Juan Ignacio Zavala: El pinche Mier

El coordinador de los diputados de Morena, es personaje de la política que viene desde el PRI
El coordinador de los diputados de Morena, es personaje de la política que viene desde el PRI

Juan Ignacio Zavala: El pinche Mier

Ignacio Mier.El coordinador de los diputados de Morena, es personaje de la política que viene desde el PRI
Cuartoscuro
autor
Juan Ignacio Zavala
Consultor en comunicación
2021-04-26 |06:58 Hrs.Actualización06:58 Hrs.


“El pinche Mier está diciendo que votemos”, se escucha decir a la diputada que pertenece al bloque de Morena. Se trataba de la votación que incluía la patraña de transitorio sobre tiempos en la SCJN. “El pinche Mier” es Ignacio Mier, el coordinador de los diputados de Morena, un personaje menor de la política del que apenas se conoció bien su pasado en estos días oscuros para la legalidad en México.

Las transformaciones son tarea de los grandes hombres, pero la cuarta transformación es un encargo para hombres pequeños. Mientras más chiquito el personaje, más sumisión muestra ante su líder. Es el caso del “pinche Mier”. Por supuesto se trata de un sujeto que pasó la mayoría de su vida en el PRI. Fue legislador de ese partido, funcionario público, un priista común y corriente de las últimas décadas del siglo pasado. Lacayo de Manuel Bartlett, desde que el magnate inmobiliario fue titular de la SEP con Carlos Salinas de Gortari, continuó bajo su protección cuando el dinosaurio gobernó Puebla. Entre sus votos como diputado priista destaca el que hizo a favor del Fobaproa, pesadilla eterna de López Obrador.

“El pinche Mier” es un converso. Unos de esos fanáticos capaces de cualquier cosa con tal de que no le saquen su negro pasado. Como buen converso está dispuesto a quemar en leña verde a sus excompañeros que insisten en no convertirse a la fe verdadera. Él ya ha visto la luz, ya ha tocado al mesías y ha recibido el agua de la vida nueva que lo llevó otra vez a una curul. Su misión es la abyección para defender al pastor y la nueva religión que abrazó previo arrepentimiento. En una entrevista (Proceso 02/11/20), “el pinche Mier” comenta su llegada al movimiento, cómo el Señor lo miró a los ojos y él se fue a “propagar el evangelio lopezobradorista”; también califica a Bartlett de “íntegro, honesto, comprometido, un nacionalista”. Es claro que el diputado no suelta el incienso cuando habla de sus jefes; lo necesita para estar cerca del santoral.

Uno de sus compañeros, el diputado poblano Saúl Huerta, fue acusado la semana pasada de abuso sexual por un menor de edad; fue detenido por las autoridades capitalinas pero puesto en libertad porque goza de fuero como legislador. Su jefe, compañero y hermano poblano salió a su defensa de inmediato alegando que no había cometido el delito durante “su función como diputado federal”, sino en “su vida personal”, razón por la cual no podía tomar acciones al respecto como líder de la bancada. De ese tamaño es la convicción de este converso: no hay nada que no defienda, nada que le provoque un poco de pudor; por el movimiento todo.

Por supuesto, el diputado mayor de Morena es un fiel intérprete de la palabra del Señor, su luz y guía. Así, en defensa de la tropelía que llevaron a cabo en San Lázaro, sacó a relucir lo aprendido en el catecismo. La voz del legislador poblano sonó con claridad: “Entre derecho y justicia un transformador, un liberador, un revolucionario opta por la justicia. El conservadurismo opta por el derecho; el liberador, y somos parte de un movimiento liberador, opta por la justicia, por la felicidad y por lo que es necesario”. Entendió bien al pontífice.

Personajes como “el pinche Mier” no trascienden en la historia, pero pueden hacer un gran daño en el camino, tal y como lo están haciendo. Esto para tomarlo en cuenta el día de las elecciones. No se trata del tamaño de los personajes a votar, sino del nivel de indignidad que pueden alcanzar y los perjuicios que pueden causar. Por eso, el 6 de junio hay que votar por la oposición.