Los problemas que ha destapado el caso de Marco Antonio

El joven de 17 años ya fue localizado; sin embargo, su estado físico y mental ha cambiado de forma radical
El joven de 17 años ya fue localizado; sin embargo, su estado físico y mental ha cambiado de forma radical

Los problemas que ha destapado el caso de Marco Antonio

Marco Antonio.El joven de 17 años ya fue localizado; sin embargo, su estado físico y mental ha cambiado de forma radical
Cuartoscuro
2018-01-31 |19:57 Hrs.Actualización20:09 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque todos nos preguntamos: ¿qué te hicieron Marco Antonio?

Marco Antonio Sánchez Flores desapareció durante cinco días tras ser arrestado en calles de la delegación Azcapotzalco, en la Ciudad de México. Tras su localización, el pasado 28 de enero, el joven, aseguran sus familiares, es otro y su comportamiento es errático. A sus 17 años, el estudiante de la Preparatoria 8 de la UNAM fue diagnosticado con delirio mixto. 

El caso de Marco Antonio ha dejado al descubierto una serie de irregularidades que van desde la actuación de los policías capitalinos hasta la desconfianza que la ciudadanía tiene en los personajes que, se supone, deberían procurar nuestra seguridad. 

Te dejamos algunos de los problemas que el caso de Marco Antonio ha destapado. 

LAS MALAS PRÁCTICAS DE LAS AUTORIDADES

En la detención de Marco Antonio se dejó al descubierto las malas prácticas de algunos de los policías capitalinos. 

De acuerdo con las mismas autoridades, durante la detención del menor se violó el protocolo de actuación. 

En conferencia de prensa, el jefe de la Policía capitalina, Hiram Almeida, aseguró que los elementos que detuvieron al menos violaron el protocolo al detener al joven y posteriormente dejarlo ir sin haberlo presentado ante un Ministerio Público. 

"Ellos omiten presentarlo ante alguna autoridad, efectivamente eso es una parte que amerita la violación al protocolo y a algunos temas de legalidad"

Hiram Almeida/Secretario de Seguridad de la CDMX

Asimismo, la Policía mexiquense también actúo de forma incorrecta, pues la noche del sábado 27 de enero, Marco Antonio ingresó al juez cívico de Tlalnepantla tras supuestamente intentar suicidarse aventándose de un puente peatonal. Pese a que ya existía una ficha del estudiante de la Preparatoria 8 de la UNAM que lo calificaba como desaparecido y que incluso el caso ya había sido difundido por varios medios, las autoridades mexiquenses lo dejaron ir. 

Al respecto, el jefe de Gobierno aseguró que se agotarán todas las líneas de investigación sobre el caso. 

DESCONFIANZA 

Luego de que se diera a conocer el caso de Marco Antonio, los ciudadanos y organizaciones no gubernamentales se fueron en contra del gobierno capitalino, liderado por Miguel Ángel Mancera, así como de la Secretaría de Seguridad Pública de la CDMX. 

Esto es tan solo el reflejo de lo que los números nos dicen: en México el 55.7% de los hombres y el 57% de las mujeres desconfían de la Policía estatal, de acuerdo con datos del Inegi.  

IMPUNIDAD 

Marco Antonio ya apareció; sin embargo aún no se sabe bien a bien qué pasó y por qué el estado físico y mental del joven se vio tan afectado. 

Hasta el momento, de los cuatro policías que detuvieron a Marco, solamente dos han declarado, pero se encuentran en libertad; en tanto, los otros dos elementos de la SSP huyeron.

Por el caso de Marco, nadie ha sido detenido. 

De acuerdo con el índice Global de Impunidad 2017, realizado por la Universidad de las Américas Puebla, el país es el más impune a nivel América Latina y el cuarto a nivel mundial. 

LA INSEGURIDAD

De 2013 a 2017, años completos en los que Mancera ha estado al frente de la capital, los números en materia de seguridad no le han favorecido a la Ciudad de México.

La tasa de homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes ha ido en constante aumento durante dicho lapso: 8.42, 8.44, 9.64, 10.78 y 12.31, respectivamente, según datos del Secretariado Ejecutivo.

En tanto, en materia de extorsión los números son estos: 10.85, 7.22, 7.22, 6.88 y 5.56

Y la tasa de casos de secuestro por cada 100 mil habitantes entre 2013 y 2017 es: 0.67, 0.70, 0.62, 0.52 y 0.45, respectivamente.