Vacunas para todos: el mensaje del papa Francisco en esta Navidad

El pontífice dijo que los primeros en la fila deberían ser los más vulnerables y necesitados
El pontífice dijo que los primeros en la fila deberían ser los más vulnerables y necesitados
El pontífice dijo que los primeros en la fila deberían ser los más vulnerables y necesitados
El pontífice dijo que los primeros en la fila deberían ser los más vulnerables y necesitados

Vacunas para todos: el mensaje del papa Francisco en esta Navidad

Papa Francisco.El pontífice dijo que los primeros en la fila deberían ser los más vulnerables y necesitados
AP
AP
2020-12-25 |10:47 Hrs.Actualización10:47 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque la vacunación contra COVID-19 ya comenzó en distintas partes del mundo, incluido México 

El Papa Francisco pidió a las autoridades el día de Navidad que pusieran las vacunas COVID-19 a disposición de todos, insistiendo en que los primeros en la fila deberían ser los más vulnerables y necesitados, independientemente de quién posea las patentes de las vacunas.

“Vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados”, quienes deberían ser los primeros en la fila, dijo Francisco en comentarios improvisados, llamando al desarrollo de tales vacunas “luz de esperanza” para el mundo.

“No podemos permitir que los nacionalismos cerrados nos impidan vivir como la verdadera familia humana que somos”, dijo el Papa.

Hizo un llamado a los líderes de naciones, empresas y organizaciones internacionales a "promover la cooperación y no la competencia, y buscar una solución para todos".

En medio de una oleada de infecciones por coronavirus este otoño en Italia, Francisco rompió con la tradición de Navidad. En lugar de pronunciar su discurso Urbi et Orbi, que en latín significa "a la ciudad y al mundo", al aire libre desde la logia central de la Basílica de San Pedro, lo leyó desde el interior de una sala en el Palacio Apostólico, flanqueada por dos Árboles de Navidad con luces parpadeantes.

Normalmente, decenas de miles de personas se habrían aglomerado en la Plaza de San Pedro para recibir la bendición navideña del Papa y escuchar su discurso. Pero las medidas italianas para tratar de frenar las infecciones navideñas permiten a las personas salir de sus hogares en Navidad solo por razones urgentes como el trabajo, la salud, las visitas a seres queridos cercanos o el ejercicio cerca de casa.

Las repercusiones de la pandemia en la vida dominaron las reflexiones de Francisco sobre el año pasado.

“En este momento de la historia, marcado por la crisis ecológica y los graves desequilibrios económicos y sociales que solo empeoraron con la pandemia del coronavirus, es aún más importante que nos reconozcamos como hermanos y hermanas”, dijo el papa.

La fraternidad y la compasión se aplican a las personas “aunque no pertenezcan a mi familia, mi grupo étnico o mi religión”, dijo.

Francisco oró para que el nacimiento de Jesús inspire a las personas a ser "generosas, solidarias y serviciales" con los necesitados, incluidos los que luchan con "los efectos económicos de la pandemia y las mujeres que han sufrido violencia doméstica durante estos meses de encierro".

Al señalar que el "continente americano" fue particularmente afectado por el COVID-19, dijo que la pandemia elevó el sufrimiento, "a menudo agravado por las consecuencias de la corrupción y el tráfico de drogas". En particular, citó el sufrimiento del pueblo venezolano.

Un día en el que los cristianos recuerdan a Jesús cuando era un bebé, Francisco llamó la atención sobre "demasiados niños en todo el mundo, especialmente en Siria, Irak y Yemen, que todavía pagan el alto precio de la guerra".

Entre otros, dijo que el consuelo que necesitaba con urgencia en la época navideña era el pueblo iraquí, y "en particular los yazidi, gravemente afectados por los últimos años de guerra". Y, dijo, "no puedo olvidar al pueblo rohingya", y agregó que esperaba que Jesús, "nacido pobre entre los pobres, les traiga esperanza en su sufrimiento".