Tribunal proclama a Pedro Castillo como presidente de Perú

El nuevo mandatario promete usar los ingresos de la minería y los hidrocarburos para mejorar los servicios públicos
El nuevo mandatario promete usar los ingresos de la minería y los hidrocarburos para mejorar los servicios públicos
El nuevo mandatario promete usar los ingresos de la minería y los hidrocarburos para mejorar los servicios públicos
El nuevo mandatario promete usar los ingresos de la minería y los hidrocarburos para mejorar los servicios públicos

Tribunal proclama a Pedro Castillo como presidente de Perú

Pedro Castillo.El nuevo mandatario promete usar los ingresos de la minería y los hidrocarburos para mejorar los servicios públicos
AP
AP
2021-07-19 |21:11 Hrs.Actualización21:11 Hrs.

Pedro Castillo, profesor izquierdista de una escuela rural, ganó este lunes la presidencia de Perú tras el más prolongado conteo electoral en 40 años y por poco más de 44 mil votos sobre la derechista Keiko Fujimori, quien recibió el apoyo de la élite empresarial y los medios de comunicación masiva.

Las autoridades electorales proclamaron su triunfo un mes y medio después de los comicios del 6 de junio, luego que las acusaciones de fraude impulsadas por Fujimori fueron desechadas y tras el conteo del 100 por ciento de votos donde el izquierdista quedó primero con 50.13 por ciento, por encima de Fujimori, quien obtuvo 49.87 por ciento. Castillo asumirá la presidencia el 28 de julio, en el Bicentenario de Perú.

Empuñando un lápiz del tamaño de un bastón, símbolo de su partido marxista Perú Libre, popularizó una frase poderosa —”no más pobres en un país rico”— entre los arruinados del país con la mayor tasa global de mortalidad per cápita por coronavirus y segundo productor mundial de cobre.


Castillo promete usar los ingresos de la minería y los hidrocarburos para mejorar los servicios públicos, entre ellos la salud y educación, luego que la pandemia desnudó su pésima calidad y dejó casi a unos 10 millones, casi la tercera parte del país, en la pobreza que retrocedió los avances de una década.

“Los que no tienen carro al menos una bicicleta deben llegar a tener”, dijo Castillo, de 51 años, a mediados de abril en su casa de adobes en Anguía, el tercer distrito más pobre de Perú, en una de las escasas entrevistas otorgadas a medios internacionales.

Desde mayo moderó sus primeras propuestas sobre nacionalizar multinacionales mineras y de gas natural. Su asesor económico, Pedro Francke, afirmó en julio que evalúan subir los impuestos a las ganancias debido a los altos precios del cobre, que superan los 10 mil dólares la tonelada.

Los historiadores dicen que es el primer campesino que llega a la presidencia en 200 años de independencia republicana en un país que fue colonia de España entre 1542-1821 y donde hasta ahora los indígenas reciben casi siempre lo peor de los deficientes servicios públicos de una nación que se jactó de ser la estrella económica de América Latina en las primeras dos décadas del siglo XXI.

“No existen casos de una persona desvinculada con las élites profesionales, militares o económicas que llegue a la presidencia”, dijo a Ideeleradio Cecilia Méndez, una historiadora peruana especializada en el rol del campesinado y profesora de la Universidad de California-Santa Bárbara.

Ganó por más de 44 mil votos encima de Fujimori y con la élite empresarial en contra. Roque Benavides, empresario minero, dijo a la televisora Latina que los mensajes de Castillo “han sido erráticos, un día diciendo una cosa y otro día otra cosa”. El premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, afirmó que Castillo “representa la desaparición de la democracia y la libertad en el Perú”.