Romper estigmas y crear confianza, los retos de los 'juniors' del PRI

Diputados.
De izquierda a derecha: Javier Herrera, José Ignacio Pichardo, Sylvana Beltrones y Pablo Gamboa
Diputados.
De izquierda a derecha: Javier Herrera, José Ignacio Pichardo, Sylvana Beltrones y Pablo Gamboa

Romper estigmas y crear confianza, los retos de los 'juniors' del PRI

Diputados.De izquierda a derecha: Javier Herrera, José Ignacio Pichardo, Sylvana Beltrones y Pablo Gamboa
Especial
2016-12-28 |05:58 Hrs.Actualización05:58 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque son la "sangre nueva" del partido político más antiguo de México

Considerados por muchos como privilegiados y hasta con pase automático en las listas de candidatos a puestos de elección popular, los hijos de políticos del PRI de renombre nacional como Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa, Fidel Herrera Beltrán y de Ignacio Pichardo Pagaza sostienen hoy, desde una curul de la Cámara de Diputados, que su reto mayor en su estreno como políticos es “abrirse un camino propio, romper estigmas y generar confianza en la gente”.

Los llamados juniors de la política coinciden en que su tarea es hacerse de un nombre propio con trabajo, preparación y resultados, no vivir del cobijo de sus padres y defenderlos de las acusaciones sin pruebas de corruptos y de malos políticos.

“El reto es como el de cualquier otro servidor público, al que se le da la confianza de ocupar un puesto tan relevante como éste; y el compromiso es aún mayor, porque se tienen que romper estigmas de lo que se piense de los políticos y eso se tienen que hacer con trabajo”, expone la diputada federal sonorense Sylvana Beltrones Sánchez.

“Yo, desde que empezó esta legislatura, me he dedicado a trabajar todos los días para demostrar que como diputada federal se está haciendo algo por los mexicanos”.

En torno a las acusaciones que pesan sobre los políticos de la vieja clase priista, responde: “Yo creo que lo más fácil en esta vida es difamar ¿no? Lo difícil es comprobar con los hechos y yo estoy trabajando para comprobar, con hechos, lo que se está haciendo en esta diputación que se me dio el privilegio de tener”.

Pablo Gamboa Miner, hijo del veterano político yucateco Emilio Gamboa Patrón, confiesa: “Lo sé y estoy consciente, en mi partido los jóvenes han fallado y han quedado a deber, como en los casos de Veracruz, con Javier Duarte; y en Quintana Roo, con Roberto Borge”.

“Pero yo, aunque mi papá es de las personas que más han estado en el poder, igual que Manlio Fabio Beltrones, ante la críticas y acusaciones que hay contra ellos, muchas mal informadas, hay sus pros y sus contras; y como en todo, pues hay que agarrar los pros, y los contras dejarlos y crear tu propio camino”.

-¿Quisieras ser gobernador de tu estado? -Sí aspiro a gobernar mi estado, pero no estoy casado con eso. Todo en su momento, apenas tengo 30 años. Pero si me puedo colar en este 2018, cuando se elige gobernador, y si se dan los tiempos voy a levantar la mano.

“A mí me educaron de manera diferente. Recibí una educación especial de mi madre. Estudié en el extranjero y hoy tengo un click con la gente en Yucatán, que me hizo ganar el distrito más grande de Mérida, que estaba en poder del PAN. A mi padre lo conocen en la Ciudad de México, donde ha hecho su carrera, pero en Yucatán yo soy Pablo Gamboa y tengo un nombre propio porque he hecho mucha talacha para ganarme la confianza de la gente y hoy soy un activo muy positivo para el partido”. Javier Octavio Herrera Borunda, hijo del ex gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, plantea: “Lo primero que debemos tener los jóvenes hijos de los políticos es congruencia, porque por ejemplo, en Veracruz, todos nos conocemos y todos sabemos quiénes somos y de dónde venimos”.

“Ante eso, el trabajo mata grilla. Las acusaciones contra mi padre son parte de la guerra sucia, no hay una sola acusación penal en su contra, son sólo notas aisladas; cada día en la Cámara de Diputados debo dar muestras de que trabajo para combatir la pobreza, la desigualdad y la inseguridad en mi estado”, anota. 

-¿Que tienes ya negocios, constructoras, despachos…? -No. Todo eso es falso. Son cosas que se van sembrando en los medios pero que no tienen sustento, son calumnias. Pero te aseguro que por cada nota mala hay diez notas buenas. Y no hay político exento de ataques. Sólo hay que ser congruentes. Tengo 36 años, milité en el PRI desde los 18 años y desde el 2015 estoy en el PVEM.

José Ignacio Pichardo Lechuga, hijo del ex gobernador mexiquense Ignacio Pichardo Pagaza, destaca: "En primera nosotros no somos marcianos ni somos de cristal; somos seres humanos como todos y sé que tenemos que destacar y hacer un buen papel por méritos propios. Nadie nos va a ayudar si no servimos para nada". "Primero yo sí vine a hacer honor a mi familia. Mi padre sí fue un hombre honesto como político y como gobernador y sólo trabaja en su despacho, y lo haré con educación y con una buena carrera política".