Un atlas pandémico: cómo COVID-19 se apoderó del mundo en 2020

Al final del año, las vacunas ofrecieron un rayo de esperanza en medio de una segunda ola de contagio.
Al final del año, las vacunas ofrecieron un rayo de esperanza en medio de una segunda ola de contagio.
Al final del año, las vacunas ofrecieron un rayo de esperanza en medio de una segunda ola de contagio.
Al final del año, las vacunas ofrecieron un rayo de esperanza en medio de una segunda ola de contagio.

Un atlas pandémico: cómo COVID-19 se apoderó del mundo en 2020

Colapso.Al final del año, las vacunas ofrecieron un rayo de esperanza en medio de una segunda ola de contagio.
AP
AP
2020-12-28 |08:06 Hrs.Actualización08:06 Hrs.

El virus que surgió por primera vez hace un año en Wuhan, China, se extendió por todo el mundo en 2020, dejando estragos a su paso. Más que cualquier evento en la memoria, la pandemia ha sido un evento global. En todos los continentes, los hogares han sentido su devastación: desempleo y encierros, enfermedades y muerte. Y un miedo constante e implacable.

Pero cada nación tiene su propia historia de cómo se las arregló. Cómo China utilizó su músculo autoritario para acabar con el coronavirus. Cómo Brasil luchó con la pandemia incluso cuando su presidente se burló de ella. Cómo los ultraortodoxos de Israel burlaron las medidas para detener la propagación de la enfermedad, intensificando la brecha entre ellos y sus vecinos más seculares.

España fue testigo de la muerte de miles de ancianos. Los kenianos vieron cómo cerraban las escuelas y los niños iban a trabajar. El bloqueo draconiano de la India redujo la tasa de infección, pero solo temporalmente y a un costo terrible.

Al final del año, las vacunas prometedoras ofrecieron un rayo de esperanza en medio de una segunda ola de contagio.

"El invierno será difícil, cuatro meses largos y difíciles", dijo la canciller Angela Merkel, al anunciar nuevas restricciones a la vida en Alemania. "Pero terminará".

Periodistas de The Associated Press de todo el mundo evaluaron cómo los países donde están ubicados han resistido la pandemia y dónde se encuentran esos países en la cúspide del segundo año del contagio.

Brasil

La historia de COVID-19 en Brasil es la de un presidente que insiste en que la pandemia no es gran cosa. Jair Bolsonaro condenó la cuarentena de COVID-19 y dijo que los cierres arruinarían la economía y castigarían a los pobres. Se burló de la “pequeña gripe” y luego pregonó la afirmación fatalista de que nada podía evitar que el 70 por ciento de los brasileños se enfermara. Y se negó a asumir la responsabilidad cuando muchos lo hicieron. Invirtió dinero en la economía para aliviar el dolor de la pandemia. Pero aunque Bolsonaro podría haber inspirado a la gente a agacharse, en cambio los alentó a burlar las restricciones locales.

China

Los trabajadores han regresado a las fábricas y oficinas, los estudiantes están de regreso en el aula y una vez más se forman largas filas fuera de los populares restaurantes de hot pot. En las ciudades, usar una mascarilla quirúrgica, aunque ya no es necesario fuera del metro y otros lugares concurridos, se ha convertido en un hábito. En muchos sentidos, la vida normal se ha reanudado en China, el país donde apareció COVID-19 por primera vez hace un año. El gobernante Partido Comunista de China se ha retractado de algunos de los controles contra las enfermedades más radicales jamás impuestos. El desafío es el empleo: la economía está creciendo nuevamente, pero la recuperación es desigual.

Alemania

Los Alemanes disfrutaron de un verano en gran parte relajado con muchas restricciones levantadas, el dividendo de una respuesta rápida al brote inicial de coronavirus y una confianza en las pruebas tempranas y generalizadas que obtuvieron grandes elogios. Redujo el número de casos diarios de COVID-19 de un máximo de más de 6 mil a fines de marzo a unos pocos cientos en los meses más cálidos. Pero a medida que la gente se relajó en seguir las reglas, las cifras comenzaron a escalar hasta casi cuadriplicar el récord diario de marzo, y el país ahora se encuentra en un nuevo bloqueo mientras trata de controlar la pandemia.

India

Una nación de mil 300 millones de personas, es probable que India emerja como el país con el recuento de coronavirus más alto del mundo. Respondió a la pandemia desde el principio con un cierre abrupto en todo el país, pero el número de casos se disparó a medida que las restricciones disminuyeron y su frágil sistema de salud pública luchó por mantenerse al día. Se han planteado preguntas sobre su inisualmente baja tasa de mortalidad. Las preocupaciones sobre el virus de India también se multiplican por su economía en apuros, que registró su peor desempeño en al menos dos décadas. Será la más afectada entre las principales economías del mundo incluso después de que la pandemia disminuya.

Irán

Al principio, los funcionarios de Irán minimizaron COVID-19: negaron el creciente número de infecciones, se negaron a cerrar mezquitas, hicieron gestos poco entusiastas para cerrar negocios. Eso fue entonces. Esto es ahora: incluso el líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, usó guantes desechables mientras plantaba un árbol para los medios estatales y oró en una mezquita vacía para conmemorar la sagrada conmemoración chií de Ashoura. La pandemia de coronavirus solo ha empeorado en Irán en el transcurso del año, amenazando a todos, desde el jornalero en la calle hasta los tramos superiores de la República Islámica. Ahora el virus ha enfermado y matado a altos funcionarios, convirtiéndose quizás en la mayor amenaza de Irán desde la agitación y la guerra que siguió a la Revolución Islámica de 1979.

