Justin Trudeau y Donald Trump: dos maneras distintas de hacer política

Primer encuentro.
El primer ministro de Canadá Justin Trudeau junto al presidente Donald Trump en la Casa Blanca
Primer encuentro.
El primer ministro de Canadá Justin Trudeau junto al presidente Donald Trump en la Casa Blanca

Justin Trudeau y Donald Trump: dos maneras distintas de hacer política

Primer encuentro.El primer ministro de Canadá Justin Trudeau junto al presidente Donald Trump en la Casa Blanca
AFP
2017-02-13 |13:02 Hrs.Actualización17:42 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque los países que dirigen estos dos países completan el TLC del que tanto depende México

Oh, Canadá, tan lejos de México y tan cerca de Estados Unidos. En estos momentos nos gustaría tener más cerca a líderes políticos como Justin Trudeau que a personajes polémicos como Donald Trump.

Las diferencias entre ambos mandatarios (uno, primer ministro canadiense y el otro, presidente estadounidense) van más allá de sus edades (45 y 70 años, respectivamente) y sus preferencias políticas.

Trudeau es un político de centroizquierda que defiende el libre comercio y ha dado la bienvenida a 40,000 refugiados sirios. Trump es un proteccionista y ha dado pasos para restringir la entrada a Estados Unidos de refugiados e inmigrantes.

Este lunes Trudeau y Trump se reunieron por primera vez desde que Trump asumió como inquilino de la Casa Blanca y ofrecieron una rueda de prensa en la que aseguraron que fortalecerían sus lazos de cooperación.

"Compartimos los valores, el amor por la libertad y una defensa colectiva ya que nuestras tropas han peleado juntos, nuestras naciones han derramado sangre juntos", dijo Trump, que se mostró poco expresivo e incómodo durante la rueda de prensa, mientras que Trudeau exhibió una sonrisa durante el evento.

"Cualquier día para visitar a nuestro vecino del sur siempre es un buen día, ninguna otra nación tiene una relación tan fundamental como la que tenemos Canadá y Estados Unidos", comentó el primer ministro canadiense.

Aquí te presentamos lo distinto que son estos políticos:

GABINETE INCLUYENTE

En noviembre de 2015 Trudeau designó a un gabinete joven, de diversidad étnica y con igual número de género, convirtiéndose en el primer ministro de Canadá en alcanzar la paridad de género en el equipo ministerial.

El gabinete de Trudeau incluye a inmigrantes, aborígenes, minorías religiosas, una persona parapléjica y 15 mujeres.

Cuando se le preguntó por qué pensaba que la igualdad de género era importante en el gobierno, Trudeau respondió: "Porque estamos en el 2015".

En cambio el gabinete de Trump está integrado por personas millonarias, conservadoras y con formación militar, con solo cuatro mujeres en posiciones clave: Betsy DeVos en el Departamento de Educación; Elaine Chao, secretaria de Transporte, Linda McMahon en la Agencia Federal para el Desarrollo de las Pequeñas Empresas y Kellyanne Conway, asesora en la Casa Blanca.

"Creo que estamos en el proceso de poner juntos uno de los más grandes gabinetes jamás conformados en la historia de nuestra nación", dijo Trump tras dar los nombres de las personas que lo acompañarán en el gobierno. Son gente millonaria que ha hecho una fortuna con inteligencia y trabajo, y es lo que yo quiero en mi administración, gente ganadora", destacó Trump.

EL TLC

Justin Trudeau es un partidario del libre comercio y de la importancia que tiene para la actividad económica de su país el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por su sigla en inglés), entre Canadá, Estados Unidos y México, en vigor desde 1994.

"Para Canadá es muy importante que se mantengan y refuercen los lazos de cooperación comercial entre nuestros vecinos de América del Norte y por eso buscaremos que se den las condiciones para conservar el tratado", dijo en semanas anteriores Trudeau.

El comercio entre México y Canadá superó los 20,000 millones de dólares en 2015, de acuerdo con cifras oficiales citadas por AFP. El mismo año, 1.75 millones de canadienses visitaron México y 200,000 mexicanos visitaron Canadá.

¿Qué opina Trump sobre el TLCAN? 

"Es un desastre que nos está matando y se está llevando los empleos a México, por eso vamos a cambiarlo o nos vamos a salir", ha dicho el presidente estadounidense, que en campaña prometió que acabaría con el TLCAN por ser un mal tratado comercial con el que los gobiernos mexicanos se aprovecharon de EU.

Además de la difícil negociación que se avecina entre México y EU, está el tema del muro en la frontera que Trump insiste que pagarán los mexicanos, lo que hace aún más complicada la relación entre ambos gobiernos.

México envía a Estados Unidos alrededor del 80% de sus exportaciones, mientras que el comercio conjunto con EU y Canadá se quintuplicó hasta alcanzar unos 516,000 millones de dólares anuales desde 1994.

INMIGRANTES

Justin Trudeau es un partidario de aceptar refugiados de todas partes del mundo y de apoyar a los inmigrantes. 

Como muestra de esto es la inclusión de Ahmed Hussen, un hombre de origen somalí quien llegó a Canadá hace 24 años en calidad de refugiado, como encargado del departamento de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía en el ministerio canadiense.

"Mi gobierno recibirá a quienes huyan de la persecución, el terrorismo y la guerra", destacó Trudeau en un mensaje a medios en enero pasado.

Aunque Trudeau no comentó directamente el decreto de Trump contra la inmigración, actualmente bloqueado por la justicia, dio a entender claramente que Canadá acogerá a "quienes huyan de la persecución, el terrorismo y la guerra", independientemente de su fe que profesen.

Esta postura es lo totalmente opuesto a lo que piensa el presidente de Estados Unidos sobre los inmigrantes, en especial los mexicanos y los musulmanes.

Más allá de palabras como asesinos y violadores con las que Trump describió a algunos mexicanos que llegan a territorio estadounidense, el presidente de EU está empeñado en la construcción de un muro entre su país y México por la "amenaza" que representan las personas que llegan de manera "ilegal" al vecino del norte.

En Estados Unidos viven unos 11 millones de personas indocumentadas, muchas de ellas mexicanas.

Incluso Trump promulgó en sus primeros días como presidente un veto migratorio contra siete naciones de poblaciones mayormente musulmana, poniendo como justificación la amenaza terrorista que representaba la llegada de estos inmigrantes a Estados Unidos. El veto fue bloqueado temporalmente por una corte estadounidense, pero Trump prometió que llevará el caso a la Corte Suprema.

PERO...

Hay algo en lo que Trump y Trudeau si están de acuerdo: aprobar el proyecto del gigantesco oleoducto Keystone XL que uniría a Estados Unidos con Canadá y que fue concebido para enviar petróleo canadiense a refinerías del Golfo de México.

El proyecto fue bloqueado por el expresidente Barack Obama pero Trump revivió el tema en una orden ejecutiva a días de rendir protesta como presidente estadounidense.

El magnate estadounidense, un escéptico del cambio climático, adelantó durante su campaña que aprobaría el Keystone XL.

Según TransCanada, la empresa que pretende construir el oleoducto, este proyecto contribuirá con 3,400 millones de dólares en el producto bruto interno estadounidense además de generar miles de empleos en Estados Unidos, uno de los ejes de campaña de Donald Trump.