¡Aguas! El PRI no está muerto y sus militantes pelean con todo por la dirigencia

Protagonistas.
Claudia Ruiz Massieu, Alejandro Moreno Cárdenas e Ivonne Ortega Pacheco, tres de los priistas más visibles en la actualidad
Protagonistas.
Claudia Ruiz Massieu, Alejandro Moreno Cárdenas e Ivonne Ortega Pacheco, tres de los priistas más visibles en la actualidad

¡Aguas! El PRI no está muerto y sus militantes pelean con todo por la dirigencia

Protagonistas.Claudia Ruiz Massieu, Alejandro Moreno Cárdenas e Ivonne Ortega Pacheco, tres de los priistas más visibles en la actualidad
Nación321
2019-08-06 |06:08 Hrs.Actualización09:56 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque este partido fue por muchos años la representación máxima de la política en México

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) renueva este domingo 11 de agosto su dirigencia nacional, muy lejos de la Presidencia de México y con varios fracasos electorales en los últimos años.

Sí, el PRI, que apenas el 4 de marzo celebró 90 años de su fundación, elegirá el próximo domingo al político o política que habrá de dirigirlos durante la mayor parte del gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, de 2019 a 2023, reemplazando a su actual dirigente, la senadora Claudia Ruiz Massieu.

El elegido o elegida no la tiene nada fácil y por eso aquí te contamos quiénes son los políticos que desean ser dirigentes nacionales del PRI, el poder que representa actualmente el tricolor y cuáles son los retos que enfrenta el partido.

LOS ASPIRANTES

Son tres los políticos que aparecerán en la boleta para ser electos como presidentes del Comité Ejecutivo Nacional (CEN): Alejandro "Alito" Moreno Cárdenas, Ivonne Ortega Pacheco y Lorena Piñón Rivera.

Rafael Alejandro Moreno Cárdenas

Es el gobernador con licencia de Campeche (fue electo en 2015). Tiene 44 años y estudió Derecho en la Universidad Autónoma de Campeche; cuenta con un diplomado en derecho electoral por la misma universidad

Fue presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) de diciembre de 2018 a abril de 2019, es decir, durante los primeros meses de la Cuarta Transformación.

Aunque al principio, Moreno Cárdenas tuvo una actitud de entendimiento con el presidente Andrés Manuel López Obrador, desde que pidió licencia a su cargo para contender por la presidencia nacional del PRI (el 13 de junio), su actitud cambió y ahora es la de un político más crítico hacia la 4T.

Alito, como le gusta que le digan, ha sido acusado por algunos integrantes del PRI, como el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, y el expriista José Narro Robles, de ser el dedazo de la actual dirigencia nacional.

"Es muy preocupante el curso que tomó el proceso de elección porque son evidentes las muestras de que existe un preferido de la cúpula del PRI, el candidato oficial de los gobernadores y de quien fue hasta recientemente el jefe político del partido. Por si eso fuera poco, son groseros los indicios de intervención del gobierno federal en la misma dirección: quien hasta hace unos meses declaraba duramente en contra del candidato oficial, hoy lo anima y lo arropa. Hay que evitar que las decisiones del PRI las siga tomando el presidente en turno. Se trata de una farsa que antes de iniciar, ya tiene resultado", dijo José Narro Robles en un video que publicó el 19 de junio.


La compañera de fórmula de Alejandro Moreno para dirigir al PRI es Carolina Viggiano Austria, tres veces diputada federal del PRI (de 2000-2002, 2009-2012 y 2015-2018) y esposa del exgobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez.

Ivonne Aracely Ortega Pacheco

De 47 años, la exgobernadora de Yucatán (2007-2012) quiere ser el contrapeso real de la corriente priista que representa Alejandro Moreno Cárdenas y para eso, tiene como carta de presentación su experiencia al interior del priismo, partido que le ha permitido ser presidenta municipal (de Dzemul, de 1998 a 2000) diputada local (2001-2003), diputada federal en dos ocasiones (2003 a 2006 y de 2015 a 2018), senadora (2006 a 2007) y gobernadora (2007-2012)

Es licenciada en Derecho por el Centro Universitario de España y México y cuenta con una maestría en Políticas Públicas Comparadas por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

En 2017, Ivonne Ortega buscó la candidatura a la presidencia de la República y desde entonces señaló que el PRI tenía problemas para identificarse con su militancia, por lo que había que recuperar la confianza ciudadana.

