Enrique Quintana: Sin más pruebas, saldremos a ciegas

No se ve cómo el 1 de junio el país pueda salir libremente a la calle si no existe una idea de los contagios
No se ve cómo el 1 de junio el país pueda salir libremente a la calle si no existe una idea de los contagios

Enrique Quintana: Sin más pruebas, saldremos a ciegas

Los tiempos.No se ve cómo el 1 de junio el país pueda salir libremente a la calle si no existe una idea de los contagios
Cuartoscuro
autor
Enrique Quintana
Director General Editorial de El Financiero.
2020-05-06 |07:04 Hrs.Actualización07:04 Hrs.

En sólo dos semanas, el 18 de mayo, en 979 municipios del país, según el decreto que extendió la Jornada de Sana Distancia hasta el 30 de mayo en el resto del país, se empezaría a normalizar la vida económica y terminaría el confinamiento que comenzó el pasado 30 de marzo.

Hasta ahora, por lo menos en los documentos que se han hecho públicos, no se tiene una lista detallada de esos municipios. Tampoco se sabe si se ha cumplido con la condición de aislamiento que se estableció como regla para poder liberar el confinamiento allí a mediados de este mes.

Desde que se estableció esta diferencia en el artículo tercero del decreto publicado en el Diario Oficial el 21 de abril, se generó la duda respecto a si tenemos suficiente información para dividir a los municipios que tienen contagios de aquellos que no los tienen.

Seguramente existen los elementos para distinguir a municipios que tienen habitantes que han requerido ser hospitalizados y con casos de Covid-19 confirmados. Pero, como el propio López-Gatell lo ha señalado, existen muchos más casos leves no identificados. Además, múltiples expertos señalan una gran cantidad adicional de casos asintomáticos.

En la conferencia mañanera de este martes, se dijo que se había logrado aplanar la curva de contagios. Y esto es cierto si vemos las tasas de crecimiento que tenía el nivel de contagios hace un mes y el que tiene ahora. Ayer, los contagios crecieron 4.5 por ciento respecto a un día previo. Un mes atrás, el crecimiento diario fue de 13.3 por ciento. La tasa va a la baja, que no el número.

Para abatir el ritmo de contagio se ha requerido el confinamiento.

No conocemos, sin embargo, cuál podría ser el comportamiento de la curva de contagios en el momento en el que la gente pueda salir libremente a la calle en muchos lugares del país a partir del 18 de mayo.

Se espera que en esta misma semana, estemos en el pico de contagios, es decir, que tengamos el mayor registro de casos nuevos confirmados cada día.

No sabemos si en el plazo de una semana o poco más, después de llegar a este pico, habrá condiciones para que se programe un desconfinamiento en 979 municipios. En México, una parte de la población se ha resistido al confinamiento, por razones explicables o no. En el evento de que se elimine, es incierto lo que pueda ocurrir.

La experiencia internacional muestra que la única forma de poder realizar una apertura sin elevar los riesgos de un rebote de los contagios es mediante la realización de miles de pruebas.

Aceptando que lo más importante en esta fase de la pandemia es evitar la saturación de la infraestructura hospitalaria en lugar de registrar el número de casos leves o estimar los asintomáticos, esta circunstancia cambiaría radicalmente en un contexto del fin del confinamiento.

No se ve cómo puede ser posible que el 1 de junio el país pueda salir libremente a la calle si no existe una idea más precisa del volumen de contagios, del grado de inmunización, así como de la distribución geográfica detallada de éstos. Y para ello se necesitan pruebas, pruebas y más pruebas, lo que la autoridad ha rechazado consistentemente.

Pudiera parecer prematuro empezar a hablar de las condiciones para que se reabra la economía en México.

Pero si no empezamos a discutirlo ahora y a definir con precisión los criterios que van a usarse para tomar la decisión de hacerlo, podemos incurrir en acciones que tengan consecuencias trágicas para el país, como el disparo de los fallecidos o la necesidad de un nuevo confinamiento.

¿Prevalacerá el dogma o los científicos que se convirtieron en políticos apelarán a lo que les dice la razón?