Salvador Camarena: AMLO frente a Trump, la promesa incumplida

El todavía presidente estadounidense visitó el muro fronterizo entre México y Estados Unidos
El todavía presidente estadounidense visitó el muro fronterizo entre México y Estados Unidos
El todavía presidente estadounidense visitó el muro fronterizo entre México y Estados Unidos
El todavía presidente estadounidense visitó el muro fronterizo entre México y Estados Unidos

Salvador Camarena: AMLO frente a Trump, la promesa incumplida

Donald Trump.El todavía presidente estadounidense visitó el muro fronterizo entre México y Estados Unidos
AP
autor
Salvador Camarena
Periodista
2021-01-19 |07:09 Hrs.Actualización07:09 Hrs.


En 2017, Andrés Manuel López Obrador hizo publicar varios de sus discursos sobre Donald Trump. El ejemplar, como se sabe, lleva por título "Oye, Trump" (editorial Planeta). Hoy llega a su fin la presidencia del racista estadounidense. Esta fecha también sirve para comparar lo que hace cuatro años aquel López Obrador opositor decía que haría frente al mandatario que criminalizó a los mexicanos y construyó un muro, y lo que ya como presidente el tabasqueño terminaría haciendo. Spoiler: quédense con el candidato, no intenten recordar que la semana pasada desde Texas Trump chuleó al muro y a su amigo AMLO.

Uno de los textos de "Oye, Trump" está a punto de cumplir exactamente cuatro años. El 20 de enero de 2017, tras la ceremonia de juramento en Washington, AMLO dijo que “no podemos consentir que como política de Estado se pretenda atentar contra la dignidad y los intereses legítimos de los mexicanos y de la nación (…) Lo expresado por el presidente Trump, en su mensaje de hace unas horas, significa todo un retroceso en la política exterior de Estados Unidos y una vulgar amenaza a los derechos humanos”.

El eterno candidato agregaría que habría que manifestar una “oposición a la creación del muro, a las deportaciones y a la toma de decisiones unilaterales y prepotentes en materia de libre comercio (…) Basta de pasividad. Hay que tomar la iniciativa, y ante la amenaza y el manejo perverso de la política de la incertidumbre, fijar una postura con claridad, sin titubeos ni medias tintas”.

En los nueve discursos del López Obrador de 2017 se encuentran frases y declaraciones como las siguientes:

“El muro y la demagogia del patrioterismo no podrán con el talento y la dignidad del pueblo estadunidense”.

“Es indispensable hacerle frente en todas partes de la Unión Americana a la campaña de odio a los extranjeros desatada por Trump y sus asesores”.

“Si llega a erigirse, ese muro no va a contener el tránsito de trabajadores de un país a otro; simplemente lo hará mucho más peligroso de lo que ya es, y por eso es claro que se trata de una idea criminal. (….) Rechazamos la erección de ese monumento a la hipocresía y a la crueldad porque no queremos más familias separadas ni queremos que se acumulen más huesos en el desierto de Arizona”.

“Es una canallada que Trump y sus asesores se expresen de los mexicanos como Hitler y los nazis se referían a los judíos, justo antes de emprender la infame persecución y el abominable exterminio”.

“El régimen que encabeza Enrique Peña Nieto, carente de toda autoridad moral y política, o bien, debido al chantaje que habrían podido ejercer sobre él diversas dependencias de Washington, ha permitido la insolencia y el ultraje del mandatario de Estados Unidos en contra de nuestros connacionales”.

“El nuevo gobierno democrático mantendrá siempre una actitud respetuosa hacia el gobierno de Estados Unidos, pero haremos valer nuestra autoridad soberana”.

En 2018 López Obrador ganó la elección mexicana. De entonces para acá, ha sostenido con Trump lo más parecido a un idilio diplomático: ha callado frente a sus exabruptos, lo visitó y ensalzó en la Casa Blanca, y se tardó una eternidad en reconocer la victoria de Biden.

En "Oye, Trump", López Obrador sostiene que para el estadounidense, lo de denostar mexicanos era fundamentalmente una lamentable pero exitosa estrategia electoral. En eso también serían parecidos: quizá la otrora defensa discursiva de AMLO hacia los migrantes era meramente electoral, porque una vez llegado a Palacio Nacional, de aquellos encendidos discursos nada quedó.