Pacientes con COVID-19 presentan infecciones intestinales prolongadas

Un estudio a 73 pacientes hospitalizados con el coronavirus detectó que más de la mitad tenía el virus en su heces
Un estudio a 73 pacientes hospitalizados con el coronavirus detectó que más de la mitad tenía el virus en su heces

Pacientes con COVID-19 presentan infecciones intestinales prolongadas

Nuevos hallazgosUn estudio a 73 pacientes hospitalizados con el coronavirus detectó que más de la mitad tenía el virus en su heces
Cuartoscuro
2020-09-07 |13:05 Hrs.Actualización13:05 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque esta enfermedad ha sido todo un reto para la ciencia 

Los pacientes con COVID-19 padecen infecciones viral intestinales activas y prolongada, incluso en ausencia de síntomas gastrointestinales, demostraron científicos de Hong Kong.

El coronavirus puede continuar infectando y replicándose en el tracto digestivo después de despejarse en las vías respiratorias, señalaron investigadores de la Universidad China de Hong Kong en un comunicado publicado este lunes. Los hallazgos, publicados en la revista médica GUT, tienen implicaciones para identificar y tratar casos, precisaron.

El SARS-CoV-2 se propaga principalmente a través de gotitas respiratorias, salpicaduras de secreción cargada de virus de la boca y la nariz, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, desde las primeras semanas de la pandemia, los científicos en China han dicho que los virus infecciosos en las heces de los pacientes también pueden desempeñar un papel en la transmisión.

Un estudio de febrero de 73 pacientes hospitalizados con el coronavirus en la provincia china de Guangdong encontró que más de la mitad dieron positivo al virus en sus excrementos.

Los científicos de Hong Kong estudiaron muestras de heces de 15 pacientes para comprender mejor la actividad del virus en el tracto gastrointestinal.

Encontraron infección intestinal activa en siete pacientes, algunos de los cuales no tenían náuseas, diarrea u otros síntomas digestivos. Tres pacientes continuaron mostrando una infección viral activa hasta seis días después de que sus muestras respiratorias dieron negativo para COVID-19.

Se deben explorar los tratamientos que modulan la composición y la funcionalidad del microbioma intestinal, según Ng. Las bacterias intestinales de los pacientes que eran particularmente infecciosos mostraron una pérdida de microbios protectores y una proliferación de los causantes de enfermedades.

Con información de Bloomberg