alianza PAN, PRD y Movimiento Ciudadano se concretó en septiembre de 2017 y se decidió que el PAN sería el encargado de designar al candidato presidencial, mientras que el PRD tendría mano en la Ciudad de México.

El frente quedó registrado de manera oficial el 8 de diciembre del año pasado y se decidió que Anaya sería el abanderado; sin embargo, el PAN, en un acto que todavía no entendemos, decidió que se haría una elección para determinar si se quedaba la candidatura.

En dicha elección solo competía...Sí, Ricardo Anaya, pues los que aspiraban al cargo se bajaron tras considerar que la mejor opción era su exdirigente nacional ¿les creemos?

MARGARITA, FUERA

En octubre de 2017, Margarita Zavala, quien llevaba más de 30 años como panista, decidió salir del partido y buscar la presidencia por la vía independiente. Esto provocó que los militantes afines a Felipe Calderón criticaran  a la dirigencia pues pensaban que Zavala era la mejor opción.

"Durante dos años pedí un método democrático, transparente y claro, que se escuchara a la ciudadanía para tomar una decisión. Pedí reglas. Lo pedí en lo público y en privado, lo pedí en la Comisión Permanente, por escrito y en video. La respuesta siempre fue una evasiva, dijo la hoy aspirante independiente.

Anaya se limitó a decir que respetaba la salida de la exprimera dama, que era una decisión equivocada y que solo beneficiaba al PRI.

LA DESBANDADA

La salida de Margarita Zavala no fue la única, tras ella se fueron personajes como José Luis Luegue Tamargo, Javier Lozano y Gabriela Cuevas. Además militantes de Jalisco, Nuevo León, Ciudad de México, San Luis Potosí y Sonora decidieron que el partido ya no cumplía con sus expectativas.

Un caso interesante es el del senador Roberto Gil Zuarth, pues aunque no renunció a su militancia, sí dejó su escaño en el Senado y su vida partidista.

"El PAN ya no tiene un discurso coherente, somos una suerte de melcocha de cosas que se repiten sin ton ni son", dijo en entrevista con El Universal.

El senador con licencia asegura que en el partido se ha formado una suerte de cofradía en donde Ricardo Anaya es el protagonista y quien no piense como él, queda marginado.