¿Gasolina de 15 pesos el litro? Sí, en la CDMX y vía Facebook

Gasolineras legales.
Los expendios formales de combustible ya tienen 'competencia' en la Ciudad de México
Gasolineras legales.
Los expendios formales de combustible ya tienen 'competencia' en la Ciudad de México

¿Gasolina de 15 pesos el litro? Sí, en la CDMX y vía Facebook

Gasolineras legales.Los expendios formales de combustible ya tienen 'competencia' en la Ciudad de México
Cuartoscuro
2017-03-30 |06:22 Hrs.Actualización08:29 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque el problema del huachioleo ya llegó hasta la CDMX

Bastaron menos de tres días para cerrar el trato. Vendería 300 litros a la semana de gasolina Premium a un costo de 15 pesos el litro, tres pesos y 10 centavos menos que el costo en las gasolineras de la Ciudad de México.

Así operan los huachicoleros -ladrones de combustible de los ductos de Pemex- en Facebook. Son quienes han sido señalados como los principales culpables de la ordeña en los ductos en el estado de Puebla, pero que ahora ya han expandido el negocio a entidades vecinas, como Tlaxcala, Querétaro y el Estado de México.

El Financiero se dio a la tarea de entrar en Facebook a los grupos cerrados, Puros Huachicoleros y Huachicoleros Puebla, y mediante varios mensajes y conversaciones conseguir los costos, el procedimiento y la forma de entrega de la gasolina, el tepache, o el huachicol, como le llaman al combustible.

El vendedor contactado dijo estar ubicado en Tlalpan, en la Ciudad de México, y poder entregar en galones de 20 o 50 litros el combustible y hacerlo de inmediato.

El vendedor proporcionó su número de celular y en conversación telefónica pidió: "El trato debe ser serio, porque la verdad no son dulces". ¿Y la forma de pago? Soltó claro: "En efectivo, tirando y pagando". La entrega incluso sugirió hacerla en un punto intermedio para el comprador.

Aunque dentro de la red existen quienes ofertan litros de 7 pesos, sólo uno respondió y dijo que solo lo hacía en las inmediaciones de Puebla.

Este modus operandi se replica, al menos en ese grupo, en Tlaxcala, Querétaro, Morelos y en el Estado de México.

En 2016 en Puebla, los municipios de Tepeaca, Palmar de Bravo y Acajete fueron en los que más tomas clandestinas detectó Petróleos Mexicanos (Pemex), con 352, 283 y 183 detectadas, de acuerdo con información de la empresa productiva del Estado mexicano.

A esos municipios poblanos le siguen Quecholac, Acatzingo, San Matías Tlalancaleca, San Martín Texmelucan, Esperanza, Coronango y Amozoc.

Esas tomas ilegales de los ductos de Pemex forman parte de la red de tres mil 218 que se han detectado en los últimos 16 años en 27 de los 217 municipios poblanos. Sin embargo, el problema se replica en al menos la mitad de las entidades del país.

De acuerdo con información de Bloomberg, el mercado negro de combustible en México está en expansión. Varios estados sufrieron desabasto de gasolina a finales de 2016, a la par que incrementó el número de robos por tomas clandestinas a los ductos de Pemex.

“Sólo es necesario invertir 5 mil y 8 mil pesos para comprar algún equipo específico y el resultado de ese son enormes ganancias”, indicó Empra, una consultora política, al respecto de esta práctica.

Durante 2015, el robo de combustible se disparó con más de 5 mil 500 tomas clandestinas desde las 710 de 2010. La petrolera atribuyó su caída de 12 años en la producción de crudo en parte al crecimiento del número de tomas clandestinas.

Además, una iniciativa para endurecer las penas por estos delitos, reporta que el incremento en la tasa de crecimiento de robo de petróleo y combustibles a Petróleos Mexicanos es de 187% anual.

DATOS

En 2016 se ubicaron mil 533 tomas en Puebla, lo que representó un aumento de 496% con respecto a 2014, cuando hubo 309.

En 2014, Pemex dio a conocer que cada dos horas es vulnerada la infraestructura de esta empresa con la finalidad de extraer gasolina, diésel, gas, petróleo crudo y petroquímicos

En 2014 se sustrajo combustible de manera ilegal equivalente a 7.5 millones de barriles.

Las pérdidas de Pemex entre 2009 y 2014 fueron de 46 mil millones de pesos, lo que implica pérdidas de 21 millones de pesos diarios, o 875 mil pesos cada hora durante seis años.