Enrique Quintana: 38 días determinantes

Los cuatro aspirantes a la Presidencia en el encuentro en Tijuana
Los cuatro aspirantes a la Presidencia en el encuentro en Tijuana

Enrique Quintana: 38 días determinantes

Segundo debate.Los cuatro aspirantes a la Presidencia en el encuentro en Tijuana
Cuartoscuro
autor
Enrique Quintana
Director General Editorial de El Financiero.
2018-05-21 |07:23 Hrs.Actualización08:21 Hrs.

Faltan 38 días de campaña electoral. Falta ya un solo debate de los cuatros candidatos presidenciales. Y el dólar cerró el viernes a su cotización más elevada desde hace más de un año.

Escribo este texto antes del segundo debate. No sé si hubo un hecho que sacudiera al país ayer por la noche.

Si no se hubiera presentado, probablemente llegaremos al último mes de las campañas con el mismo orden de preferencias de las semanas previas.

Nos han preguntado una y otra vez, ¿qué debiera suceder para alterar este orden? O, al menos, para que la ventaja entre el primero y segundo lugar se recortara en el promedio de las encuestas.

Ignoro qué debiera ocurrir para propiciar ese cambio, pero sí sé que, si las campañas corren por la normalidad, llegaremos al 1 de julio con el mismo orden.

El primer gran cambio de la campaña vino la semana pasada, cuando Margarita Zavala se retiró de la contienda.

Como le comenté en este espacio, ese hecho por sí mismo no tiene potencial para cambiar las cosas. Si tuviera efectos secundarios, quizás sí moviera las aguas.

No van a cambiar las cosas los cuestionamientos respecto a la salud de AMLO, salvo que tuviera un incidente dramático en lo que resta de la campaña. Tampoco lo van a hacer las renovadas acusaciones contra Anaya, salvo que un juez girara una orden de aprehensión.

Vaya, incluso, cualquier hecho relacionado con las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) no cambiará radicalmente las cosas.

Hablando los últimos días con empresarios de diverso origen y sector, empiezo a percibir que las preocupaciones ya corren por dos senderos.

El primero es la diferencia con la cual puede ganar AMLO.

La significación del triunfo es muy diferente si gana por 15 puntos o si lo hace por 6 puntos (por citar dos cifras).

Y, también es muy diferente si de entrada gana la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados o si queda por abajo del 50 por ciento.

Hay quienes piensan que esas diferencias son irrelevantes, porque a final de cuentas, ya en la Presidencia de la República, AMLO va a utilizar el poder del cargo para construir –a la buena o a la mala– la mayoría que requiere.

También hay quien supone, que, por su vocación e historia, estaremos entrando a una etapa de la historia de México de la cual no saldremos ni en 6 ni en muchos más años.

Difiero de estas percepciones, creo que sí es relevante –en caso de ganar AMLO– el porcentaje con el que llegue. No es lo mismo que gane con el 48 por ciento a que lo haga con el 39. No es lo mismo que tenga mayoría a que no la tenga.

Y, me parece que es demeritar a la sociedad mexicana, imaginar que se puede regresar al viejo presidencialismo mexicano.

Tan son diferentes las cosas, que el PRI no logró reeditar esa condición, y quizás sufra una derrota histórica.

No es imposible que el proceso de maduración de la sociedad mexicana sufra un accidente o un retroceso de varios años incluso. Pero, la vitalidad que tenemos como sociedad y la complejidad e interconexión del mundo actual, no van a permitir que se reedite un gobierno como el de Echeverría.

Los tiempos son otros, a pesar de lo que muchos creen.