Enrique Quintana: ¿Cómo le ha ido a la clase media en México?

Existen diferentes cifras que revelan la situación de la clase media en el país.
Existen diferentes cifras que revelan la situación de la clase media en el país.

Enrique Quintana: ¿Cómo le ha ido a la clase media en México?

BalanceExisten diferentes cifras que revelan la situación de la clase media en el país.
Cuartoscuro
autor
Enrique Quintana
Director General Editorial de El Financiero.
2017-05-08 |07:30 Hrs.Actualización07:30 Hrs.

¿Qué ha pasado con la clase media mexicana en los últimos años?

Cuando se formula esta pregunta, hay dos respuestas que usualmente aparecen.

Síguenos en Twitter @nacion321

La primera es la que dice que es cada vez más pequeña por el empobrecimiento de muchos estratos, que antes se consideraban medios.

La segunda es la que dice que los indicadores de nivel de vida, como la posesión de cierto tipo de bienes materiales o servicios evidencian que ha venido creciendo.

¿Cuál es la realidad? Antes de responder, veamos algunas cifras.

Los que dicen que la clase media se ha empequeñecido refieren, por ejemplo, la Encuesta de Nacional Ocupación y Empleo, (ENOE) del INEGI. De acuerdo con ella, en el primer trimestre del 2005, había 4 millones 185 mil personas que tenían un ingreso superior a los 5 salarios mínimos, lo que representaba el 10.7 por ciento de la población ocupada.

En el cuarto trimestre del 2016, la cifra había bajado a 3 millones 163 mil personas, lo que representaba el 6.9 por ciento del total.

Es decir, el porcentaje de los que ganan hoy más de 400 pesos diarios, equivalentes a 12 mil pesos mensuales, bajó casi 4 puntos porcentuales.

Para quienes argumentan el ensanchamiento de la clase media resultan, por ejemplo, relevantes los datos de la Encuesta sobre disponibilidad y uso de tecnologías de información en los hogares.

De acuerdo con ella, el porcentaje de hogares en los que sus residentes disponen de una línea telefónica –fija o móvil– pasó del 40 por ciento en el año 2000 al 90 por ciento en 2016; los hogares que tienen al menos una computadora pasaron del 11.8 al 45.6 por ciento en el mismo lapso.

Y hay otros indicadores que van en el mismo sentido, como los viajes en avión o el uso de instrumentos bancarios, por citar solo algunos.

¿Cómo conciliar las dos tendencias?

Las dos cifras son correctas y hay que entender por qué ocurren al mismo tiempo.

En materia de ingresos, lo que reflejan los datos de la ENOE es sobre todo un crecimiento de la desigualdad.

Los resultados exitosos de estratos, sectores y regiones que se han modernizado, coinciden con la caída de otros.

No hemos logrado atenuar la desigualdad en los últimos 20 años.

Pero al mismo tiempo, la reducción de los precios de cierto tipo de bienes y servicios, ha permitido que sectores más amplios de la población tengan acceso a ellos.

Le pongo un ejemplo muy sencillo. El precio promedio de las computadoras, entre marzo de 2003 y el mismo mes este año cayó en 30 por ciento en términos nominales.

Pero, en contraste, un kilo de tortillas aumentó 147 por ciento en ese lapso.

El salario medio del sector formal creció en 104 por ciento en el mismo periodo. 

Esto quiere decir que el poder adquisitivo del salario creció 190 por ciento en términos de computadoras y cayó 17 por ciento en términos de tortillas.

Por eso, hay hogares que se perciben más pobres porque el ingreso les alcanza para comprar menos tortillas y otros que sienten que han aumentado su poder de compra, pues hoy pueden adquirir una computadora y hace 15 años no podían hacerlo.

Esa es la complejidad del México de hoy. Así que puede verse con optimismo y también con pesimismo, según las percepciones de cada uno.