Privilegio y reto: Día Internacional de La Niña

INSPIRACIÓN.
Greta Thunberg es una de las niñas ha sido blanco de críticas por sus mensajes en contra del cambio climático
INSPIRACIÓN.
Greta Thunberg es una de las niñas ha sido blanco de críticas por sus mensajes en contra del cambio climático

Privilegio y reto: Día Internacional de La Niña

INSPIRACIÓN.Greta Thunberg es una de las niñas ha sido blanco de críticas por sus mensajes en contra del cambio climático
AP
Silvia Novoa
Directora general World Vision México.
2019-10-11 |15:49 Hrs.Actualización15:49 Hrs.

La evolución es un proceso de conciencia que nunca termina. Cada ser humano tiene el potencial de generar su propio desarrollo sobrepasando las barreras de sus limitaciones. Pero para millones de niñas y niños que viven en pobreza en México es mucho más complejo.

La violencia, desvalorización y discriminación aunado a la falta de acceso a una educación y salud de calidad, muestran la situación de fragilidad social por superar.

El asistencialismo demerita el potencial de las personas para desarrollar habilidades que les brindarán mayores oportunidades para afrontar los obstáculos, tomar conciencia de sus posibilidades y ejercer sus derechos. La estigmatización de la pobreza supone una barrera invisible ante la cual tienen que luchar millones de niños y niñas en este país. Pero es especialmente el reto de las mujeres y niñas en condiciones de pobreza el que este mes estamos invitados a entender.

Empoderar.  Según la Real Academia Española se entiende como conceder o dotar de poder a grupos desfavorecidos para mejorar sus condiciones de vida.

Replanteemos esta idea. No es conceder dominio unos a otros, sino despertar la consciencia del poder que la persona ya posee y, dotar de herramientas que fortalezcan sus capacidades e incrementen su potencial.

En 2012, la ONU marcó el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña. El objetivo es resaltar y abordar las necesidades y desafíos que enfrentan las niñas en el mundo, además de promover su empoderamiento y el cumplimiento de sus derechos.

Por supuesto, es importante celebrar que las niñas están ganando visibilidad y liderando movimientos globales para defender sus derechos. Nosotros no podemos fallarles y cerrar los ojos ante la violencia que sufren.

Solo dos tercios de los países en desarrollo han logrado la equidad de género en la educación primaria. Las tasas de matrimonio infantil en América Latina no han variado durante los últimos 25 años y la mayoría de las mujeres que contrajeron matrimonio durante su niñez dieron a luz antes de cumplir los 18 años.

Es en extremo lastimoso y preocupante que de los países que integran la OCDE, México ocupe el primer lugar en embarazos adolescentes.

El camino sigue siendo sinuoso para cualquier niña, pero los obstáculos se multiplican para las niñas indígenas. Según datos de UNICEF, en México el 91 % de ellas vive en condiciones de pobreza frenando su acceso a la educación, a la igualdad de condiciones y alargando el ciclo de la pobreza.

Al pensar en las mujeres que han transformado sociedades a través de sus descubrimientos, el arte, su pensamiento, su voz y las letras; pienso en su niñez.

Muchas de ellas atravesaron dificultades que las impulsaron a fortalecer su resiliencia. Algunas otras habrán sido cobijadas por una familia que les brindó confianza en sí mismas y las herramientas para realizar aquello que soñaron.

Ahora mismo hay dos niñas inspirando al mundo que provienen de contextos tan distantes pero que nos han hecho replantear nuestra forma de pensar y actuar. Malala Yousafzai, defensora del derecho de las niñas a la educación y Greta Thunberg, activista contra el cambio climático.

Suecia el país natal de Greta, ocupa el tercer lugar con mayor inversión en educación por estudiante, según la OCDE. Mientras que México es el penúltimo, tan solo antes de Colombia.

Lo cierto es que la educación desde el hogar seguirá siendo la raíz de nuestra sociedad. Afortunadamente soy testigo de que una nueva generación de líderes transformadoras se está gestando, miles de niñas y adolescentes que viven en los contextos más vulnerables de nuestro país están mejorando su vida y su entorno gracias a programas de desarrollo de muchas organizaciones como World Vision México que ha acumulado casi 70 años de aprendizajes y experiencia en más de 100 países, trabajando en conjunto con las niñas en su liderazgo comunitario.

Empoderarse, es también atreverse a soñar y decidir sobre sus vidas.

Lo que las niñas tienen que saber hoy, es que el poder está dentro de ellas.