Papa Francisco: Frente a la violencia, la población de Aguililla "no está sola"

El Pontífice envió una carta a los habitantes de Aguililla, Michoacán
El Pontífice envió una carta a los habitantes de Aguililla, Michoacán
El Pontífice envió una carta a los habitantes de Aguililla, Michoacán
El Pontífice envió una carta a los habitantes de Aguililla, Michoacán

Papa Francisco: Frente a la violencia, la población de Aguililla "no está sola"

El Papa Francisco.El Pontífice envió una carta a los habitantes de Aguililla, Michoacán
Calixto N. Llanes
Arturo Estrada
2021-07-19 |14:56 Hrs.Actualización14:55 Hrs.

El Papa Francisco escribió una carta en donde le dice a los habitantes del pueblo de Aguililla que “no están solos”, ante la violencia e inseguridad generada por el crimen organizado en Michoacán.

La carta fue recibida por obispo de Apatzingán, Cristóbal Ascencio García, quien la dio a conocer en la misa del domingo,.

"He tenido noticias de los grandes sufrimientos causados por los violentos enfrentamientos entre bandas rivales de narcotraficantes que afectan a los habitantes de las poblaciones situadas en el territorio de esa Iglesia particular que el Señor ha confiado a tu cuidado pastoral".

"El clima de terror y de inseguridad que aflige a la población inerte es contrario a la voluntad de Dios, él quiere que todos sus hijos e hijas vivan su existencia en un clima seguro de serenidad y de armonía", externó el Obispo.

"En estos momentos difíciles, quisiera hacerme presente y, por medio tuyo, también a los hermanos y hermanas del santo pueblo fiel de Dios que peregrina en Apatzingán", subrayó el Papa en la carta.

Ascencio García añadió que el Pontífice destacó que "mi participación en sus penas y en sus angustias, así como mi oración al Señor Jesús príncipe de la paz implorándoles conserve la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, y la riqueza de los dones del Espíritu Santo, para que puedan ir adelante en la vida y él les ayude a llevar sus cruces y sufrimientos con mansedumbre, fortaleza y paciencia".

En la misiva el Papa Francisco también dice que puedo comprender el sentimiento de desánimo y la sensación de impotencia que sienten los habitantes, pero llamó a recordar que no están solos, que el Señor es fortaleza y misericordia y que nunca abandona a sus hijos, que la Iglesia es atenta y cercana a todos los que sufren.

"Jesús nunca dijo que el camino sería fácil, predijo pruebas y persecución, pero también que no faltarían las consolaciones de Dios, es de gran consuelo saber que el camino no lo recorremos solos. Jesús camina vehementemente a nuestro lado sobre todo en los momentos de pruebas y de tribulación, además, él está dispuesto a darnos cien veces más, pero sin olvidar que su paz supone la cruz, porque una paz sin la cruz no es la paz de Jesús", se destaca en la amplia carta.

Y exhortó a los habitantes de Aguililla a que confíen el Señor Jesús, a que no tengan miedos de contrarrestar la violencia que tiene origen en el maligno con el amor, la misericordia y el perdón, que brotan del corazón divino del Salvador.

"Pido al Señor que convierta el corazón de los responsables de tanta muerte y desolación y también que inspire a los encargados del bien común a comprometerse en la erradicación del crimen y de la impunidad, así como en la generación de espacios de trabajo digno y útil para la entera sociedad, especialmente para los jóvenes de esta tierra. Que les permita salir de situaciones de pobreza y marginación, proyectarse a su futuro y no ceder a la tentación de adentrarse al circuito del narcotráfico y de la violencia", concluye la carta, fechada en Roma.