Alejandro Moreno: La brecha digital en las urnas

Elecciones y tecnología.
AMLO fue el beneficiario de la brecha digital en este 2018, y el principal perjudicado fue Meade
Elecciones y tecnología.
AMLO fue el beneficiario de la brecha digital en este 2018, y el principal perjudicado fue Meade

Alejandro Moreno: La brecha digital en las urnas

Elecciones y tecnología.AMLO fue el beneficiario de la brecha digital en este 2018, y el principal perjudicado fue Meade
Cuartoscuro
Alejandro Moreno
Director de encuestas de Nación321
2018-07-13 |08:54 Hrs.Actualización08:54 Hrs.


En la elección del 1 de julio, la mayoría de los votantes dijo ser usuario de nuevas tecnologías de información y de algunas redes sociales. ¿Qué tan marcada fue la brecha digital en el voto para presidente?

En este espacio hemos abordado las diferencias en intención de voto que arrojaban las encuestas entre usuarios y no usuarios de redes sociales. Ya con los sufragios emitidos, y con las encuestas de salida a la mano, realizadas a votantes el día de la elección, ¿podemos sostener que sí hubo brecha digital?

La respuesta corta y rápida es sí. En las encuestas de salida se registraron brechas digitales del voto. Sin embargo, debido a que la mayoría de los votantes se inclinó hacia uno de los candidatos, estas brechas son visibles pero no parecen haber influido en el resultado electoral; es decir, la brecha digital no fue un factor decisivo entre el triunfo y la derrota.

En la encuesta nacional de salida que hicimos para El Financiero se preguntó a los entrevistados si tenían o no teléfono celular, teléfono inteligente, o si eran usuarios de Facebook, Twitter y WhatsApp. El 78 por ciento de los votantes dijo que sí tiene teléfono celular, el 47 por ciento posee un teléfono inteligente o smartphone, el 56 por ciento dijo ser usuario de Facebook, el 21 por ciento de Twitter y el 64 por ciento WhatsApp. Esto indica que la mayoría de los votantes está interconectado a través de algún dispositivo móvil o alguna red social.

Entre quienes tienen teléfono celular, la votación de López Obrador fue 8 puntos más alta que entre los que no tienen: según la encuesta de salida, su votación fue 56 por ciento entre usuarios de celular y 48 por ciento entre no usuarios. Bajo esta lógica, la brecha favorable a AMLO fue de 7 puntos entre los que tienen teléfono inteligente, de 8 puntos entre usuarios de Facebook, de 9 puntos entre usuarios de WhatsApp y de 5 puntos entre usuarios de Twitter, por lo que esta última red social tuvo el menor impacto. La brecha digital, considerando las redes de mayor cobertura, fue más o menos pareja, de 8 a 9 puntos. En una elección mucho más cerrada esa brecha pudo haber sido decisiva.

López Obrador fue el beneficiario de la brecha digital en este 2018, y el principal perjudicado fue José Antonio Meade. La encuesta de salida registra una votación más baja a su favor que va de los 9 a los 11 puntos menos entre los usuarios respecto a los no usuarios, dependiendo del dispositivo o red social que se considere, excepto Twitter, en donde la diferencia es de 5 puntos. Esto refleja la composición social del votante priista. En el caso de Anaya no hubo diferencias mayores a dos puntos en ningún caso, por lo que la brecha digital fue insignificante para el candidato del Frente.

Las implicaciones de estos datos apuntan a que las nuevas tecnologías y las redes sociales si pesaron en los niveles de apoyo a los candidatos: la brecha digital favoreció al ganador y perjudicó al candidato oficial. Sin embargo, la brecha digital no parece haber tenido un efecto importante en el margen de victoria de López Obrador, quien ganó sin dificultad entre usuarios y no usuarios. La ventaja de López Obrador sobre el segundo lugar fue de 35 puntos entre usuarios de WhastApp y 25 puntos entre los no usuarios.

El Bronco también tuvo un mayor apoyo entre los votantes interconectados, lo cual no solamente confirma su estrategia de redes sino el potencial que estas tienen para candidaturas con un menor acceso a los medios tradicionales.

La conclusión es que las redes sociales importan en las campañas, pero no importaron mucho en el resultado electoral. La brecha digital existe, pero en este 2018 no marcó la diferencia entre ganar y ser derrotado. Los votantes interconectados contribuyeron más a la victoria de AMLO, pero los votantes que no forman parte del mundo digital no estuvieron muy lejos en su apoyo al presidente electo. AMLO jaló casi parejo.