Papa Francisco pide fin de violencia en Haití

El pontífice sumó al llamado de los obispos haitianos a que "se depongan las armas" y elegir "la vida"
El pontífice sumó al llamado de los obispos haitianos a que "se depongan las armas" y elegir "la vida"
El pontífice sumó al llamado de los obispos haitianos a que "se depongan las armas" y elegir "la vida"
El pontífice sumó al llamado de los obispos haitianos a que "se depongan las armas" y elegir "la vida"

Papa Francisco pide fin de violencia en Haití

Papa FranciscoEl pontífice sumó al llamado de los obispos haitianos a que "se depongan las armas" y elegir "la vida"
Especial
Nación321
2021-07-11 |14:59 Hrs.Actualización14:59 Hrs.

Este domingo el papa Francisco llamó al cese de la violencia en Haití tras el asesinato de su presidente Jovenel Moise.

"En los últimos días mis oraciones han estado dirigidas a menudo a Haití tras el asesinato del presidente", dijo el pontífice desde el hospital Gemelli de Roma, una semana después de su operación de colon.

Francisco se sumó al llamado de los obispos haitianos a que "se depongan las armas" y elegir "la vida" y "la convivencia fraternal en interés de todos y en interés de Haití".

"Estoy cerca del querido pueblo haitiano. Espero que la espiral de violencia cese y que la nación pueda retomar el camino hacia un futuro de paz y armonía", dijo el sumo pontífice.

El papa Francisco hizo su primera aparición pública desde que se sometió a una cirugía intestinal mayor la semana pasada, y saludó a los fieles mientras permaneció de pie por 10 minutos en el balcón de un hospital, agradeciendo de corazón las oraciones por su recuperación y señalando que la asistencia sanitaria para todos es un bien “precioso”.

Al inicio, la voz del pontífice se escuchaba débil cuando comenzó con sus comentarios luego de salir al balcón de su suite espacial en el Hospital Universitario Gemelli a mediodía, pero sonrió ampliamente a los reunidos abajo, incluidos algunos pacientes del hospital lo suficientemente bien como para salir temporalmente de sus habitaciones para animarle.


“¡Gracias de todo corazón!”, exclamó el pontífice, sonriendo mientras se asomaba del balcón para poder ver mejor a los fieles que estaban reunidos abajo.

De pie en el balcón junto a él estaban algunos niños que también están hospitalizados en el Gemelli, un importante hospital universitario católico en las afueras de Roma. La multitud abajo aplaudió a menudo, en señal de ánimo.

Francisco se sometió a tres horas de cirugía abdominal bajo anestesia general la tarde del 4 de julio, y más tarde ese día la Santa Sede informó que había respondido bien.