Dreamer a Trump: 'Aunque moderes tu discurso, las acciones son las que importan'

Dreamer.
Esta originaria de Gómez Palacio, Durango, logró ir a la universidad en Estados Unidos
Dreamer.
Esta originaria de Gómez Palacio, Durango, logró ir a la universidad en Estados Unidos

Dreamer a Trump: 'Aunque moderes tu discurso, las acciones son las que importan'

Dreamer.Esta originaria de Gómez Palacio, Durango, logró ir a la universidad en Estados Unidos
Especial
2017-02-28 |22:32 Hrs.Actualización23:11 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque quién mejor que una latina para responder al discurso de Trump

Aunque Donald Trump pidió durante su primer discurso ante el congreso de Estados Unidos que los partidos políticos trabajen juntos para "lograr algo que no se ha logrado en décadas", la dreamer mexicana que respondió por los demócratas al presidente aseguró que "los republicanos pueden usar una retórica más calmada y aparentar moderación, pero sabemos que las palabras se las lleva el viento, son las acciones las que importan".

La elegida por la oposición para replicar el discurso de Trump fue Astrid Silva, una mexicana originaria de Gómez Palacio, Durango, que emigró a Estados Unidos cuando tenía cuatro años de edad, y que logró estudiar en una universidad estadounidense. 

Silva es una activista a favor de los derechos de los inmigrantes en territorio estadounidense, y criticó la estricta política migratoria emprendida por la administración de Trump. “Estoy aquí representando a los demócratas, a los latinos, y a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que somos parte integral de este país, y que constituimos los valores y la promesa de los Estados Unidos. Los mismos que el presidente Trump está amenazando con su plan de deportación masiva".

Asimismo, Astrid Silva aseguró que los legisladores demócratas son la "línea de defensa" contra las políticas de Donald Trump. "Los demócratas entienden que tenemos que proteger a nuestras familias de inmigrantes", aseguró la joven.

En este video puedes ver la respuesta completa de Astrid Silva a Donald Trump:

Y aquí te dejamos la transcripción de su discurso de esta noche:

Buenas noches, mi nombre es Astrid Silva y soy una dreamer y activista del gran estado de Nevada. Mi familia vino a este país cuando yo tenía 4 años buscando una vida mejor, y como muchos de ustedes, este es el único hogar que he conocido.

Es un honor para mí estar aquí hoy para dar la respuesta Demócrata en español al primer discurso del presidente Trump frente al Congreso.

Estoy aquí representando a los Demócratas, a los latinos, y a los once millones de inmigrantes indocumentados que somos parte integral de este país, y que constituimos los valores y la promesa de los Estados Unidos. Los mismos que el presidente Trump está amenazando con su plan de deportación masiva.

El discurso del presidente Trump que escuchamos hace momentos fue divisivo y tiene como fin causar miedo y terror en comunidades alrededor del país. Éste sirve como evidencia y recordatorio de que los planes y la visión del presidente Trump y los Republicanos van completamente en contra de nuestros valores como Demócratas, como estadounidenses, y como seres humanos.

Los Estados Unidos no es un país guiado por odio, miedo, y división, como él lo hace parecer. Nuestro país, es guiado por el respeto, el trabajo duro, el sacrificio, las oportunidades, y la esperanza.

En este país no hay espacio para la discriminación, el prejuicio racial o la persecución. Sin embargo, esto es lo que administración del presidente Trump ha causado para los latinos y los inmigrantes.

Durante sus primeras semanas como presidente, Trump firmó órdenes ejecutivas que ponen en peligro a nuestra comunidad entera. Tomó acciones que se enfocan específicamente en dañar a la comunidad inmigrante y a los refugiados. Está gastando recursos en convertir a familias trabajadoras en blanco de la deportación, quiere gastar miles de millones de dólares en construir un muro innecesario, y está buscando maneras de negarle la entrada a nuestros hermanos y hermanas musulmanes.

Él dejó muy claro desde los días de su campaña presidencial, que quería que sus partidarios creyeran que los inmigrantes somos criminales y los refugiados son terroristas.

Y recientemente, dirigió a los agentes de inmigración a que arresten y deporten a cualquier persona indocumentada que encuentren, esencialmente legalizando el perjuicio racial y poniendo en marcha su plan de deportación masiva.

Entre las personas que ICE ha capturado hay madres, padres, dreamers con DACA, una víctima de violencia doméstica, y muchos más.

De hecho, en la galería en el Congreso hoy, escuchando el discurso del presidente Trump estaban los hijos de Guadalupe García de Rayos, una madre trabajadora de Arizona quien se reportó a su cita con ICE solo para ser arrestada y deportada sin razón. Hoy Guadalupe está lejos de sus hijos, quienes son ciudadanos estadounidenses, y son un ejemplo del gran impacto que las acciones de Trump tienen sobre el pueblo estadounidense en general, no solo en la comunidad indocumentada.

Estas personas no deben de ser el blanco o la prioridad de ICE. Este no es el tipo de país que somos.

El presidente Trump nos está regresando a las épocas más obscuras de nuestra historia: Criminalizando a cualquiera que es diferente, poniéndonos en contra los unos de los otros, y mandando el mensaje equivocado al resto del mundo, así ayudando a fomentar el enojo y odio de grupos terroristas hacia nuestro país.

