Gabriela Cuevas renuncia al PAN para apoyar a AMLO

Gaby Cuevas
La senadora militó desde que tenía 15 años
Gaby Cuevas
La senadora militó desde que tenía 15 años

Gabriela Cuevas renuncia al PAN para apoyar a AMLO

Gaby CuevasLa senadora militó desde que tenía 15 años
Especial
2018-01-21 |13:59 Hrs.Actualización15:17 Hrs.


CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque la senadora Cuevas ha sido referencia en la bancada panista

La senadora Gabriela Cuevas Barron anunció su salida del Partido Acción Nacional para apoyar la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador. 

En conferencia de prensa este domingo, Cuevas aseguró que  "mis convicciones son firmes. Anhelo una vida más democrática, más justa y más libre para México". 

"En este 2018 he decidido, con la misma convicción democrática, unirme al movimiento plural que ha convocado el licenciado Andrés Manuel López Obrador"

En una breve participación, dijo que buscará estar donde se puede contribuir al cambio. 

"Hoy después de 18 años de gobiernos de alternancia, lo tengo claro: no fue suficiente, tenemos una deuda con millones de familias que no pueden esperar más". 

Cuevas dijo que mañana lunes formalizará su carácter de senadora independiente. 

¿QUIÉN ES GABRIELA CUEVAS?

Tiene estudios en Ciencias Políticas y Sociales en el ITAM. 

De 1998 al 2000 fue coordinadora de acción política de la Secretaría Nacional de Acción Juvenil en el PAN. Después fue diputada federal suplente de 2000 a 2003, haciéndose diputada propietaria de 2001 a 2003. 

Al terminar su labor como diputada se convirtió en presidenta del PAN en Miguel Hidalgo y consejera estatal del PAN en la Ciudad de México. También fue diputada local (2003-2006) y jefa delegacional de la Miguel Hidalgo de 2006 a 2009. 

Volvió a San Lázaro en la LXI Legislatura (2009-2012) hasta el cargo actual de senadora de la República (2012-2018), donde presiden la Comisión de Relaciones Exteriores y es presidenta de la Unión Interparlamentaria. 

Aquí te dejamos el texto íntegro de la conferencia: 

"En 1994 acudí por primera vez a una reunión del Partido Acción Nacional. La mayoría de los asistentes eran jóvenes con el anhelo de luchar contra la injusticia que condena a millones de niños y niñas a vivir en la pobreza. Nos unía la vocación democrática y los sueños de cambio. Desde entonces, participé como una panista más. Confiaba en su ideal democrático y en la urgente necesidad de construir un México más solidario.  Mi inspiración fue el humanismo y mi guía el bien común para toda acción pública.

Me afilié al PAN con la decisión de  transformar la realidad política y enfrentar el enorme reto de la desigualdad. En ese momento, nuestra meta era la democratización de México: un anhelo de libertad y justicia.

En 1994, el mayor desafío era lograr la alternancia en México.  Trabajé en campañas distritales, estatales y nacionales. Cuidé casillas y fui parte de la resistencia civil pacífica contra el fraude electoral. Ya en el 2000, coordiné para los jóvenes la campaña de Vicente Fox.  Eran las horas finales de un sistema agotado, excluyente y autoritario.

En los últimos 23 años, en las distintas responsabilidades donde tuve la oportunidad de trabajar, entregué resultados a los ciudadanos y al PAN. Gracias a la confianza de la gente, ganamos juntos todas las elecciones en las que competí. Pero hoy es momento de decisiones claras.  El país lo exige. Mis convicciones están firmes: anhelo una vida más democrática, más justa y más libre para México.

Las democracias otorgan el derecho y la libertad de cambiar el rumbo. Mi compromiso es tomar el riesgo de participar. Salir a la calle y actuar. Dar la cara y estar donde puedes contribuir al cambio. Si quieres cambiar las cosas, tienes que estar ahí, entrarle, asumir el compromiso. Todos los que hoy tienen la esperanza de transformar la política en nuestro país, tienen mucho que hacer para que eso suceda. Todos podemos ser parte de ese cambio, si actuamos.

La única forma de hacer realidad el cambio democrático es participar.

Hoy, después de 18 años de gobiernos de alternancia, lo tengo claro: no fue suficiente.

No logramos cumplir con los anhelos de inclusión, pluralismo y desarrollo. Tenemos una deuda con millones de familias que no pueden esperar más.

Debemos acelerar las transformaciones y construir una verdadera transición.

El reto hoy es pasar de la alternancia partidista a una verdadera transición democrática.

A mis compañeras y compañeros panistas, agradezco la camaradería y amistad con la que caminamos juntos estos más de 23 años. Mi reconocimiento a los jefes nacionales: Carlos Castillo Peraza, Felipe Calderón, Luis Felipe Bravo, Manuel Espino, Germán Martínez, César Nava, Gustavo Madero, Cecilia Romero, Ricardo Anaya y Damián Zepeda.  En los difíciles días que vivimos juntos, me enseñaron a valorar el presente para las tomar decisiones que construyen el futuro. Aprendí el valor de la disidencia y la lealtad a los valores.

Al Partido Acción Nacional, a los militantes que me acompañaron en todas las campañas y en todas las trincheras, les agradezco la confianza y siempre estaré cerca porque crecimos juntos en Acción Juvenil y compartimos nuestros anhelos. Somos parte de una generación que se atrevió a enfrentar al antiguo régimen autoritario.

Llegó la hora.

Debo tomar una decisión muy difícil. He sido panista desde que tenía 15 años. El PAN siempre será parte importante de quien soy. He conocido personas maravillosas. He participado en la vida interna del partido. Trabajé por una mejor legislación y por la comunidad de Miguel Hidalgo. Como Senadora, mi papel ha sido consolidar el liderazgo de México en una entorno global que sufre un proceso de reconfiguración.

De la misma forma que en el año 2000 fui parte del movimiento que logró la alternancia en la Presidencia de la República. En 2018, he decidido con la misma convicción democrática unirme al movimiento plural que ha convocado el licenciado Andrés Manuel López Obrador.

Mi propósito es persistir en la lucha por una democracia más justa y más libre en nuestro país.  Hoy es tiempo de reconciliación, inclusión, libertades y pluralismo.

A partir del día de mañana, formalizaré  mi carácter de Senadora independiente".

LA RESPUESTA DEL PAN

Tras la renuncia de la senadora Gabriela Cuevas al PAN, la dirigencia de Acción Nacional afirmó que respeta su decisión política pero afirmó que “detrás de esta determinación está el hecho de que no se le garantizó a la senadora una diputación federal plurinominal que exigía al partido, al no ser aún los tiempos de definición para ello”.

En un breve conunicado el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), que encabeza Damián Zepeda, señaló que es importante aclarar el hecho ante la opinión pública y a los militantes.

Resaltó que en el PAN hay órganos y plazos establecidos para tomar decisiones respecto a las distintas candidaturas y será en ese marco que se definan las distintas candidaturas plurinominales.

Recordemos que Gabriela Cuevas necesita ser legisladora para continuar con su cargo de presidenta de la Unión Interparlamentaria hasta el 2020.