La niña de Siria vetada por Trump que quiere venir a México

Entre ruinas.
Bana Alabed describió a través de Twitter el horror que vivió por el conflicto sirio
Entre ruinas.
Bana Alabed describió a través de Twitter el horror que vivió por el conflicto sirio

La niña de Siria vetada por Trump que quiere venir a México

Entre ruinas.Bana Alabed describió a través de Twitter el horror que vivió por el conflicto sirio
Twitter/@AlabedBana
2017-02-03 |13:29 Hrs.Actualización15:06 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque el veto de Estados Unidos es una oportunidad para abrirle la puerta a los refugiados en México

La amistad no conoce vetos ni fronteras, por ello una niña siria planea venir a México para conocer a otra menor con quien hizo amistad a través de Twitter. Te presentamos la historia de Bana Alabed y su amiga Gabriela. 

Bana Alabed es una siria de siete años que narró durante meses en Twitter su vida en Aleppo, de donde logró salir para refugiarse en Turquía.

La niña planeaba visitar Estados Unidos en febrero para conocer a Gabriela, una menor de su edad originaria de Nuevo México quien la seguía en la red social y con quien Bana entabló una amistad electrónica. 

Sin embargo, el veto del presidente Donald Trump a personas de siete países, incluido Siria, cambió el plan la menor, quien sugirió que el encuentro con su amiga no fuera cancelado por esta medida, sino que se realizara en México. 

Y esta fue la contestación de Gabriela. 

LA HISTORIA DE BANA 

Bana narró durante meses su día a día, clamando que pararan los bombardeos y le dieran una oportunidad de vivir. En sus tweets pedía al mundo, a @POTUS (en ese momento Barack Obama), a @putin, a @assad que trabajaran para frenar las masacres.

Con ayuda de su madre publicaba mensajes en inglés, fotografías y videos. “Quiero despertar de este sueño horrible que estoy viviendo en la mañana y en la noche", tuiteó el 25 de septiembre, un día después de dar de alta su perfil en la red social.

Compartió que al año anterior su escuela había sido bombardeada y que sus amigos habían muerto, imágenes de los edificios junto a su casa donde habían caído bombas, que la comida y las medicinas se estaban acabando, que el principal hospital de la ciudad había sido destruido. “Estamos muriendo”, “Necesitamos paz”, “11 bombas cayeron en 15 minutos”, “Buenas tardes, sigo viva, gracias por todos los que se preocupan por nosotros”, “Hola amigos, estamos OK hoy.¿Cómo están ustedes? Los aviones de guerra están de vuelta”, “Que alguien nos salve ahora”, “Oren por nosotros”, son algunos de los mensajes que fueron publicados por la menor en Twitter. 

El 27 de noviembre la casa de Bana fue destruida en un bombardeo. “No tenemos casa ahora. Tengo una lesión menor. No duermo desde ayer, tengo hambre. Quiero vivir, no quiero morir”, escribió al día siguiente.

Finalmente, el 19 de diciembre contó que había escapado de Aleppo hacia Turquía, 10 días más tarde compartió su última foto en su ciudad. “Regresaré un día”, prometió.

Durante su travesía le dio voz a los niños los 7.5 millones de niños sirios que han sufrido la guerra en el país, de acuerdo con Children International. Gracias a su diario en Twitter hizo amigos en Francia, Japón y Estados Unidos, mientras su historia era contada por la BBC, The Guardian, NYT y Sky News Arabia. 

Con el veto para que personas de Siria, Irán, Iraq, Libia, Yemen, Sudán y Somalia entren a Estados Unidos, Trump frenó también la entrada de miles de refugiados sirios durante cuatro meses.

De los 15 mil 479 refugiados que Estados Unidos recibió el año pasado, 48% eran niños menores de 14 años. de acuerdo con datos del Centro de Procesamiento de Refugiados, del Departamento de Estado de EU.