Ruth Bader Ginsburg es despedida con homenaje en el Capitolio

La jueza feminista murió la semana pasada,
La jueza feminista murió la semana pasada,

Ruth Bader Ginsburg es despedida con homenaje en el Capitolio

Homenaje.La jueza feminista murió la semana pasada,
AP
2020-09-25 |13:54 Hrs.Actualización13:54 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque esta jueza marcó una pauta para los derechos de las mujeres en Estados Unidos 

La fallecida jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg yacía este viernes en el Capitolio de Estados Unidos, siendo la primera mujer en ser homenajeada en Estados Unidos, y haciendo historia nuevamente como lo había hecho durante su extraordinaria vida.

El ataúd de Ginsburg, quien murió la semana pasada a los 87 años, está en el gran Salón de las Estatuas del Capitolio, el cual atrajo a miembros del Congreso, oficiales militares, amigos y familiares, algunos con niños a cuestas, rindiendo respeto al ícono liberal que cambió la ley estadounidense y percepciones del poder de las mujeres.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden y su esposa, Jill, se sentaron en silencio con otros invitados. También asistió su compañera de fórmula a la vicepresidencia, la senadora Kamala Harris.

Harris comentó que RBG, iniciales por las que muchos conocían a la difunta jueza, despejó "absoluta" e intencionalmente un camino para mujeres como ella en la vida cívica.

"Ella, en primer lugar, hizo que Estados Unidos viera cómo es el liderazgo -en la ley, en términos de servicio público- y rompió muchas barreras", declaró Harris ante periodistas en el Capitolio. "Y sé que lo hizo intencionalmente sabiendo que la gente como yo podía seguirla".

Harris llamó a Ginsburg "una de las más grandes estadounidenses".

Los dolientes se reunieron bajo las restricciones del coronavirus para el servicio funerario de Ginsburg en medio de un Capitolio en confusión. El presidente Donald Trump está preparado para anunciar un candidato conservador para reemplazar a la jueza el sábado, semanas antes de las elecciones presidenciales. Se espera una votación de confirmación del Senado a fines de octubre.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que fue con "profundo pesar" que dio la bienvenida a la ícono liberal y abrió el servicio privado.

Pelosi y el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, dieron la bienvenida al ataúd de Ginsburg; su féretro hizo la corta procesión desde los escalones de la Corte donde había estado a la vista del público durante varios días hasta el frente este del Capitolio. Una guardia de honor militar la llevó al interior del majestuoso Salón de las Estatuas del Capitolio. Partió unas horas después, con legisladoras en los escalones del Capitolio despidiéndose.

Ginsburg, la segunda mujer en servir en la Corte Suprema, será enterrada la próxima semana en el Cementerio Nacional de Arlington junto a su esposo, Martin, quien murió en 2010.

La política del momento, en un año electoral tenso, ha afectado a las conmemoraciones a Ginsburg esta semana. Pero la ceremonia de este viernes se centró en su vida y obra, con selecciones musicales de una de sus cantantes de ópera favoritas, la mezzosoprano Denyce Graves. Ella es la primera judía estadounidense en yacer en el Capitolio.

Pequeña en estatura, grande en la historia, Ginsburg, nacida en Brooklyn, es recordada como una mujer brillante graduada de Columbia que fue rechazada para trabajos en un momento en que pocas mujeres ingresaban al ámbito de la ley, solo para reformar las leyes de la nación que protegen los derechos y la igualdad de las mujeres.

Ruth Ginsburg, la jueza que defendió las causas civiles y los derechos de las mujeresBloomberg

“Ladrillo por ladrillo, caso por caso”, dijo la rabino Lauren Holtzblatt de la Congregación Adas Israel en Washington, quien cambió el curso de la ley estadounidense.

“Hoy vuelve a hacer historia”, apuntó la rabino.

Pocos republicanos asistieron al servicio que estuvo lleno de mujeres y demócratas. Las senadoras Elizabeth Warren de Massachusetts y Amy Klobuchar de Minnesota, ambas ex contendientes presidenciales, estuvieron entre los asistentes.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, quien lidera el impulso para que el nominado de Trump reemplace a Ginsburg, fue invitado pero notablemente desaparecido. El republicano Steve Scalise de Louisiana, estaba allí.

Los servicios funerarios fueron breves, con las reflexiones y la oración de la rabino, antes de que los invitados se alinearan para pasar junto al ataúd y presentar sus respetos.

Hacia el final de la línea de dolientes, uno se tiró al suelo e hizo tres flexiones rápidas. Era Bryant Johnson, el querido entrenador personal de la jueza.

Los miembros de la Cámara baja y el Senado que no fueron invitados a la ceremonia debido a las limitaciones de espacio impuestas por la pandemia de COVID-19 podrán presentar sus respetos antes de que una caravana con el ataúd de Ginsburg salga del Capitolio a primera hora de la tarde.

El honor de yacer para un homenaje en este lugar se ha otorgado menos de tres docenas de veces, principalmente a presidentes, vicepresidentes y miembros del Congreso. El representante John Lewis, el ícono de los derechos civiles, fue la persona más reciente en recibir honores en el Capitolio luego de su muerte en julio. Henry Clay, el legislador de Kentucky que se desempeñó como presidente de la Cámara baja y también fue senador, fue el primero en 1852. Rosa Parks, una ciudadana privada, no una funcionaria del Gobierno, es la única mujer que ha tenido este homenaje, en una conmemoración separada, en el Capitolio.

Ginsburg había estado en reposo durante dos días en la Corte Suprema, donde miles de personas presentaron sus respetos afuera, incluido el presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump el jueves. Los espectadores abuchearon y corearon "vote por él" mientras el mandatario, que llevaba una mascarilla, permanecía en silencio cerca del ataúd de Ginsburg en la parte superior de los escalones de entrada de la cancha.

Trump planea anunciar el sábado la nominación de una mujer para ocupar el lugar de Ginsburg en el tribunal superior, donde sirvió durante 27 años y fue líder de los jueces liberales.