Pedro Kumamoto: Una invitación

Es importante que los ciudadanos hagan política para mejor a la sociedad en que vivimos.
Es importante que los ciudadanos hagan política para mejor a la sociedad en que vivimos.

Pedro Kumamoto: Una invitación

Participar.Es importante que los ciudadanos hagan política para mejor a la sociedad en que vivimos.
Nación321
autor
Pedro Kumamoto
Excandidato independiente al Senado por Jalisco
2020-09-08 |08:13 Hrs.Actualización08:13 Hrs.


Te quiero invitar a hacer política. Yo sé, quizás no suene muy atractivo en este momento. Por muchas razones, algunas propias del ejercicio del poder  y en otros casos por los vicios y falta de ética de quienes han levantado la mano, el ámbito público se ha desprestigiado profundamente. 

En mi camino de hacer política electoral me he topado con muchas personas que están preocupadas y trabajando por sus comunidades. El país está lleno de personas que se han organizado con objetivo de hacer mejoras en sus barrios, que le han entrado a organizarse para presionar a sus funcionarios públicos, que juntan víveres para quienes tienen hambre, quienes levantan la voz frente a las injusticias. Quizás te identifiques con ellas. 

Sin embargo, debido al enorme desprestigio que tiene la vía electoral, en la inmensa mayoría de los casos, estas personas difícilmente decidirían participar en una elección. Y esto, aunque es comprensible, es una lástima.

Es comprensible porque estamos en los tiempos de los videoescándalos, en días en que los que le hicieron daño al país piensan que olvidaremos sus atropellos, en horas en las que parecieran que el ser cretino y mentiroso paga mejor que practicar la honestidad y la autocrítica. Sí, es comprensible que hay quien crea que la vía electoral no es buena idea. Sin embargo, es una lástima. 

Es una lástima porque no nos sobra el tiempo ni las manos. La pandemia, la inseguridad, los feminicidios, el desastre ambiental, la contracción económica y el crecimiento de la brecha de la desigualdad pueden darnos testimonio. El tiempo importa y se nos está escapando.

Esta reflexión no busca pintar a la vía electoral como única salida o como un día de campo. Tampoco llama al maniqueísmo, pues la vía electoral es, esencialmente, un ejercicio complejo, es una responsabilidad que requiere talento, dedicación, estrategia y una actitud abierta a siempre aprender. A pesar de ello, sigo pensando que servir una comunidad desde una responsabilidad pública, si es tu vocación, es una de las actividades más gratificantes que existen.

Por eso escribo estas líneas. Ayer arrancó el proceso electoral en todo el país para renovar diputaciones federales y, en algunos casos, cargos locales. Vendrán quienes ofrecerán lo mismo de siempre, quienes han hecho de la política un negocio, quienes quieren evitar, a toda costa, que personas como tú participen en este proceso. No les regales tu apatía. 

En cada rincón del país hay más personas anhelando cambiar las condiciones de su comunidad. En todas las ofertas políticas hay personas con vocación y talento que pueden marcar una diferencia. No, no “todos son iguales” y empezar a asumir una actitud crítica frente a ese mantra supone un ejercicio de análisis y acción. Usa todas las herramientas con las que puedas impulsar un país distinto, construye redes de apoyo, milita en un partido o impulsa una candidatura independiente, pide ayuda, aprende y colabora. Sí hay personas honestas en la política, sí hay quienes trabajan con ideales, sí hay funcionarios comprometidos, sí hay más personas como tú que les mueven los sueños y no la corrupción… Pero te necesitan. 

Que sea esta columna una invitación para recordar que la política cambia a diario, que mejorarla tomará mucho tiempo, pero también que Roma no se construyó en un solo día. Por eso, te quiero invitar a hacer política.