Israel

Cuando Israel entró en su segundo bloqueo nacional por coronavirus en septiembre, la mayor parte del país cumplió rápidamente con el cierre. Pero en algunas áreas ultraortodoxas, las sinagogas estaban abarrotadas, los dolientes atestaban los funerales y los casos de COVID-19 continuaron aumentando. El incumplimiento de las reglas de seguridad a nivel nacional en áreas ultraortodoxas reforzó la percepción popular de que la comunidad prioriza la fe sobre la ciencia y se preocupa poco por el bien común. También ha provocado una reacción violenta que amenaza con afectar a toda la sociedad israelí durante años. Mientras tanto, los territorios palestinos vecinos, Cisjordania y la Franja de Gaza, se enfrentan a sus propias crisis.

Italia

A fines de febrero, Italia se convirtió en el epicentro del COVID-19 en Europa y en una advertencia de lo que sucede cuando un sistema de atención médica incluso en una de las partes más ricas del mundo colapsa bajo el peso de la pandemia de enfermos y muertos. Cuando la segunda ola golpeó en septiembre, incluso las lecciones aprendidas de la primera no fueron suficientes para evitar que la población desproporcionadamente mayor de Italia sufriera la devastación. A pesar de los planes y protocolos, los sistemas de monitoreo y la maquinaria que se pusieron en marcha para protegerse contra el esperado ataque otoñal, miles más murieron y los hospitales una vez más fueron llevados al límite.

Japón

La pandemia de COVID-19 en Japón tuvo un comienzo turbulento en febrero cuando un crucero de lujo regresó a su puerto de origen cerca de Tokio con pasajeros y tripulantes; sus infecciones explotaron durante la cuarentena. El manejo del Diamond Princess provocó críticas de que los funcionarios de salud japoneses arruinaron la cuarentena, convirtiendo el barco en una incubadora de virus. A pesar de las preocupaciones sobre si el país podría sobrevivir a futuras oleadas de infecciones, Japón se ha librado de las peligrosas oleadas que se han visto en Estados Unidos y Europa, y espera albergar los Juegos Olímpicos el próximo verano. Los expertos dicen que el uso de máscaras y el control de fronteras han sido clave para mantener bajo el número de casos japoneses.

Kenia

Dicen que la juventud es un factor protector contra COVID-19. En Kenia, la juventud ha sufrido de todos modos. Desde niños forzados a realizar trabajos forzados y prostitución, hasta escuelas cerradas hasta 2021, desde un niño asesinado a tiros por la policía que imponía el toque de queda, hasta bebés nacidos en condiciones desesperadas, los efectos de la pandemia en Kenia han afectado mucho a los jóvenes. Las crecientes presiones económicas y la intención de cerrar las escuelas para casi todos hasta 2021 han ejercido una enorme presión sobre los niños, que de repente se vieron obligados a ir a la deriva. Algunos ahora parten rocas en canteras, o se dedican a la prostitución o al robo.

México

El primer caso registrado en México se dio el 28 de febrero de 2020 en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), ubicado en la Ciudad de México. Fue así como el patógeno causó que en el país se aplicaran restricciones de viajes, se cerraran escuelas, negocios, restaurantes y se redujera considerablemente el turismo internacional y nacional. Sin embargo, el gobierno hizo poco y pidió a la gente que actuara responsablemente. El resultado: más de 120 mil muertes y casi un millón 400 mil casos confirmados.

Perú

Durante meses, Perú mantuvo el sombrío título de ser el primero en el mundo en muertes por COVID-19 per cápita. No tenía por qué ser así. Décadas de inversión insuficiente en salud pública, malas decisiones al inicio de la pandemia, junto con una grave desigualdad y escasez de bienes que salvan vidas, como el oxígeno medicinal, se combinaron para crear uno de los brotes más letales del mundo. Ahora la nación está lidiando con un dolor masivo paralizante. Una encuesta reciente encontró que 7 de cada 10 peruanos conocen a alguien que ha muerto por el virus.

Sudáfrica

En el país más desigual del mundo, la enfermedad golpeó con más fuerza a los pobres y la recesión económica elevó el desempleo al 42 por ciento. Pero Sudáfrica tenía un arma secreta: profesionales de la salud que son veteranos de las batallas de larga data del país contra el VIH/SIDA y la tuberculosis resistente a los medicamentos. Los líderes del país prestaron atención a sus consejos sobre cómo lidiar con el coronavirus y, aunque ha habido altibajos, los peores escenarios aún no se han cumplido.

España

En 2020, los españoles han normalizado cosas inimaginables solo 12 meses antes. Pero 2020 también pasará a ser el año en el que un virus desconocido sacudió los cimientos del contrato social y puso en tela de juicio un sistema que no logró evitar tantas muertes. Los políticos se jactan de que el sistema no colapsó durante esa primera ola, cuando el país registró 929 muertes en un solo día. Pero los profesionales de la salud le dirán que el costo real fue el exceso de trabajo del personal que se enfermó más que en cualquier otro lugar del mundo y sufrió un gran costo emocional.

Estados Unidos

Los americanos han sido inundados ola tras ola de números sombríos: muertes por COVID-19 por cientos de miles, infecciones por millones. Si bien esas cifras dan testimonio de una tragedia de proporciones históricas, no capturan completamente la multitud de formas, grandes y pequeñas, en las que el virus ha cambiado y reorganizado la vida cotidiana. Para eso, sin embargo, hay una serie de otros números, algunos más familiares que otros, pero todos igualmente reveladores para rastrear el impacto generalizado de la pandemia.

Nueva Zelanda

El Gobierno cerró sus fronteras y cerró casi todo, evitando todas las muertes excepto un par de docenas.

Las naciones del mundo abarcaron toda la gama en sus respuestas a la pandemia de COVID-19, a veces pasando de medidas estrictas a laxas en el transcurso de unos pocos meses, o viceversa.