Trump elogia al presidente ruso por no expulsar a funcionarios estadounidenses

Los amigos.
El presidente electo de EU, Donald Trump, aseguró que Vladimir Putin, mandatario ruso, es "muy inteligente"
Los amigos.
El presidente electo de EU, Donald Trump, aseguró que Vladimir Putin, mandatario ruso, es "muy inteligente"

Trump elogia al presidente ruso por no expulsar a funcionarios estadounidenses

Los amigos.El presidente electo de EU, Donald Trump, aseguró que Vladimir Putin, mandatario ruso, es "muy inteligente"
AFP
2016-12-30 |14:48 Hrs.Actualización14:48 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque Rusia le dio cachetada con guante blanco a EU 

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, elogió al presidente ruso, Vladimir Putin, por no reaccionar inmediatamente a las sanciones de Washington por la presunta injerencia en sus elecciones.

"Gran jugada en la postergación (por V. Putin) - Siempre supe que él era muy inteligente", escribió Trump en Twitter.

El magnate republicano, quien ha prometido un acercamiento con Rusia cuando llegue a la Casa Blanca el 20 de enero, respondió así al sorpresivo anuncio de Putin de no tomar represalias contra las sanciones impuestas por el gobierno de Barack Obama sobre agencias de inteligencia rusas.

Contra la sugerencia del jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, Putin decidió "no expulsar a nadie" en respuesta a la expulsión decidida el jueves por Obama de 35 agentes rusos en Estados Unidos, acusados por Washington de injerencia en sus elecciones presidenciales.

"No vamos a expulsar a nadie (...) No vamos a caer en una diplomacia irresponsable", subrayó Putin en un comunicado, en el que al mismo tiempo calificaba las nuevas sanciones de Washington de "provocadoras y dirigidas a minar aún más las relaciones ruso-estadounidenses".

El gobierno de Obama acusa a Rusia de piratear y difundir correos electrónicos del partido demócrata y del equipo de su candidata presidencial, Hillary Clinton, para inclinar la elección a favor de Trump, quien salió victorioso.

Pero el próximo presidente estadounidense ha desestimado las acusaciones de interferencia electoral y las denunció como un intento de los demócratas para deslegitimar su triunfo.