Nuevas ideas: El Frente que viene

NUEVAS IDEAS.
Un espacio para que los ciudadanos se expresen
NUEVAS IDEAS.
Un espacio para que los ciudadanos se expresen

Nuevas ideas: El Frente que viene

NUEVAS IDEAS.Un espacio para que los ciudadanos se expresen
Jeremías Benítez
Luis Fernando Gámez
Regidor en San Luis Potosí
2017-10-02 |13:40 Hrs.Actualización14:05 Hrs.
SOBRE NUEVAS IDEAS

Nación321 quiere conocer y dar a conocer qué piensan los jóvenes en México. Con este fin abrimos NUEVAS IDEAS, un espacio para que los ciudadanos escriban sus puntos de vista sobre la realidad que vive nuestro país. Hoy escribe Luis Fernando Gámez

Ahora que los partidos, de la Revolución Democrática, Acción Nacional y Movimiento Ciudadano, han formalizado su decisión de conformar una alianza de cara a la elección del 2018 han surgido un sin fin de interrogantes que se irán aclarando en el camino; pero que sin duda alguna generan inquietud entre sus militancias rumbo al proceso electoral próximo. 

La importancia del Frente Amplio Democrático (FAD), o según su registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE) "Frente Ciudadano por México", toma vigencia luego de que los últimos presidentes de México han sido electos con la aprobación de minorías democráticas. Esto ha traído al escenario nacional la idea de crear un frente amplio de partidos que puedan construirse primero como una alianza electoral y posteriormente como una agenda de gobierno, que dé vida en México a los gobiernos de coalición como ya sucedió en Uruguay y en Chile, donde distintos partidos de izquierda se unieron tanto en elecciones como en gobierno para darle vida a sus respectivas agendas políticas. 


Una inquietud inmediata es sin duda el proceso de selección de sus candidatos, ya que indudablemente serán PRD y PAN quienes elegirán algún perfil para hacer competencia a Andrés Manuel López Obrador y a quien surja como candidato oficial por parte del PRI. Pero hasta el momento no se ha definido quién podrá ser el abanderado del frente; que sin duda alguna, se posicionará entre los punteros de la contienda. 

Si, hipotéticamente, surgiera un candidato de izquierda habría que realizar una enorme tarea para convocar a la militancia panista a ceder su voto, y de igual manera, será interesante conocer la vía por la que el PRD tendrá que contener a sus estructuras para que eviten la tentación, ya estando en campaña, de apoyar a López Obrador, y que enciendan sus motores en pro de un candidato panista, que eventualmente podrían ser Ricardo Anaya o Margarita Zavala. 

A nivel local, en cada uno de los estados en donde habrá elecciones concurrentes será necesaria una operación para aglutinar en un solo camino ideologías opuestas entre PRD y PAN, recordando que a nivel municipal y estatal se dan los verdaderos roces y encontronazos entre "la militancia de a pie" que toma como personales las batallas electorales. Y si el candidato es de derecha o izquierda, los votos en cascada podrían cargarse para un lado o para otro. 

Independientemente de lo que pase con el Frente, será Movimiento Ciudadano el suertudo que ya ganó. Si se consolida el frente, será un partido que sin estructuras estatales conservará sus posiciones en el Congreso y además podría obtener su primer gubernatura en el Estado de Jalisco, a través de la figura del casi independiente Enrique Alfaro. Y si no hay Frente, ya entró en las negociaciones para pedir "como grande" y vender caro su amor al que pida sus caricias. 

Y por último, la agenda de gobierno. Es bien sabido que los golpes más bajos se dan entre correligionarios, y se debe a una batalla que tiene mayores dosis de egos que planteamientos políticos o de gobierno; así que será interesante conocer los métodos para defender una sola agenda de gobierno y que ésta se respete, en caso de un eventual triunfo aliancista. La política es el arte de negociar, y será atractivo ver a los dirigentes del frente resolver estos pequeños cables sueltos para evitar un tropezón aliancista.