Rodolfo Ríos: una gestión de 'claroscuros' por estos casos polémicos

Gestión cuestionada.
Rodolfo Ríos Garza enfrentó varios casos mediáticos durante su gestión en la Procuraduría de la Ciudad de México
Gestión cuestionada.
Rodolfo Ríos Garza enfrentó varios casos mediáticos durante su gestión en la Procuraduría de la Ciudad de México

Rodolfo Ríos: una gestión de 'claroscuros' por estos casos polémicos

Gestión cuestionada.Rodolfo Ríos Garza enfrentó varios casos mediáticos durante su gestión en la Procuraduría de la Ciudad de México
Cuartoscuro
2017-06-26 |18:05 Hrs.Actualización18:04 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque este servidor público fue el responsable de encabezar la investigación de diferentes casos ligados con el narcotráfico en la Ciudad de México

Con casos polémicos que marcarán su gestión como titular de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), Rodolfo Ríos Garza, dejó el cargo este fin de semana, sin explicar los motivos de su renuncia.

"El jefe de Gobierno agradece la labor que desempeñó el ahora exprocurador General de Justicia, demostrando en todo momento responsabilidad, honestidad, lealtad y eficiencia en su trabajo; asímismo, le desea éxito en sus futuras aspiraciones y responsabilidades profesionales", informó el gobierno capitalino en un comunicado tras la renuncia de Ríos Garza.

El abogado egresado de la Universidad del Valle de México es un cercano colaborador de Mancera desde el  2010; se desempeñó como secretario particular y coordinador de asesores del actual Jefe de Gobierno Ángel Mancera, cuando éste era titular de PGJCDMX. 

A continuación te recordamos los casos que 'nublaron' el trabajo de Rodolfo Ríos Garza, quien ocupó la titularidad de la Procuraduría desde el 2012.

BAR HEAVEN

A mediados de 2013 la Ciudad de México quedó sacudida por un caso que puso en entredicho la imagen supuestamente ajena de la Ciudad de México a la violencia que se vive en otras regiones del país, por la lucha entre los cárteles del narcotráfico.

El 26 de mayo de 2013 unos 13 jóvenes, la mayoría residentes del barrio de Tepito, fueron secuestrados por presuntos integrantes de una banda del crimen organizado, cuando estaban conviviendo en el bar Heaven, ubicado en la Zona Rosa.

Tres meses después, los cuerpos de los jóvenes fueron hallados en una fosa clandestina ubicada en un rancho del Estado de México.

De acuerdo con las investigaciones de la Procuraduría, el crimen habría sido una represalia por el homicidio de un vendedor de drogas cometido pocos días antes en otro bar de la Ciudad de México.


Los familiares de los jóvenes desaparecidos le reclamaron a Ríos Garza que se empecinara en asegurar que el hecho no era un caso del crimen organizado, sino un ajuste de cuentas.

A Ernesto Espinosa y José de Jesús Carmona, ambos socios del bar Heaven y a otra persona más, Víctor Manuel Torres, se les acusó penalmente del secuestro y asesinato de los jóvenes; una jueza les impuso una sentencia acumulada de mil 560 años de prisión y multa de 15 millones de pesos.

NARVARTE

En julio de 2015 un multihomicidio ocurrido en la colonia Narvarte conmocionó a la capital mexicana.

Nadia Vera, Yesenia Quiroz, Alejandra Negrete, Mile Virginia y Rubén Espinoza fueron asesinados dentro de un departamento de la Narvarte; las víctimas recibieron impactos por arma de fuego y en varios casos presentaron huellas de tortura.

El caso se volvió aún más mediático por el hecho de que Nadia Vera era una activista y Rubén Espinosa un fotógrafo que huyó de Veracruz por las agresiones contra periodistas que se viven en aquella entidad del país.

Desde los primeros días de la investigación funcionarios a cargo de del exprocurador filtraron que una de las víctimas era colombiana (Mile Virginia) y supuestamente estaba vinculada al comercio de drogas, y que el posible móvil del homicidio era robarle un cargamento de cocaína, algo que hasta este lunes no ha podido ser comprobado.


El actuar de la dependencia a cargo de Rodolfo Ríos no pasó desadvertida para las autoridades: el pasado 21 de junio, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) dijo que el caso Narvarte no se manejó con diligencia por las autoridades ni con perspectiva de género.

La CDHDF emitió una recomendación para la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y el Tribunal Superior de la Ciudad de México, al asegurar que la información de las víctimas estuvo expuesta a los medios de comunicación, violando su derecho a la intimidad y a la privacidad.

Además a “Rubén Espinosa se le adjudicó el consumo de drogas o estar vinculado a algún otro tipo de delito, mientras a las mujeres se les acusó de consumo de alcohol y drogas y que se dedicaban a la realización de actividades sexuales”, se lee en la recomendación.

La Comisión pidió que se agoten todas las líneas de investigación y que se indemnice a las víctimas.

LESVY

Una joven de 22 años (Lesvy) fue hallada muerta en mayo pasado en el principal campus de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

El caso se volvió aún más indignante cuando la joven fue revictimizada por las autoridades capitalinas, dependencia que reveló que Lesvy había bebido y consumido drogas antes de su asesinato. Y sí, es aquí cuando surge la pregunta del millón: ¿eso realmente importa, esto justifica un asesinato?

Rodolfo Ríos aseguró días después que este tipo de información no es clave dentro de la investigación del caso; el entonces procurador pidió disculpas por la información revelada mediante el Twitter de la Procuraduría local. 

Jamás, la conducta, la vida privada o la condición social de una víctima afectará una investigación.He instruido rectificar este grave error

— Rodolfo Ríos (@rodolforiosg) 5 de mayo de 2017

La información publicada por la dependencia capitalina generó que usuarios de Twitter se manifestaran en contra de la revelación de estos datos con el hashtag #SiMeMatan.

Días después, este movimiento en redes sociales provocó la renuncia de Elena Cárdenas Rodríguez, titular del área de Comunicación Social de la Procuraduría General de Justicia capitalina.

INSEGURIDAD

Actualmente la Ciudad de México atraviesa por momentos preocupantes en materia de seguridad.

El pasado 8 de junio el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) informó que de enero a abril pasado, en la capital  mexicana se incrementó la tasa de comisión de seis delitos de alto impacto por cada 100 mil habitantes en comparación con el mismo periodo del 2016: el robo a transeúnte aumentó 38.2%, el homicidio culposo 22.4%, el homicidio doloso 16.2% y el robo a negocio 16%, en tanto que el robo con violencia aumentó 10.9% y el robo a casa habitación 7.5%.

Además la capital mexicana ocupó el segundo lugar a nivel nacional en el robo a transeúnte, el tercer lugar en robo a negocio y el cuarto en robo con violencia.

Francisco Rivas, director del ONC, resaltó que en las delegaciones Álvaro Obregón, Benito Juárez, Cuauhtémoc, Tláhuac, Azcaportzalco, Cuajimalpa, Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza aumentaron los delitos de alto impacto.

Sin embargo, son las delegaciones Cuahtémoc, Venustiano Carranza, Benito Juárez y Miguel Hidalgo, las que requieren atención prioritaria.