El 'american dream' que promete Trump para Estados Unidos

Donald Trump fue recibido en la Casa Blanca por su antecesor, Barack Obama, así como las esposas de ambos
Donald Trump fue recibido en la Casa Blanca por su antecesor, Barack Obama, así como las esposas de ambos
Donald Trump fue recibido en la Casa Blanca por su antecesor, Barack Obama, así como las esposas de ambos
Donald Trump fue recibido en la Casa Blanca por su antecesor, Barack Obama, así como las esposas de ambos

El 'american dream' que promete Trump para Estados Unidos

Nación321
2017-01-20 |10:05 Hrs.Actualización12:24 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque el discurso de Trump nos da un adelanto de cómo se conducirá en la Casa Blanca

Desde este viernes la visión del gobierno estadounidense cambió para poner a Estados Unidos y a su gente primero para hacerlo un país ganador, dijo el multimillonario Donald Trump tras tomar protesta como el presidente 45 de Estados Unidos en Washington, D.C.

El nuevo mandatario estadounidense prometió a los asistentes a su toma de protesta que el gobierno beneficiará a los ciudadanos olvidados por las decisiones gubernamentales de los últimos años, en un discurso que duró 16 minutos y medio.

"Esta masacre a Estados Unidos termina aquí y ahora. Por eso, de ahora en adelante será Estados Unidos primero: cada decisión en impuestos, en tratados comerciales, en migración, seguridad y asuntos exteriores será tomada para beneficiar a los estadounidenses, vamos a proteger a nuestros ciudadanos de los países extranjeros que están destruyendo nuestros trabajos y robándose nuestras compañías", dijo el presidente en su discurso inaugural.

La plataforma del gobierno estadounidense en los próximos años incluirá el regreso de la riqueza a los estadounidenses para hacer de la nación norteamericana, un país ganador, fuerte y seguro.

"Traeremos de vuelta nuestros trabajos, nuestras fronteras, nuestra riqueza y nuestros sueños. Construiremos nuevos túneles, puentes, carreteras, vías de tren y haremos que nuestra gente no esté más en asistencia social y regrese a ser rica, vamos a hacer grande a nuestro país con la fuerza de trabajo de EU, vamos a seguir dos reglas sencillas: compra estadounidense y contrata estadounidense", agregó el mandatario.

Trump aseguró que el 20 de enero de 2017 será recordado como el día en que la gente volvió a mandar en Estados Unidos.

"La ceremonia de hoy tiene un gran significado, porque no solo estamos transfiriendo el poder de partido a partido o de persona a persona, sino que estamos transfiriendo el poder de Washington D.C. a la gente. Por mucho tiempo un pequeño grupo ha tenido los privilegios y beneficios del gobierno, mientras que la gente ha pagado la consecuencia; Washington floreció pero la gente no obtuvo beneficio alguno, las fábricas cerraron, el establishment se protegió y benefició pero nuestros ciudadanos no, sus victorias no han sido tus victorias, y mientras ellos celebraban en nuestra capital, había poco que celebrar para las familias que batallaban en nuestro territorio", consideró.

El presidente de EU aseguró que no debe haber miedo ni división en Estados Unidos, porque todos vivirán con un espíritu patriota.

"Un nuevo orgullo estará con nosotros, no importa si somos negros, morenos o blancos, todos sangraremos con la sangre del patriotismo, todos disfrutaremos las mismas libertades y todos saludaremos a la gran bandera de Estados Unidos", expresó.

Previo a su discurso, el juez John Glover Roberts Jr., jefe del sistema de justicia federal de EU, le tomó el juramento a Trump.

"Yo, Donald J. Trump, juro solemnemente que desempeñaré fielmente el cargo de presidente de los Estados Unidos así como preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos, así que ayúdame, Dios mío”, dijo Trump.

Previamente, Mike Pence juró como vicepresidente estadounidense para los próximos cuatro años.

El Financiero registró las palabras más usadas por Trump durante su discurso, arrojando que "Will" que es poder o voluntad, fue la más usada por el presidente estadounidense.

Trump llegó al Capitolio acompañado por el presidente saliente, Barack Obama, tras un breve encuentro que ambos sostuvieron en la Casa Blanca, acompañados de sus esposas.

Este evento marca el inicio de una era incierta que promete sacudir a Washington y al mundo.