Por el coronavirus, "no sé en dónde voy a tener a mi bebé"

Lizethe Méndez cuenta desde Guayaquil, Ecuador, que no sabe en que hospital tendrá a su bebé.
Lizethe Méndez cuenta desde Guayaquil, Ecuador, que no sabe en que hospital tendrá a su bebé.

Por el coronavirus, "no sé en dónde voy a tener a mi bebé"

Mamá primeriza.Lizethe Méndez cuenta desde Guayaquil, Ecuador, que no sabe en que hospital tendrá a su bebé.
Cortesía
Tania Soto Ceja
Directora Editorial de Nación321
2020-04-14 |07:00 Hrs.Actualización07:00 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque Guayaquil es una de las provincias ecuatorianas más afectadas y la crisis ha llegado a tal nivel que cuerpos han sido abandonados en la calle 

Lizethe, una mexicana que tiene año y medio viviendo en Guayaquil, Ecuador, nunca imaginó que la llegada de su primer bebé podría complicarse por la pandemia del COVID-19.

“En dos semanas voy a dar luz, y con mi ginecólogo estamos preocupados porque no sabemos en qué hospital tendré a mi bebé. Él me dice que todos los hospitales tienen casos de coronavirus. Donde me iba a atender ya no están recibiendo mujeres embarazadas”, cuenta en entrevista la mexicana de 33 años de edad, quien hace dos se casó con un ecuatoriano. 

Desde Guayaquil, provincia ecuatoriana que se hizo visible por varios videos difundidos en lo que se observa que ciudadanos han tenido que abandonar cuerpos en la calle ante la falta de cupo en hospitales y morgues, Lizethe narra que sale poco y, aunque no le ha tocado ver cosas extremas, asegura que la situación es muy triste, pues sabe de fallecimientos de gente cercana.

“Lo que más me ha impactado es que doctores que a mí me atendían han fallecido; por ejemplo el ecografista que mes con mes le daba seguimiento a mi embarazo falleció por coronavirus; otro doctor que me dio seguimiento para una enfermedad que me detectaron el año pasado, también falleció y eran médicos entre 60 y 65 años

“Yo estoy rezando para que mi ginecólogo esté bien, porque si se enferma no sé qué va a pasar”, dice preocupada.

Además asegura estar consciente de que no es la única embarazada y que hay personas con otras enfermedades, y que la situación en los hospitales públicos y privados es muy complicada.

Para Lizethe, el toque de queda que están viviendo por el COVID-19, los obliga a tener muy poco tiempo para hacer sus compras, acudir al doctor, entre otras actividades.

“Ahorita, los autos circulan un día a la semana, y solo puedes andar en la calle de la 5 de la mañana a las 2 de la tarde, en ese tiempo se aprovecha para hacer despensa y cosas indispensables”, cuenta.

Actualmente en Ecuador se han registrado 7 mil 529 casos de COVID-19 y 355 muertos, de acuerdo con el registro de la Universidad Johns Hopkins.

Otras de las medidas que ya se tomaron en Ecuador, es el cierre de los aeropuertos, tomar la temperatura cuando vas a un centro comercial, están suspendidas las clases en todos los niveles educativos, y la mayoría de la gente se encuentra trabajando desde casa, solo se les otorgó un salvoconducto a las personas que tienen actividades prioritarias.

“(Si incumples el toque de queda) hay una multa de 100 dólares la primera vez, la segunda de 400 dólares, la tercera vas a la cárcel”, explica.

Otro de los problemas que está percibiendo la mexicana, es que para accesar a los supermercados tienes que hacer filas bastante largas y ya no se encuentran alimentos básicos como pan o huevo.

Además del desabasto, Lizethe espera que la situación de la pandemia pase lo más pronto posible, pues le preocupa la situación económica del país y la de su familia.

“Mi esposo es profesor y le aseguraron el pago de marzo, pero tenemos incertidumbre si les va a pagar o no más adelante. La situación ya era bastante complicada, mucho desempleo; no creo que la economía del país aguante por muchas semanas”, considera.

Cuenta que ha hablado con su familia que vive en Azcapotzalco, Ciudad de México, y que los ha exhortado a que se cuiden y que tomen en serio la enfermedad del COVID-19, pues en su experiencia, desde Ecuador, todo ha sido muy triste.