Alejandro Moreno: Mexiquenses polarizados

La morenista Delfina Gómez busca arrebatarle el Edomex al PRI, cuyo candidato es Alfredo del Mazo Maza
La morenista Delfina Gómez busca arrebatarle el Edomex al PRI, cuyo candidato es Alfredo del Mazo Maza

Alejandro Moreno: Mexiquenses polarizados

¿Cambio o continuidad?La morenista Delfina Gómez busca arrebatarle el Edomex al PRI, cuyo candidato es Alfredo del Mazo Maza
Especial
autor
Alejandro Moreno
Director de encuestas de Nación321
2017-05-12 |07:16 Hrs.Actualización08:11 Hrs.

El electorado del Estado de México está marcadamente polarizado y esto puede verse de dos formas: una, la forma en cómo las preferencias se han focalizado en dos punteros y la otra, la manera cómo la competencia electoral ha distanciado a esos punteros, ubicándolos en los extremos ante el desvanecimiento del votante mediano. Me explico:

Las encuestas indican que Alfredo del Mazo y Delfina Gómez han quedado como punteros únicos de la contienda, luego de que la panista Josefina Vázquez Mota cayera en las preferencias de los electores. El escenario de probables ganadores se transformó de ser un empate de tres a un pleito de dos.

Lo que resta de las campañas es una especie de segunda vuelta informal, como he escuchado por ahí en comentarios obviamente influenciados por la reciente elección francesa. Podemos aceptar o no esa idea, pero lo cierto es que un escenario con dos punteros abre un mayor espacio al comportamiento estratégico (al llamado “voto útil”) de algunos electores. 

Síguenos en Twitter @nacion321

Según los politólogos, el voto útil se activa si el elector percibe que su candidato preferido no tiene chances de ganar y opta por otro para evitar que gane el menos deseado. Para que esto funcione se requiere que los líderes políticos envíen las señales adecuadas que coordinen la conducta estratégica de los votantes. 

El llamado de López Obrador a tener (ahora o nunca) una izquierda unificada es señal de que Delfina necesita el voto útil. ¿Funcionará el llamado de AMLO? Para evitar una fuga de votos, la respuesta del perredista Juan Zepeda, tanto a López Obrador como a sus propios seguidores, es que el candidato ganador es él. Habrá qué ver a quién le hacen caso los fans del sol azteca. 

Del otro lado, la campaña de Del Mazo sigue apostando al voto duro, pero el empate estadístico también está alterando su estrategia. Del Mazo parece haber llamado al voto útil a su favor durante el segundo debate argumentando que si gana Delfina habrá devaluación y menos empleos. El anzuelo está confeccionado para panistas y apartidistas aversos al riesgo que no ven en Josefina ninguna esperanza. En 2006, un mensaje así le sirvió a Felipe Calderón; ahora el priista pone una apuesta similar sobre la mesa. 

La caída de la candidata del PAN en las encuestas cambió completamente la narrativa de esta elección. Pero, ¿por qué cayó Vázquez Mota tan rápida y tan dramáticamente? Por ahora no hay explicaciones, sólo meras hipótesis. Destaco tres que pueden ponerse a prueba con los sondeos: 

1) El PAN se desinfló luego de la burbuja que le produjeron los triunfos de 2016. Hace sentido pero no necesariamente aplica a otros estados con elecciones este año.

2) Ante los cuestionamientos a Josefina sobre los recursos de su Fundación, electores cívicos panistas y apartidistas le dieron la espalda. También suena, pero como algunas pérdidas de Josefina son ganacias de Morena, la transferencia sugiere menos votos cívicos y más anti-sistema.

3) La candidata simplemente no conecta. Suena. La panista es la única que ha visto deteriorada su imagen en las encuestas, como apunté en este espacio hace una semana. Otras hipótesis de corte palaciego las dejo a su criterio. 

Por último, la polarización es real y se observa en el espectro de izquierda y derecha. Los dos punteros captan su mayor apoyo en los extremos (ver gráfico: candidatos ordenados con base al apoyo que atraen en cada categoría ideológica de izquierda a derecha). 

Estas campañas no buscan ganar el centro, sino fortalecer los polos: al voto duro priista de un lado y al voto más anti-sistémico del otro. El votante mediano brilla por su ausencia. De darse, el posible voto útil que acabamos de mencionar responderá a estrategias centrífugas. 

Las implicaciones del Estado de México para la contienda presidencial son claras. Es probable la polarización, es posible el desvanecimiento del centro y es factible que uno de los tres punteros pueda desplomarse. El 5 de junio la ruta a 2018 podría redefinirse.