Policía Federal: La historia de cómo se desviaron 40 mdd de su presupuesto

Durante el último semestre del gobierno de Peña Nieto se detectaron desvíos millonarios en la Policía Federa
Durante el último semestre del gobierno de Peña Nieto se detectaron desvíos millonarios en la Policía Federa
Durante el último semestre del gobierno de Peña Nieto se detectaron desvíos millonarios en la Policía Federa
Durante el último semestre del gobierno de Peña Nieto se detectaron desvíos millonarios en la Policía Federa

Policía Federal: La historia de cómo se desviaron 40 mdd de su presupuesto

Las irregularidadesDurante el último semestre del gobierno de Peña Nieto se detectaron desvíos millonarios en la Policía Federa
Cuartoscuro
Nación321
2020-12-08 |11:05 Hrs.Actualización11:05 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque la Estafa Maestra no fue el único método de desvíos en el sexenio de Enrique Peña Nieto 

Seis meses antes de que terminara el sexenio de Enrique Peña Nieto, dos proveedores de la Policía Federal firmaron una serie de contratos por un monto total de 40 millones de dólares (774 millones de pesos) para adquirir sistemas de monitoreo de redes sociales e intercepción de llamadas, sin embargo el dinero no se uso para comprar el equipo pues fue desviado a otras compañías.

De acuerdo con información obtenida por el El País y Univisión, los proveedores Servicios Esrome y Comercializadora Dizoal eran empresas fachada y a su vez utilizaron un esquema similar para realizar las transacciones.

Acá la historia:

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó irregularidades en el manejo del presupuesto de la dependencia federal, según los informes, las secretarías del ramo de seguridad gastaron 52,750 millones de pesos de una partida secreta del presupuesto, conocida como Gastos de Seguridad Pública y Nacional.

El 21 de junio de 2018, Dizoal y la División Científica de la Policía Federal firmaron un contrato para adquirir “una solución integral de inteligencia de monitoreo de redes sociales”. El pago sería de 499 millones de pesos. Dizoal era intermediario y aseguró que el producto que ofrecía era de la empresa israelí Cybergloves LTD; y supuestamente el proveedor tenía la licencia para comercializar.

El contrato contemplaba la entrega de licencias para los programas de cómputo OSINT/ATLAS y SS7, servidores para monitorear redes sociales, explorar y extraer perfiles y publicaciones, recuperar información de publicaciones por geolocalización, análisis de perfiles, obtención y visualización de redes de vínculos.

La empresa israelí nunca recibió el dinero porque Dizoal se lo transfirió a Servicios Profesionales Odell y a Soferxa. El resto, 179 millones, lo repartió entre otras 13 empresas, todas en México. 

La ASF corroboró que ninguna de las empresas mencionadas declaró ingresos ante Hacienda.

En el caso del otro provedor, Esrome, se firmaron os contratos el 17 de septiembre. Uno es con la División de Inteligencia por 102 millones de pesos y el otro con la División de Investigación, por 172 millones.

 El primero es para adquirir el sistema LYNX, que monitorea e intercepta llamadas satelitales, fabricado por la empresa israelí Gita Technologies LTD. El segundo es para obtener el sistema GUARDIAN UNIFIED, fabricado por otra empresa israelí, Septier Communication LTD, que intercepta comunicaciones GSM tácticas.

A diferencia de Dizoal, Esrome sí transfirió una pequeña cantidad a una de las compañías israelíes, pero el resto lo pasó a otras compañias que tampoco registraron actividad alguna ante Hacienda.

LOS RESPONSABLES 

En ese entonces la Policía Federal estaba a cargo de la Secretaría de Gobernación, encabezada entonces por  Alfonso Navarrete. Renato Sales era el comisionado nacional de Seguridad y Manelich Castilla, el comisionado de la Policía Federal. 

Castilla es el funcionario de mayor rango vinculado a los contratos con Esrome y Dizoal. El comisionado avaló la entrega de fondos de la corporación a las divisiones que luego firmaron los contratos con los proveedores. 

Puedes leer la nota completa aquí.