Pero debemos recordar que este es un país bondadoso y lleno de esperanza donde la libertad de expresión reina, y el pueblo tiene el poder.

En lugar de la deportación masiva, el presidente Trump debería de enfocarse en crear trabajos y crecer nuestra economía. Debería de reconocer las contribuciones de los inmigrantes, de las que él mismo se ha beneficiado.

En lugar de separar familias, el presidente Trump debería pasar una reforma integral que honre la tradición de este país de darle la bienvenida a los inmigrantes.

En lugar de cerrarle la puerta a los musulmanes e insultar a países alrededor del mundo, el presidente Trump debería de trabajar con nuestros aliados para combatir y derrotar a ISIS y otros grupos terroristas, y buscar la paz.

En lugar de estar del lado de las corporaciones petroleras y los intereses especiales, deshaciendo nuestro progreso para combatir el cambio climático, el presidente Trump debería ser un líder en proteger la calidad de nuestro aire y nuestra agua; porque solo tenemos un planeta y si lo destruimos, que le vamos a dejar a nuestros hijos.

Los latinos padecemos de asma más que otros grupos. La condición de nuestro medio ambiente es clave para nuestro bienestar.

En lugar de deshacerse de La Ley del Cuidado de Salud, la cual le ha dado seguro médico a millones de Latinos, Trump y los Republicanos deberían de hacer mejoras para que el programa cubra a más personas y tenga un costo más bajo.

Los Republicanos quieren cortar los fondos de Planned Parenthood, a pesar de que las clínicas comunitarias proveen cuidado médico preventivo y primario para cientos de miles de personas.

Alrededor del país, personas están asistiendo a reuniones comunitarias con sus senadores y congresistas republicanos, y demostrando su descontento por la posibilidad de que estos le quiten el acceso a seguro médico a millones de personas, muchos de ellos quienes no pueden pagarlo por si solos. Los Republicanos deben escuchar a estas personas y asegurarse de que los casi 30 millones de estadounidenses no pierdan su cobertura.

Y en lugar de contratar a millonarios y a ejecutivos de Wall Street para su gabinete, como Steve Mnuchin, el presidente Trump debería de cumplir con la promesa de trabajar por el bienestar del pueblo estadounidense.

Nuestras escuelas necesitan más fondos, nuestros profesores mejores salarios, y nuestros niños vulnerables necesitan protecciones. No necesitamos una secretaria de Educación, como Betsy Devos, que ha trabajado para lastimar a nuestro sistema de educación público y que se ha beneficiado personalmente de quitarle dinero a nuestras escuelas.

Se avecina la lucha por la confirmación del nominado a la Corte Suprema de Justicia, el juez Neil Gorsuch. Ahora más que nunca necesitamos un contrapeso para una administración fuera de control. El juez Gorsuch debe comprobar que será un juez independiente que no será deberá a la administración.

Estamos viviendo en una época de incertidumbre, completamente fuera de lo normal, en la que la administración cuestiona constantemente a los medios de comunicación y trata activamente de destruir su credibilidad.

No podemos dejar que estas acciones se vuelvan normales.

Esto amerita que aquellos que entendemos el riesgo para las mujeres, para la comunidad LGBT, para nuestro medio ambiente, para los trabajadores, los inmigrantes, los jóvenes, y los refugiados, trabajemos juntos para proteger a nuestras comunidades de las deportaciones, de la violencia, y de la discriminación. Solo así podremos resguardar los valores que hacen de este un gran país.

Los inmigrantes y los refugiados somos el alma y la promesa de este país. Y no estamos solos.

Los Demócratas han hecho una promesa de luchar por nosotros y por la clase media trabajadora.

Ellos son nuestra línea de defensa contra el presidente Trump y las políticas dañinas de los Republicanos: en el Congreso, en el Senado, en las cortes, y en las calles.

Los Demócratas entienden que necesitamos proteger a familias inmigrantes, que tenemos que mejorar nuestra infraestructura, que necesitamos mejores trabajos con sueldos más altos, y que el costo de la educación universitaria es demasiado alto. Debemos hacer cambios para que la educación, el gran ecualizador, esté al alcance de todos.

Los Demócratas queremos igualdad, respeto, y que todas las personas tengan la oportunidad de realizarse, porque sabemos que nuestra nación es más fuerte cuando nos tratamos con respeto y cuando trabajamos juntos por el bien común.

Yo he tenido la suerte de crecer rodeada de mi familia y de realizar mis aspiraciones. Pude asistir a la escuela y a la universidad, obteniendo un certificado en las artes del College of Southern Nevada y mi licenciatura de Nevada State College. Soy un ejemplo viviente de la promesa de este país. Y sé que los demócratas continuarán luchando por la promesa de una vida mejor para todos.

El presidente Trump y los Republicanos pueden usar una retórica más calmada y aparentar moderación, pero sabemos que las palabras se las lleva el viento, son las acciones las que importan.

Estoy aquí hoy para decirles que los demócratas están con nosotros, y para pedirles que no se desanimen porque estamos en esta lucha juntos.

Que Dios los bendiga. Muchas gracias y buenas noches.