"Estos son los momentos que la gente está pidiendo, está pidiendo que los políticos estén del lado de la gente... la gente está molesta y esa es la que está en la calle, hay todavía mayor molestia que no se manifiesta, los políticos tenemos que estar del lado de la gente", dijo Ortega Pacheco en enero de 2017, durante una entrevista con Noticieros Televisa.


Las intenciones presidenciales de Ivonne Ortega concluyeron el 1 de diciembre de 2017, cuando anunció que apoyaría al entones precandidato presidencial José Antonio Meade Kuribreña.

En el actual proceso para renovar la dirigencia nacional priista, Ivonne Ortega ha basado su campaña en la "rebelión" que deben de tener los militantes priistas hacia sus dirigentes para recuperar el rumbo del partido.

El compañero de fórmula de Ivonne Ortega para dirigir al PRI es el exdiputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, José Encarnación Alfaro.

Lorena Piñón Rivera

Es la aspirante más joven en esta contienda, tiene 35 años de edad y es licenciada en Derecho, además, cuenta con una maestría en Alta Dirección de Gobierno y Políticas Públicas.

Milita en el PRI desde los 18 años y en dicho partido ha ejercido diversos cargos como presidenta adjunta en Veracruz, consejera política municipal, estatal y nacional, directora del Instituto de la Juventud Veracruzana y delegada federal de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en Veracruz.

Lorena Piñón ha sido la aspirante a dirigir al PRI con un tono más fuerte, e incluso ha dicho que no tiene las manos manchadas ni cola que le pisen.

"Nosotros queremos de verdad respetar nuestro partido pero ya estamos cansados que sean más de los mismos, a nosotros nos han preguntado porque nosotros como jóvenes nos interesa continuar en el PRI, nos interesa continuar en el PRI porque nosotros no tenemos las manos manchadas, nosotros no tenemos colas que nos pisen, las oportunidades laborales que hemos tenido han sido gracias al trabajo en el partido", dijo Piñón este viernes durante una entrevista.

El compañero de fórmula de Lorena Piñón es Daniel Santos Flores, de 35 años. Ha sido director del Instituto Tamaulipeco de la Juventud (Itjuve) y regidor en el Cabildo de Reynosa, Tamaulipas.

PODER POLÍTICO

Gobiernos estatales

El tricolor cuenta con 12 gobernadores, lo que representa una tercera parte del país. Esta cifra es una de las más bajas para el partido, antes de esto, su peor racha había sido de 2001 a 2005, cuando gobernó 17 entidades.

Los actuales gobernadores del PRI son:

Campeche: Carlos Miguel Aysa González  (gobernador interino por Alejandro Moreno Cárdenas).

Colima: José Ignacio Peralta Sánchez.

Coahuila: Miguel Riquelme Solís.

Estado de México: Alfredo del Mazo Maza.

Guerrero: Héctor Astudillo Flores.

Hidalgo: Omar Fayad Meneses.

San Luis Potosí: Juan Manuel Carreras López.

Sonora, Claudia Pavlovich Arellano.

Sinaloa: Quirino Ordaz Coppel.

Oaxaca: Alejandro Murat Hinojosa.

Tlaxcala: Marco Antonio Mena Rodríguez.

Zacatecas: Alejandro Tello Cristerna.

Estos gobernadores serán los aliados políticos del próximo presidente o presidenta nacional del PRI.

Congreso

En el Poder Legislativo es tal vez donde menos fuerza tiene el Partido Revolucionario Institucional: es la tercera fuerza política en el Senado de la República (con 14 senadores) y también la tercera fuerza política en la Cámara de Diputados (con 47 diputados). Esto, debido a que en las elecciones presidenciales de 2018, el partido no obtuvo los votos suficientes para lograr mayoría en el Congreso.

