Enrique Quintana: Nos va a pegar una ‘tercera ola’ de la pandemia

Parejas acudieron a la Alameda Central a bailar a pesar del semáforo naranja
Parejas acudieron a la Alameda Central a bailar a pesar del semáforo naranja

Enrique Quintana: Nos va a pegar una ‘tercera ola’ de la pandemia

En la CDMX.Parejas acudieron a la Alameda Central a bailar a pesar del semáforo naranja
autor
Enrique Quintana
Director General Editorial de El Financiero.
2021-03-22 |06:58 Hrs.Actualización06:58 Hrs.

¿Qué tan cerca estamos de que llegue a México la llamada ‘tercera ola’ de la pandemia?

Lamentablemente, bastante cerca.

El primer “pico” se presentó en los primeros días de agosto, y a partir de esa fecha los contagios empezaron a bajar. El mínimo posterior ocurrió el 20 de noviembre y a partir de entonces los casos volvieron a crecer hasta llegar al punto máximo el 23 de enero pasado, y a partir de entonces, la tendencia fue claramenente a la baja.

No sabemos con exactitud, pero es probable que en el curso del mes de abril, veamos cómo cambia nuevamente la tendencia en México y los casos empiecen a subir.

En Brasil la ‘tercera ola’ adquirió ya una dimensión dramática. Los casos empezaron a subir a partir de los primeros días de febrero y están ahora en los peores niveles de toda la pandemia. Este país ya se ha convertido en el epicentro mundial de los contagios, con más de 70 mil nuevos casos por día.

Diversos países de Europa han impuesto nuevas restricciones ante la evidencia de que los contagios se han vuelto a disparar.

Pareciera que la única forma de evitar esta ‘tercera ola’, caracterizada por la prevalencia de mutaciones, es nuevamente mediante el distanciamiento social y a través de acelerar el proceso de vacunación.

En México, el avance de la vacunación es muy limitado, las cifras más recientes indican que se ha llegado apenas al 4.3 por ciento de la población total y la expectativa para los próximos 30 días es incierta.

A diferencia de Europa, en nuestro caso estamos en proceso de apertura de diversas actividades, lo que hace más probable que los contagios se aceleren en el curso de las próximas semanas.

No sabemos en qué momento se pueda presentar ese punto de inflexión, pero como lo hemos comentado en este espacio, puede ser después de la Semana Santa.

No se requiere ser adivino para concluir que si ese periodo vacacional permite una mayor movilidad y una actitud más laxa en el uso del cubrebocas y del distanciamiento físico, tendremos un cambio de tendencia en abril.

Si ese cambio es fuerte, regresarán los semáforos rojos al país.

Muchos expertos habían revisado al alza su expectativa de crecimiento económico para este 2021 en función del mayor crecimiento esperado en Estados Unidos. Pero si se da un cuadro como el que describimos, probablemente tengan que revisar nuevamente las expectativas… pero a la baja.

En diversas naciones se han cometido errores en la gestión de la pandemia, pero se ha logrado aprender de ellos, como por ejemplo en el Reino Unido, donde ya se han aplicado 29 millones de vacunas e inmunizado al 43 por ciento de la población.

En el caso de México, pareciera que el mayor problema al que nos enfrentamos no es meramente el virus, sino la reticencia del gobierno para hacer cambios en las políticas públicas que permitan enfrentar con mayor eficacia y menores costos humanos la pandemia.

La insistencia en regresar a la normalidad aunque no estén dadas las condiciones para hacerlo, el desprecio a la promoción del uso del cubrebocas y la displicencia con la que, como sociedad, vemos esta nueva etapa, pueden hacer que la ‘tercera ola’ nos golpee con mucha fuerza.

Ojalá esté equivocado.