Paraguay: el nuevo foco rojo del COVID-19 en Sudamérica

En el país sudamericano, el COVID-19 ha matado a más de ocho mil 800 personas.
En el país sudamericano, el COVID-19 ha matado a más de ocho mil 800 personas.
En el país sudamericano, el COVID-19 ha matado a más de ocho mil 800 personas.
En el país sudamericano, el COVID-19 ha matado a más de ocho mil 800 personas.

Paraguay: el nuevo foco rojo del COVID-19 en Sudamérica

ParaguayEn el país sudamericano, el COVID-19 ha matado a más de ocho mil 800 personas.
AP
Nación321
2021-05-30 |21:11 Hrs.Actualización21:11 Hrs.

Contener la pandemia es difícil incluso para países que cuentan con tasas de vacunación envidiables como Chile y Uruguay. Así que piense en Paraguay, que ahora tiene uno de los peores brotes del mundo con un escaso almacenaje de vacunas y pocas en camino.

El país sin salida al mar en el corazón de América del Sur logró contra todo pronóstico contener el virus durante los primeros meses de la pandemia en 2020 después de que cerró sus fronteras y ordenó un cierre anticipado. Pero ahora los enfermos están muriendo por falta de camas de cuidados intensivos a medida que la variante P1 altamente contagiosa que comenzó en el vecino Brasil se propaga junto con la fatiga pública en medidas de prevención y la escasez de vacunas.

Paraguay, donde el COVID-19 ha matado a más de ocho mil 800 personas, ahora tiene la tasa de muerte per cápita más alta en los últimos siete días con casi 109 muertes por un millón de personas, según datos compilados por Bloomberg. Uruguay, que al igual que Paraguay comparte frontera con Brasil, ocupó el cargo durante semanas y tiene el segundo lugar en este momento.

Las muertes y las infecciones probablemente continuarán aumentando en los próximos dos meses hasta que el programa de vacunación y las restricciones de movilidad comiencen a reducirlas, dijo Guillermo Sequera, quien lidera el equivalente de Paraguay a los Centros para el Control de Enfermedades.

“Lo importante no es tanto estar en el horno en este momento”, dijo en una entrevista telefónica desde Asunción. “Se trata de permanecer en el horno el menor tiempo posible”.

La llegada de más vacunas y la capacidad histórica del establishment político para disipar las tensiones sociales a través del clientelismo significa que es poco probable que Paraguay sufra las violentas protestas que han estallado en otras naciones sudamericanas recientemente, dijo Luis Ortiz, sociólogo del Instituto de Ciencias Sociales de Paraguay.

“La estabilidad política continuará y no habrá grandes convulsiones sociales”, comentó.

La administración de Abdo Benítez ha obtenido alrededor de 707 mil de los 8.9 millones de inyecciones compradas o prometidas como donaciones. Eso significa que Paraguay solo tiene suficientes vacunas disponibles para vacunar completamente al cinco por ciento de sus siete millones de habitantes.

Hasta ahora Paraguay ha administrado solo 304 mil 725 inyecciones, lo que significa que el 3.5 por ciento de la población ha recibido una primera dosis y sólo el 0.7 por ciento se considera completamente inoculado, según el rastreador de vacunas de Bloomberg.

Chile y Uruguay han cubierto completamente al 41 por ciento y al 28 por ciento de la población con vacunas respectivamente y todavía están viendo un aumento en los casos.

Los contratos para comprar millones de inyecciones a través del mecanismo COVAX de la Organización Mundial de la Salud, así como los acuerdos con compañías farmacéuticas en Rusia e India, aún no han producido entregas significativas.

La corrupción de las vacunas también ha salido a la luz con el Ministerio de Salud detectando alrededor de 500 casos de personas que podrían haber recibido inyecciones fuera de turno. El escándalo llevó a la senadora del Partido Colorado, Mirta Gusinky, a renunciar a principios de este mes.

Mientras tanto, miles de paraguayos desesperados con dinero para pasajes aéreos y hoteles se han sumado a la avalancha de latinoamericanos que vuelan a Estados Unidos en busca de vacunas.

El gobierno cree que aproximadamente la mitad de los seis mil a siete mil paraguayos que volaron a Estados Unidos este año se vacunaron, dijo Sequera, citando una encuesta reciente de viajeros que regresaban.

Paraguay aún puede reducir las muertes si puede inmunizar al 30 por ciento de la población mayor de 50 años y a los jóvenes con condiciones de salud preexistentes que hoy representan alrededor del 90 por ciento de las muertes, indicó. La propagación de la variante P1 pone cada vez más fuera de alcance la inmunidad colectiva.

“Es importante vacunar a los grupos vulnerables”, dijo Sequera. “El virus va a seguir circulando, pero con una mortalidad decreciente”.