Variante Delta pone en jaque vacunas chinas contra COVID

Las variantes parecen estar rompiendo las defensas de las vacunas que no se fabricaron con la tecnología de ARN mensajero
Las variantes parecen estar rompiendo las defensas de las vacunas que no se fabricaron con la tecnología de ARN mensajero
Las variantes parecen estar rompiendo las defensas de las vacunas que no se fabricaron con la tecnología de ARN mensajero
Las variantes parecen estar rompiendo las defensas de las vacunas que no se fabricaron con la tecnología de ARN mensajero

Variante Delta pone en jaque vacunas chinas contra COVID

Sinovac.Las variantes parecen estar rompiendo las defensas de las vacunas que no se fabricaron con la tecnología de ARN mensajero
Cuartoscuro
Nación321
2021-07-10 |19:07 Hrs.Actualización19:07 Hrs.


La creciente preocupación de que las vacunas contra el COVID-19 que se están implementando en gran parte del mundo en desarrollo no sean capaces de frustrar la variante Delta está llevando a algunos países a considerar la posibilidad de ofrecer terceras dosis para reforzar la inmunidad contra cepas de virus más infecciosas.

Aunque aún no ha surgido evidencia definitiva que respalde la necesidad de las llamadas inyecciones de “refuerzo”, los funcionarios de salud de Tailandia, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos ya han decidido ofrecer las dosis adicionales a algunas personas que ya han sido inoculadas con vacunas de los fabricantes chinos Sinovac, Sinopharm y AstraZeneca.

Los funcionarios están motivados por la preocupación de que Delta y otras variantes parecen estar rompiendo las defensas de las vacunas que no se fabricaron con la tecnología de ARN mensajero (ARNm). En lugares como Mongolia y Emiratos Árabes Unidos, los altos niveles de cobertura con inyecciones chinas que utilizan la plataforma de vacunas inactivadas más antigua y menos efectiva no han detenido el aumento de casos. En las Seychelles, han muerto cinco personas completamente vacunadas con la inyección de AstraZeneca.

La investigación muestra que la mutación Delta es lo suficientemente poderosa como para hacer que incluso las inyecciones de ARNm de Pfizer-BioNTech y Moderna sean menos efectivas, lo que reduce la protección por debajo del 90 por ciento. La efectividad de la vacuna de AstraZeneca contra las infecciones sintomáticas causadas por la variante fue menor al 60 por ciento, mostró un estudio, aunque todavía puede prevenir más del 90 por ciento de las hospitalizaciones.

Los países esperan que un refuerzo, ya sea de ARNm o una dosis de otra inyección tomada anteriormente, podría reforzar la protección antes del regreso de un clima más frío que es óptimo para la propagación del virus. A diferencia de los desarrolladores occidentales, Sinovac y Sinopharm han compartido poco sobre cómo sus vacunas podrían proteger contra variantes. Shao Yiming, investigador del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, dijo en mayo que los estudios preliminares indicaron que las vacunas chinas aún protegen contra las variantes que emergen de la India, sin dar más detalles.

Las dos vacunas inactivadas producidas por Sinopharm fueron 73 por ciento y 78 por ciento efectivas contra el COVID-19 sintomático en ensayos de fase tres. Varios resultados de los ensayos clínicos de Sinovac en Brasil, Indonesia y Turquía sitúan la eficacia en un amplio rango del 50 por ciento a más del 80 por ciento, lo que ha generado incertidumbre sobre su funcionamiento.

“Reconocemos que las vacunas más débiles en particular parecen perder su capacidad de proteger contra el COVID-19 con relativa rapidez, en particular contra las cepas variantes”, dijo Nikolai Petrovsky, profesor de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad Flinders de Australia. “Incluso las mejores vacunas parecen estar mostrando niveles crecientes de fracaso debido a infecciones variantes”.

