Enrique Quintana: Se nos va el tren (no precisamente el Maya)

La caída de la actividad económica en abril podría ser de 18 a 19 por ciento, dijo el secretario de Hacienda
La caída de la actividad económica en abril podría ser de 18 a 19 por ciento, dijo el secretario de Hacienda

Enrique Quintana: Se nos va el tren (no precisamente el Maya)

Arturo Herrera.La caída de la actividad económica en abril podría ser de 18 a 19 por ciento, dijo el secretario de Hacienda
autor
Enrique Quintana
Director General Editorial de El Financiero.
2020-06-18 |07:08 Hrs.Actualización07:08 Hrs.

Se no se está yendo el tren, y no precisamente el Tren Maya… sino el de la historia.

Es tan grave lo que nos está sucediendo en la coyuntura económica que nos hace perder de vista el impacto duradero que la crisis que hoy vivimos nos va a dejar.

Ayer, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, señaló que la caída de la actividad económica en el mes de abril podría ser del orden de 18 a 19 por ciento para tener luego en mayo una ligeramente menor.

No es sorpresa. Otros expertos han pronosticado una retroceso incluso más fuerte. Lo que resulta interesante es que sea el propio titular de Hacienda quien admita la magnitud del impacto.

Por eso la coyuntura nos opaca lo importante, lo que será más duradero.

Sin embargo, algunas instituciones internacionales nos los recuerdan. En los últimos el IMD de Suiza, presentó su tradicional informe anual sobre competitividad. En él, México retrocedió tres lugares y se colocó hasta la posición número 53 de 63 países, claramente entre los coleros.

Por separado, la consultora Kearney presentó la lista de los 25 países más atractivos para la inversión extranjera, y en ella fue excluido México, por primera vez desde 2011.

La crisis que enfrentamos ha acelerado cambios tecnológicos y educativos. Aún sin ella, meses atrás, ya era crítico que en nuestro país no se estuvieran haciendo los esfuerzos necesarios para avanzar en la digitalización o para generar una educación que permita a los niños y a los jóvenes asimilar las nuevas tecnologías.

Las empresas, por su parte, saben que si no se modernizan, a través de la inversión en tecnología y capital humano, y con ello aumentan su productividad, van a ser desplazadas del mercado.

Y tendrán que invertir rascándose con sus uñas porque estos temas están lejos de las prioridades de las políticas públicas.

Lo que ocurre con las personas y las empresas pasa también con los países.

Las que no se suban a este tren se van a quedar rezagadas por muchos años. La pandemia generó una aceleración del cambio tecnológico que va a redefinir las potencialidades de cada país.

En cuestión de pocos años, los mercados van a estar con aquellos que hayan apostado a la modernización y al cambio tecnológico.

El sector energético es quizás uno de los que mejor refleje esta disyuntiva. Las naciones que apuesten a las energías alternas son las que van a estar en ventaja en muy pocos años.

En México seguimos volcados al pasado. El énfasis en las refinerías, en el petróleo y el diesel, así como en los monopolios estatales, va a dejar a México rezagado en la economía mundial por muchos años.

Quizás el tema de fondo es que hablar de estos temas con el presidente de la República es como hacerlo en chino. No hay el menor entendimiento.

En la medida que considera que las métricas que definen el crecimiento son neoliberales y dejan de lado aquellos aspectos que él considera sustantivos, entonces es irrelevante lo que reflejen.

Si el presidente López Obrador está pensando que lo más importante es el bienestar espiritual de los mexicanos y supone que éste no tiene que ver con los resultados económicos tradicionales, sino con otros aspectos como el combate a la corrupción, entonces para él no tiene ninguna importancia quedarnos rezagados en esas mediciones tecnocráticas.Tal vez hasta nos caiga como ‘anillo al dedo’.

Al paso de los meses, veremos más y más señales que nos dirán que el efecto duradero de las decisiones que se están tomando será el dejarnos, tal vez por muchos años, en un país anclado al pasado.