Se acabó el plazo y Lula da Silva no se entregó a la justicia de Brasil

Refugiado en un sindicato.
El expresidente tenía que entregarse para empezar a cumplir su sentencia de 12 años y un mes de prisión
Refugiado en un sindicato.
El expresidente tenía que entregarse para empezar a cumplir su sentencia de 12 años y un mes de prisión

Se acabó el plazo y Lula da Silva no se entregó a la justicia de Brasil

Refugiado en un sindicato.El expresidente tenía que entregarse para empezar a cumplir su sentencia de 12 años y un mes de prisión
AP
2018-04-06 |20:08 Hrs.Actualización20:08 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque fue un presidente con un alto indice de aprobación y hoy enfrenta acusaciones de corrupción

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva incumplió este viernes una orden de la corte de entregarse a la policía y se resguardó con militantes del Partido de los Trabajadores en la sede de un sindicato metalúrgico. 

El también aspirante presidencial tenía hasta las 17:00 horas (tiempo de Sao Paulo) para entregarse a la policía y así empezar a cumplir su sentencia de 12 años y un mes de prisión por una condena de corrupción.

El juez federal Sergio Moro, funcionario al frente de la “Operación Autolavado”, ordenó a Lula entregarse a la policía en Curitiba. El año pasado, Moro declaró al expresidente culpable de hacer favores a una constructora a cambio de la promesa de un apartamento en primera línea de playa. El fallo fue ratificado en enero por un tribunal de apelaciones.

"No veo por qué él debería entregarse solo porque el juez Moro sufre una crisis de ansiedad", declaró el senador Lindbergh Farias, del Partido de los Trabajadores, a los periodistas en la sede del sindicato. "Yo creo que ellos deberían pasar por la vergüenza de venir aquí y llevárselo delante de todas estas personas... esas imágenes serían vistas alrededor del mundo y será algo histórico”.

La orden de Moro fue girada el jueves horas después que el Supremo Tribunal Federal denegó por votación de 6-5 una solicitud de Lula de no ir a la cárcel mientras apela una sentencia que, según él, es sólo una maniobra para impedir que su nombre aparezca en las boletas de las elecciones de octubre. A pesar de sus problemas legales, Lula es el favorito en las encuestas.

"¿Por qué tienen tanta prisa por arrestarlo?", dijo la expresidenta Dilma Rousseff, que sucedió a Silva y fue destituida en 2016. "Temen que Lula pueda obtener una decisión favorable en un tribunal (superior). Esto forma parte del golpe de Estado que me sacó de la presidencia”.

Pase lo que pase, el arresto de Lula supondrá una caída colosal para el hombre que encabezó al país más poblado de Latinoamérica entre 2003 y 2010 y que dejó el puesto con un índice de aprobación superior al 80%.

El expresidente estadounidense Barack Obama alguna vez lo llamó el “político más popular de la Tierra”.

Desde que abandonó el cargo, su situación ha empeorado con los diversos casos de corrupción. Siempre ha insistido en su inocencia y recorrido el país en campaña. A pesar de sus problemas legales, las encuestas dicen que volverá a ser presidente, siempre que le permitan presentarse.

POLICÍA NO VA A EJECUTAR ORDEN DE ARRESTO... POR AHORA

La Policía Federal de Brasil no ejecutará este viernes la orden de arresto contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y las negociaciones en curso para que se entregue terminarían el sábado, dijo a Reuters una fuente.

"Las negociaciones continúan y deberían llegar a buen término mañana", aseguró la fuente, que pidió no ser identificada. "Evitar efectos colaterales es deber de todos".