PROBLEMAS

Con sus derrotas electorales, al PRI también le llegó la austeridad. Debido a su baja votación, los recursos públicos que el partido recibe por parte del Instituto Nacional Electoral (INE) disminuyeron drásticamente.

El presidente de la Comisión de Finanzas y Administración de del Consejo Político Nacional del PRI, Enrique Burgos, detalló que el partido tiene en sus arcas 590.6 millones de pesos, recursos insuficientes para hacer frente a los gastos del tricolor.

Debido a los problemas monetarios, el 11 de junio durante la XLVI Sesión Extraordinaria del Consejo Político Nacional priista, el tricolor aprobó por unanimidad la contratación de un crédito con garantía hipotecaria sobre uno de sus edificios emblemáticos.

El edificio hipotecado se encuentra en el número 3 de la calle José María Lafragua, colonia Tabacalera, en la Ciudad de México, y es utilizado para la formación de nuevos cuadros políticos, de acuerdo con un comunicado del PRI.¿Y para qué hipotecó el PRI este edificio? 

Para cubrir los costos del proceso de renovación de su dirigencia nacional, programada para el próximo 11 de agosto. Así que de tener un presupuesto importante para llevar a cabo sus tareas, ahora el PRI ha tenido que recurrir a hipotecar sus edificios.

CORRUPCIÓN, EL RETO A VENCER

Otro de los problema que enfrenta el PRI tiene que ver con la percepción de corrupción que dejó su última gran estrella política: Enrique Peña Nieto. El mandatario no pudo hacer que el tricolor repitiera en Los Pinos ni nombrando a José Antonio Meade como candidato presidencial.

Durante el gobierno de Peña Nieto ocurrieron algunos de los mayores escándalos de corrupción. El primero fue la compra de una mansión de siete millones de dólares por parte de Angélica Rivera a una compañía de Grupo Higa, una empresa con contratos de obra pública durante la etapa de Enrique Peña Nieto como gobernador del Estado de México (de 2005 a 2011). El inmueble se ubica en Lomas de Chapultepec, una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México.

Otro escándalo fue con la empresa brasileña Odebrecht. La Fiscalía General de la República acusó a Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, Y amigo de Peña Nieto, de haber recibido sobornos de hasta 10 millones de dólares por parte de la compañía brasileña, esto a cambio de apoyar a la compañía a obtener contratos de manera indebida.

Lozoya ha dicho que es inocente y que nada se firmó sin la auorización del presidente.

Rosario Robles es otra exfuncionaria que está en la mira de las autoridades, pues está acusada de uso indebido de funciones.  La exsecretaria de Desarrollo Social fue señalada por el caso conocido como la Estafa Maestra, un reportaje periodístico que mostró la desaparición de más de 3 mil millones de pesos en un esquema que involucró a universidades públicas y empresas fantasma.

Pero quizás falte algo de autocrítica en el PRI para darse cuenta de que deben de cambiar el rumbo. ¿No nos crees? Basta con escuchar las declaraciones de la actual dirigente priista, Claudia Ruiz Massieu, quien el 10 de julio aseguró que el expresidente Enrique Peña Nieto entregó un país con una institucionalidad robusta, credibilidad en el exterior, confianza por parte de los inversionistas, una proyección de crecimiento mayor a la que hoy tenemos, un liderazgo en el ámbito internacional, una división de poderes que se respetaba así como una vida y una gobernabilidad democrática sana donde las oposiciones se respetaban.

"Había programas e instituciones, instancias públicas que atendían necesidades y urgencias de la población en materia de salud, que hoy no existen, en materia social, que hoy no existen, donde teníamos sectores industrias estratégicas consolidadas como el sector energético y el sector turístico que hoy han perdido dinamismo y que no tienen una buena prospectiva de crecimiento, entonces también era un país con menos inseguridad, menos secuestros, menos homicidios, menos extorsiones", destacó la dirigente nacional priista.

Así que con todo esto a cuestas, ¿será capaz el nuevo dirigente del PRI en hacer que el tricolor retome su poder y regrese a gobernar a México en 2024?