Sin embargo, cualquier plan de las naciones más ricas para adquirir inyecciones adicionales puede tensar aún más la oferta mundial y exacerbar la brecha de desigualdad que ha dejado a los países pobres con menos vacunas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido a los países más ricos que compartan las dosis para ayudar a cumplir el objetivo de vacunar al menos al 40 por ciento de la población de cada país antes de fin de año. Las muertes en todo el mundo superaron los cuatro millones esta semana, ya que la disparidad deja a los lugares más pobres expuestos a brotes.

La administración de dosis adicionales “podría desviar fácilmente de uno a dos mil millones de dosis de vacunas durante los próximos 12 meses para estimular a las personas ya inmunizadas que de otra manera podrían ir a países en desarrollo donde las personas aún no han recibido su primera inmunización”, dijo Petrovsky.

Reserva respecto a las terceras dosis

La OMS ha expresado cautela en relación con las terceras dosis. El científico jefe Soumya Swaminathan afirmó en junio que tal recomendación era innecesaria y prematura dada la escasez de datos sobre las vacunas de refuerzo y el hecho de que las personas de alto riesgo en gran parte del mundo todavía no han sido completamente vacunadas.

Pero los gobiernos avanzan rápidamente a medida que la variante delta se extiende a más de 100 países después de devastar India, donde se identificó por primera vez. La preocupación es particularmente aguda en lugares que anteriormente habían dependido de las vacunas chinas, que están disponibles en casi 100 países.

En el Medio Oriente, algunos países ya han comenzado a ofrecer vacunas de refuerzo, de Pfizer y Sinopharm, para las personas que completaron sus vacunas hace meses, principalmente con Sinopharm.

Tailandia planea usar vacunas de AstraZeneca y Pfizer como refuerzos para los trabajadores de la salud que antes recibieron inyecciones de Sinovac. La Asociación de Médicos de Indonesia también pidió esta semana vacunas de refuerzo para los trabajadores de la salud, después de que algunos miembros del personal médico murieran a pesar de estar completamente inoculados con Sinovac y AstraZeneca.

En Singapur, que ha indicado que se está preparando para garantizar que las vacunas de refuerzo se puedan administrar tan pronto como a fin de año en caso de que sean necesarias, las personas inoculadas con Sinovac no se cuentan en el recuento oficial de vacunas, en medio de preocupaciones sobre la eficacia y el riesgo de avance de la vacuna.

Los estudios preliminares de Tailandia muestran que una primera dosis de Sinovac seguida de una inyección de AstraZeneca tres o cuatro semanas después puede provocar una respuesta inmune más fuerte que dos dosis de la vacuna Sinovac.

Incluso China, que ha inmunizado completamente a más de un tercio de sus mil 400 millones de personas con vacunas de cosecha propia, tiene un estudio en curso para evaluar el beneficio de las vacunas de refuerzo. El director ejecutivo de Sinovac, Yin Weidong, ha dicho que una tercera inyección de la vacuna de la empresa, administrada de tres a seis meses después de la inoculación completa, podría elevar los niveles de anticuerpos hasta 20 veces.

China está revisando actualmente la vacuna de Pfizer-BioNTech para su aprobación. Los funcionarios están considerando algunas opciones, incluido el uso de una vacuna de refuerzo para las personas que ya están completamente inoculadas con vacunas locales, según personas familiarizadas con el asunto, que solicitaron no ser identificadas ya que las conversaciones no son públicas. No se ha tomado ninguna decisión y también se está discutiendo agregar la inyección de ARNm como otra opción en el esquema general de China, comentaron las personas.

“Si puedes explorar diferentes combinaciones, con frecuencia hay una en la que obtienes un mejor resultado que simplemente usar la misma vacuna dos veces seguidas”, declaró Shane Crotty, profesor del Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas y Vacunas del Instituto de Inmunología de La Jolla, California. “Creo que eso sucederá con las vacunas COVID”.

Con la colaboración de Jason Gale, Randy Thanthong-Knight, Nguyen Xuan Quynh, Cecilia Yap, Ravil Shirodkar, Kwan Wei Kevin Tan, Yudith Ho, Steven Yang y Philip J. Heijmans