Militantes priistas arropan a Peña Nieto entre aplausos y vivas

El presidente Enrique Peña Nieto tenía un año de no pisar la sede de su partido
El presidente Enrique Peña Nieto tenía un año de no pisar la sede de su partido

Militantes priistas arropan a Peña Nieto entre aplausos y vivas

Bienvenido.El presidente Enrique Peña Nieto tenía un año de no pisar la sede de su partido
Cuartoscuro
2016-11-28 |06:38 Hrs.Actualización11:04 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque el PRI comenzó a preparar el camino rumbo a 2018


Hacía más de un año que el presidente Enrique Peña Nieto no pisaba la sede nacional del PRI, su partido, para encabezar un acto oficial, pero este 27 de noviembre regresó a su “casa” y los priistas lo arroparon como si estuviera en campaña.

El estacionamiento y la explanada de la sede nacional del tricolor, acondicionada para recibir a 9,000 militantes, se tiñó de rojo por los chalecos y chamarras que los priistas se pusieron para enaltecer el color oficial del partido.

Desde las 8:00 horas comenzó el acceso a las instalaciones del partido ubicado en Insurgentes Norte; las calles aledañas –Héroes Ferrocarrileros y Luis Donaldo Colosio– fueron bloqueadas para controlar los accesos a la sede partidista. 

Por la puerta principal ingresaron representantes de los sectores obrero, popular y campesino, así como de los movimientos y organizaciones como la Red Jóvenes X México y las representaciones de todos los estados del país.

Durante tres horas y con el frío matutino, los militantes esperaron la llegada del presidente, quien ingresó a las 11:10 horas en medio de expresiones de apoyo: “¡Peña! ¡Peña! ¡Peña!", se escuchaba  por toda la explanada.

Como si estuviera en campaña presidencial, Peña Nieto tardó casi una hora en recorrer la explanada porque se detuvo a saludar y a tomarse selfies con todos los que pudieron acercarse a las vallas por donde él pasaba.

Al Estado Mayor Presidencial, que en todo momento reguardó al presidente, le resultó difícil controlar a los priistas que se abalanzaban para saludar al mandatario, a quien no le importó saltar las vallas para poder estar más cerca de los asistentes.

Para animar el evento, los priistas hicieron a un lado las típicas matracas que los distinguían y las reemplazaron por silbatos, que a ritmo de cumbias, banda y batucada, acompañaron al presidente durante todo  su recorrido. En el estrado, ya lo esperaban Enrique Ochoa Reza, líder nacional del tricolor, y Carolina Monroy, secretaria general del partido.

Ya con micrófono en mano, Peña Nieto no dudó en expresar: “Es un honor estar aquí en esta casa del priismo y estar con los míos, los priistas”.

Como el primer priista del país, el presidente se encargó de la toma de protesta de los 731 integrantes del Consejo Político Nacional, entre los que destacan figuras de su propio gabinete como Miguel Ángel Osorio Chong, lldefonso Guajardo, Gerardo Ruiz Esparza, Claudia Ruiz Massieu, José Narro, Aurelio Nuño, Alfonso Navarrete Prida, Francisco Guzmán y su secretario particular, Erwin Lino.

Quien también asistió, aunque no es militante del tricolor, fue el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, que estuvo sentado en las primeras filas junto a los demás funcionarios y líderes priistas.

CON AMOR

Para Enrique Peña Nieto, el 27 de noviembre es una fecha emblemática, pues hace 6 años contrajo matrimonio con Angélica Rivera, y hace 5 años se registró como candidato a la Presidencia de la República, así que el festejo fue doble, por ello no dudó en expresar su cariño al partido.

“Soy un presidente, y lo digo sin ambages, sin empacho, y ustedes los saben porque me lo han escuchado decir en más de una ocasión, soy un presidente orgullosamente priista. Conozco a mi partido, lo he vivido de cerca. Conozco las entrañas del instituto político al que pertenezco con orgullo”, dijo. 

El amor no quedó ahí, el presidente aseguró que su partido es el mejor de México.

"Quiero decirles que no sólo quiero a mi partido, lo amo entrañablemente, porque estoy convencido de que es el mejor partido de México, no hay otro partido. Siéntanse orgullosos de ser parte del PRI, y siéntanse orgullosos porque hay razones para ello".

El dirigente nacional del tricolor, Enrique Ochoa, también hizo patente el orgullo de que sea Peña Nieto el primer priista del país.

“Reconocemos su trayectoria política y su militancia partidista. Todos los priistas estamos muy orgullosos de usted, y con usted, señor Presidente, estamos dispuestos a dar las batallas a favor del presente y del futuro de México”, manifestó.

UNIDAD

Así como Enrique Peña Nieto manifestó su amor por el PRI, también hizo un llamado de atención para que rumbo a las elecciones de 2017 y 2018 los militantes dejen la comodidad del escritorio y salgan a las calles a conquistar el voto.

Ante los exdirigentes nacionales del PRI, como Roberto Madrazo, que vivió parte de las derrotas presidenciales del partido, en 2006, el presidente advirtió que no pueden dejar caer lo que han construido durante este gobierno.

Los priistas respondieron coreando “sí se puede, sí se puede, sí se puede”. Y es que en el mensaje presidencial, las expresiones de optimismo y de orgullo priista fueron constantes, por lo que la ola roja de militantes constantemente aplaudió la convocatoria del primer mandatario.

Sin embargo, en las primeras filas, donde estaban sentados personajes como Manlio Fabio Beltrones e Ivonne Ortega, los aplausos no fueron tan entusiastas.

EN UN AÑO

El evento de los priistas duró dos horas y desde el presidente hasta los principales líderes del partido, como los dirigentes, gobernadores, coordinadores parlamentarios y dirigentes sectoriales, salieron rápidamente del partido tras la clausura.

Pero no fueron los únicos, los cerca de 9,000 invitados, con paso apresurado, desalojaron el lugar y en una especie de “operación hormiga” se dirigieron a los transportes instalados en calles de las colonias Guerrero y Santa María la Ribera.

Las estrictas medidas de seguridad implementadas por el Estado Mayor Presidencial en las inmediaciones del PRI, se levantaron alrededor de las 13:00 horas, y se reabrieron las calles aledañas a la sede del partido.

El siguiente encuentro de Enrique Peña Nieto con su partido será hasta dentro de un año, en el segundo semestre de 2017, cuando se tiene programada la realización de la Asamblea Nacional del tricolor y de cara al inicio formal del proceso electoral federal.