Felipe Trigos: Estados Unidos y la negociación que viene

Ildefonso Guajardo y Luis Videgaray son los encargados de dialogar con autoridades estadounidenses
Ildefonso Guajardo y Luis Videgaray son los encargados de dialogar con autoridades estadounidenses
Ildefonso Guajardo y Luis Videgaray son los encargados de dialogar con autoridades estadounidenses
Ildefonso Guajardo y Luis Videgaray son los encargados de dialogar con autoridades estadounidenses

Felipe Trigos: Estados Unidos y la negociación que viene

Los negociadores.Ildefonso Guajardo y Luis Videgaray son los encargados de dialogar con autoridades estadounidenses
Cuartoscuro
autor
Felipe Trigos
Analista internacional y Director Adjunto de Visión Américas
2017-01-24 |10:53 Hrs.Actualización10:53 Hrs.

Si el 2016 fue complejo para México, el 2017 probablemente no será diferente. Al tomar posesión como presidente de los Estados Unidos tendremos que ver si la retórica de Donald Trump se hará realidad.

El gobierno de México debe prepararse como nunca para hacer frente a este reto desde una posición de fortaleza. Nuestro país es el segundo socio comercial más importante de Estados Unidos y un aliado clave en la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo, la trata de blancas y un sinnúmero de ilícitos que pasan entre ambas fronteras. Dañar esta relación sería peligroso para ambos países y debemos trabajar para fortalecerla, sobre todo en periodos de incertidumbre.

Al respecto, durante el evento Posicionamiento en Materia de Política Exterior que se llevó a cabo este lunes en Los Pinos, empresarios, líderes sindicales, funcionarios y el presidente Enrique Peña Nieto hablaron sobre los retos y oportunidades que presenta la coyuntura internacional para México.

A diferencia de la postura titubeante que ha tenido el gobierno anteriormente, el discurso del presidente me parece, en su mayoría, que hace frente a los retos del país con propuestas interesantes, que de implementarse como se anunciaron, podrían estabilizar la incertidumbre económica que se desató desde el triunfo de Donald Trump y preservar una de las relaciones más importantes para México.

Dentro del discurso del presidente Peña Nieto, me parecen trascendentales los siguientes puntos:

Garantizar un trato humano y derechos de migrantes, que además sea ordenado y coordinado.

El presidente Trump habló durante la campaña de deportaciones masivas de inmigrantes ilegales en los Estados Unidos. Aunque Trump moduló el pronunciamiento y ahora habla de deportar en principio a criminales, es importante que en la mesa de negociación se tenga claro cuáles son las intenciones del gobierno estadounidense.

Asegurar el libre flujo de remesas de nuestros connacionales que viven en Estados Unidos

Durante la campaña, el entonces candidato Trump amenazó con suspender la transferencia de remesas si México no se comprometía a pagar el muro fronterizo. México recibe aproximadamente 24 mil millones de dólares en remesas, por lo que suspenderlas o poner en riesgo el libre flujo de estos fondos tendría un impacto sumamente negativo para la economía mexicana y un aumento en la migración de mexicanos a los Estados Unidos.

La implementación de esta amenaza es muy compleja, ya que quedaría abierta a demandas y a un posible enfrentamiento político interno que debilitaría a Trump. No obstante, México debe ser enérgico en la defensa de insumos que aportan tanto a familias mexicanas, sobre todo de bajos recursos.

Estados Unidos debe asumir corresponsabilidad sobre el ingreso de armas y dinero de procedencia ilícita

El trasiego de armas y dinero ilícito a México representa una amenaza para la seguridad del país. Asimismo, abona a que el crimen organizado tenga una capacidad de combate que muchas veces supera a policías locales y a instituciones federales. Mayor cooperación en investigaciones de lavado de dinero y mejores controles en la frontera contra el trasiego de ilícitos debe reforzarse, así como el compromiso del gobierno de México de una vez por todas a hacer frente a la corrupción e impunidad que alimentan este fenómeno. 

Preservar el libre comercio entre Canadá, Estados Unidos y México, alentando una sana competencia

El gobierno mexicano hará bien en buscar una alianza estratégica con Canadá para la defensa del tratado. México, Canadá y Estados Unidos tienen un comercio anual que representa más de 1 trillón de dólares al año y aporta 14 millones de empleos en Estados Unidos. Buscar la derogación del Tratado de Libre Comercio sería catastrófico para las tres economías.

Al modernizar el marco comercial de América del Norte, los gobiernos deben incluir telecomunicaciones, energía y comercio electrónico

Enhorabuena. Si se quiere fomentar la competitividad y la mejora en estos servicios, la inclusión de los 3 rubros es un paso importante, sobre todo considerando los problemas que México enfrenta en materia de energía. Fomentar la interacción de compañías dedicadas a estas actividades traería beneficios importantes.

Proteger el flujo de inversiones hacia México

En este punto México debe hacer mucho más que ofrecer ventajas fiscales y mano de obra barata. México debe trabajar como nunca para mejorar las condiciones de seguridad, para reducir la corrupción y para proteger la propiedad privada.

Trabajar por una frontera que nos una, no que nos divida

No está claro que el muro propuesto por Trump tenga el visto bueno de miembros de su gabinete, pero la amenaza de construirlo persiste. Por ejemplo, el Secretario de Seguridad Interior estadounidense, John Kelly, comentó recientemente que “una barrera física por si misma no hará el trabajo” y agregó que la defensa debe ser en capas y requiere la cooperación de aliados en la región.

Tanto México como Canadá deben oponerse vehemente a esta propuesta. Primero porque la construcción de un muro no es una solución a los problemas de seguridad y segundo porque el comercio se vería seriamente afectado.

¿Cuál es el reto?

En las reuniones que sostendrán funcionarios mexicanos con sus contrapartes en los próximos días esperemos que los puntos mencionados este lunes se traduzcan en acciones en la defensa de intereses de gran importancia para el país y para la relación bilateral. También es urgente que el gobierno de México ponga la casa en orden para garantizar, desde el lado sur de la frontera, que se está trabajando para que la calidad de vida de los mexicanos mejore y que existan más oportunidades económicas. Esto significa combatir de lleno la corrupción, la impunidad, la inseguridad, reducir el gasto público e implementar políticas económicas responsables.

Si esta es una negociación exitosa, quizás podamos reparar problemas que seguimos olvidando. El tiempo lo dirá.