Enrique Quintana: Hoy le hacen examen a AMLO

¿En apuros?
Diversas calificadoras consideran que el morenista es el candidato más fuerte rumbo al 1 de julio
¿En apuros?
Diversas calificadoras consideran que el morenista es el candidato más fuerte rumbo al 1 de julio

Enrique Quintana: Hoy le hacen examen a AMLO

¿En apuros?Diversas calificadoras consideran que el morenista es el candidato más fuerte rumbo al 1 de julio
Cuartoscuro
Enrique Quintana
Director General Editorial de El Financiero.
2018-04-27 |07:34 Hrs.Actualización07:34 Hrs.

Andrés Manuel está pasando las de Caín. No sólo fue la muy desgastante experiencia del debate, cuyo costo sigue pagando.

Esta semana acudió al Consejo Ejecutivo de Empresas Globales, que agrupa a las principales empresas extranjeras que tienen presencia en México. Y, hoy tendrá dos encuentros. Estará con los Consejeros Regionales de Citibanamex y también tendrá una reunión con los representantes de algunos de los Fondos de Inversión más importantes del mundo.

Ante los ejecutivos de las trasnacionales, AMLO tuvo luces y sombras.

Nos cuentan algunos de los que asistieron que en ciertos temas hubo sorpresas agradables en su posición. Se mostró muy abierto hacia el sector financiero, por ejemplo.

Pero, en otros ámbitos, les puso los pelos de punta. En asuntos como el nuevo aeropuerto o la reforma energética, no sólo reiteró su determinación de revisar los contratos para garantizar que estén libres de corrupción, sino también para revisar que “sean justos”.

Y eso prendió las alarmas. Ya que una cosa es que los contratos cumplan las normas fijadas por la ley y otra cosa es que alguien les dé el atributo de “justos”.

La justicia es algo subjetivo, la legalidad es objetiva.

En las sociedades civilizadas, cuando el criterio de justicia cambia, esto sucede a través de las leyes. En sociedades sin democracia, quienes están en el poder definen los parámetros de la justicia.

Hubo más en ese encuentro, el talante autoritario de AMLO apareció cuando, al hablar de la corrupción, puso como ejemplo el caso de la remodelación del hangar presidencial, que refirió que ocurrió sin licitación alguna.

Y efectivamente, hay versiones periodísticas que eso dicen. El detalle es que uno de los asistentes al encuentro refirió que no había sido ese el caso, pues su empresa había concursado en la licitación e incluso había perdido.

AMLO fue tajante y duro. Le dijo a quien le cuestionó: “Yo no miento”.

No planteó algo como: la versión que yo tengo es diferente. Hay que reunirse para ver las evidencias. Nada. Fue tajante. Y el silencio, espeso y embarazoso, cayó entre decenas de empresarios que se imaginaron en el poder a quien no admite cuestionamientos.

Hoy, López Obrador tendrá otra prueba para su cada vez más incontrolable temperamento.

Habrá de reunirse con representantes de algunos de los Fondos de Inversión más importantes del mundo.

Se trata de instituciones que en un tris pueden poner nuestra moneda mucho allá de 20 pesos si perciben que los niveles del riesgo en el país no justifican el rendimiento que reciben.

Es probable que AMLO reciba cuestionamientos duros y directos, sin cálculos electorales ni contemplaciones. Y también es probable que sus interlocutores no acepten las respuestas civilizadas y educadas de Alfonso Romo o Carlos Urzúa, sino que busquen las opiniones directas del candidato.

No es lo mismo hablar ante empresarios de alguna cámara sectorial en México que tratan de quedar bien con quien suponen que puede ganar que, frente a manejadores de fondos, que eventualmente pueden mover 10 mil millones de dólares del país en pocos días.

Así que AMLO va a tener hoy una prueba compleja y delicada.

La narrativa del miedo que sus contrincantes han lanzado puede hacer mella si hay evidencias de que las posturas de López Obrador producen, al menos, aversión a los inversionistas más grandes del mundo.