Enrique Quintana: El simple voto del 6 de junio

Casi nadie duda de que el conjunto de fuerzas de la 4T será, en el peor de los casos, la “minoría mayoritaria”
Casi nadie duda de que el conjunto de fuerzas de la 4T será, en el peor de los casos, la “minoría mayoritaria”
Casi nadie duda de que el conjunto de fuerzas de la 4T será, en el peor de los casos, la “minoría mayoritaria”
Casi nadie duda de que el conjunto de fuerzas de la 4T será, en el peor de los casos, la “minoría mayoritaria”

Enrique Quintana: El simple voto del 6 de junio

A las urnas.Casi nadie duda de que el conjunto de fuerzas de la 4T será, en el peor de los casos, la “minoría mayoritaria”
Nación321
autor
Enrique Quintana
Director General Editorial de El Financiero.
2021-05-26 |07:00 Hrs.Actualización07:00 Hrs.

"El mundo siempre fue de los que están arriba, pero hoy es de un señor en ascensor, a quien podemos ver en las revistas cortando el bacalao con aire triunfador".

Cualquiera de estos días, el bien amado Alberto Cortés aparecerá en alguna de las mañaneras, refiriendo que vivos son los neoliberales, del sillón al salón, y que siempre tienen la razón.

Y, además, tenían la sartén, antes de que llegara la 4T, y el mango también.

Hoy ya, ni el mango, ni la sartén, ni la alianza también.

Y la gente ve su mundo con los cristales de la 4T.

Ya lo dijo mi colega, Salvador Camarena, con elocuencia a la que no puedo ni aspirar: si esto es con lo que contamos, la suerte está echada, ya ganó AMLO. Pero, creo que no toda la suerte está echada.

En todo este proceso electoral, algunos de los candidatos empiezan a asomar la cabeza con propuestas que implican una revisión de las perspectivas.

Pero, la mayoría apuesta a que la gente esté harta de la 4T y la rechace.

Eso no va a suceder. No porque la gente esté conforme con los resultados. Simplemente porque no ve en el panorama a nadie que la represente.

La miseria de la oposición aparece cuando se pretende convencer a la gente de que las políticas de AMLO les perjudican.

Como ya muchos han dicho. Es lamentable, pero hasta ahora no han aprendido nada.

La narrativa dominante no va a cambiar porque el PIB del primer trimestre haya caído en 2.9 por ciento respecto al año pasado.

O, porque la comparación de la IED que presenta el Banxico (preliminares contra definitivos, por cierto) tenga un retroceso de 29 por ciento.

La gente no saca su calculadora para definir su voto, por más que algunos quieran.

Ese sale del corazón, y la mayoría de los opositores eso no lo entiende. Sigue confrontando evidencias racionales con emociones. Ya perdió.

No hay que apelar a los “carnales”, ni hablarles en un lenguaje de subnormales. Eso es un insulto.

Simplemente, hay que presentar los argumentos con elocuencia y tratar de persuadir.

Tal vez en Nuevo León ya la 4T no convenza, pero sí en muchos lugares del país.

El mejor de los escenarios para todas las otras fuerzas políticas es que la 4T, es decir, Morena más el PT y el Verde, ya no sumen más del 50 por ciento.

Imagine. Es como si el Cruz Azul definiera que su mejor escenario fuera perder pero que no lo golearan.

Casi nadie duda de que el conjunto de fuerzas de la 4T será, en el peor de los casos, la “minoría mayoritaria”.

Eso es precisamente solo evitar la goleada.

El desafío de los últimos días de campaña para la alianza opositora es convencer a mucha gente de que, al margen de las diferencias entre el PRI, el PAN y el PRD, hay una coincidencia plena, que es tratar de evitar que el gobierno de AMLO se consolide como el régimen de un solo hombre, que ya lo es.

El gran fracaso de la oposición, hasta ahora, es no lograr comunicar ese desafío.

Son secundarias las temáticas en las que disienten los partidos que forman la alianza opositora. AMLO sigue apareciendo para muchos como el redentor, tras un periodo largo de explotación del poder por los poderes fácticos.

No se ha logrado comunicar que el tema de fondo es que en el futuro tengamos un sistema democrático, en el que sea factible definir si la población mexicana se inclina por una o por otra de las propuestas, sea la de AMLO o cualquier otra.

El riesgo es que en el futuro ya no haya esa posibilidad.

Tan simple como eso. Y, en eso consiste el voto del 6 de junio.