México, el peor país para vivir durante la pandemia de COVID-19

Según el ranking de Bloomberg, México no cuenta con las condiciones necesarias para vivir en tiempos de pandemia
Según el ranking de Bloomberg, México no cuenta con las condiciones necesarias para vivir en tiempos de pandemia

México, el peor país para vivir durante la pandemia de COVID-19

Pandemia.Según el ranking de Bloomberg, México no cuenta con las condiciones necesarias para vivir en tiempos de pandemia
Cuartoscuro
2020-11-24 |10:36 Hrs.Actualización10:36 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque la economía del país no permite un cierre de fronteras y con ello tratar de mitigar la propagación del virus 

Bloomberg analizó los números para determinar los mejores lugares para estar en la era del coronavirus: ¿Dónde se ha manejado el virus de manera más efectiva con la menor cantidad de interrupciones para los negocios y la sociedad?

El Ranking de Resiliencia COVID puntúa economías de más de 200 mil millones de dólares en diez métricas clave: desde el crecimiento de los casos de virus hasta la tasa de mortalidad general, las capacidades de prueba y los acuerdos de suministro de vacunas que los lugares han forjado.

También se tienen en cuenta la capacidad del sistema sanitario local, el impacto de las restricciones relacionadas con el coronavirus, como los bloqueos económicos, y la libertad de circulación de los ciudadanos.

El pero lugar es México, con el número 53; mientras que el puesto número uno lo ocupa Nueva Zelanda.

El Ranking cambiará a medida que los países cambien sus estrategias, el clima cambie y la carrera se intensifique por una vacuna viable.

EL RANKING 

1. Nueva Zelanda 85.4

2. Japón 85

3. Taiwán 82.9

4. Corea del Sur 82.3

5. Finlandia 82

6. Noruega 81.3

7. Australia 81.2

8. China 80.6

9. Dinamarca 77

10. Vietnam 74.3

11. Singapur 74.2

12. Hong Kong 73.6

13 Canadá 73.2

14. Alemania 71.2

15. Tailandia 70.2

16. Suecia 68.7

17. Emiratos Árabes Unidos 67.5

18. Estados Unidos 66.5

19. Indonesia 66.1

20. Irlanda 65.1

21. Israel 65

22. Rusia 65

23. Países Bajos 64.4

24. Bangladesh 64.2

25. Egipto 63.2

26.Suiza 62.3

27. Pakistán 61.7

28. Reino Unido 61.5

29. Malasia 61.4

30. Turquía 60.6

31. Grecia 59.9

32. Arabia Saudita 59.6

33. Portugal 59.2

34. India 58.1

35. Sudáfrica 57.8

36. Austria 56.3

37. Brasil 56.2

38. Chile 55.9

39. Irak 54.9

40. Italia 54.2

41. España 54.2

42. Nigeria 53.9

43. Rumania 53.6

44. Polonia 52.2

45. Francia 51.6

46. Filipinas 48.9

47. Irán 48.7

48. Colombia 48.1

49. República Checa 46.8

50. Bélgica 45.6

51. Perú 41.6

52. Argentina 41.1

53. México 37.6

LA POBREZA, ALIADA DEL COVID-19

Si bien es posible que se hayan equivocado por la naturaleza insidiosa del virus, las economías avanzadas como EU y Alemania han visto cómo su capacidad de prueba y la de los médicos para prevenir las muertes por COVID-19 pueden mejorar con el tiempo.

Estas ventajas no existen en América Latina, la región más devastada por la pandemia. Ocupa la mitad inferior del Ranking, con México en el peor de los 53.

La última tasa de pruebas positivas disponible en el país es de un enorme 62 por ciento, lo que sugiere que la infección no detectada está muy extendida.

Los funcionarios mexicanos han reconocido que el número de muertos en el país probablemente sea significativamente más alto que los datos oficiales, debido a las pruebas limitadas.

Brasil, sitio con el tercer brote más grande del mundo después de India, ocupa el puesto 37.

Al igual que Trump, en varias naciones de Latinoamérica se ha minimizado repetidamente la amenaza del coronavirus.

Este enfoque de liderazgo "arrogante", sumado a la falta de redes de seguridad social y sistemas de salud pública sólidos, ha empeorado la crisis, mencionó Cynthia Arnson, directora del Programa Latinoamericano del Centro de Estudios Wilson Center de Washington DC.

América Latina es la región más urbanizada del mundo y gran parte de la población vive en condiciones de hacinamiento donde el distanciamiento social es difícil. La alta proporción de personas que dependen del trabajo informal y los salarios diarios significa que pocos están dispuestos a quedarse en casa.

La mayoría de los países de América Latina no podrán volver a los niveles de crecimiento prepandémicos hasta 2023 y el ingreso per cápita no se recuperará hasta 2025, más tarde que en cualquier otro lugar, destacó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La pandemia ampliará la brecha entre las naciones ricas y pobres, con hasta 150 millones de personas empujadas a la pobreza extrema para fines del próximo año. Esto retrasará el progreso en la reducción de la pobreza en tres años, según el Banco Mundial.

EL MEJOR

Nueva Zelanda encabeza el ranking a partir del 23 de noviembre gracias a una acción rápida y decisiva.

La pequeña nación insular comenzó a tomar medidas el 26 de marzo antes de que ocurriera una sola muerte relacionada con el COVID-19, cerrando sus fronteras a pesar de la gran dependencia de la economía del turismo.

Al principio, el Gobierno de la primera ministra Jacinda Ardern dijo que apuntaría a la "eliminación" del virus, invirtiendo recursos en pruebas, rastreo de contactos y una cuarentena, todo ello como estrategia para 'apagar' la transmisión local.

Habiéndolo logrado en gran medida, los neozelandeses viven básicamente en un mundo sin la enfermedad causada por el SARS-COV-2. La nación ha visto solo un puñado de infecciones en la comunidad en los últimos meses, y la música en vivo y los eventos sociales a gran escala han vuelto.

Aunque sus industrias turísticas están sufriendo, Nueva Zelanda también está bien posicionada para una vacuna con dos acuerdos de suministro, incluido uno para la inyección desarrollada por Pfizer y BioNTech de Alemania.

En segundo lugar está Japón, que trazó un camino diferente. Debido a los brotes de tuberculosis en el pasado, el país ha mantenido un sistema de centro de salud pública dotado de marcadores de contactos que se reasignaron rápidamente para tratar el COVID-19.

Los altos niveles de confianza social y cumplimiento significaron que los ciudadanos usaran cubrebocas de manera proactiva y evitaran los lugares concurridos.

Aunque ahora está viendo un aumento récord en las infecciones a medida que se acerca el invierno, la nación de más de 120 millones de personas tiene solo 331 casos graves de COVID-19 en la actualidad.

El éxito de Taiwán, que ocupa el tercer lugar, es aún más notable si se consideran sus vínculos con China continental, donde apareció el virus por primera vez en diciembre pasado.

Las redes que transmiten noticias preocupantes de Wuhan permitieron a Taiwán actuar temprano para restringir la entrada en sus fronteras. Luego, la isla fue pionera en un enfoque centrado en la tecnología para reunir a sus 23 millones de personas para protegerse: lanzar aplicaciones que detallan dónde hay mascarillas en existencia o enumeran las ubicaciones donde las personas infectadas estuvieron.

Han pasado más de 200 días sin un caso de virus transmitido localmente y, al igual que en Nueva Zelanda, la vida ha vuelto en gran medida a la normalidad, aunque las fronteras permanecen cerradas.

Con información de Bloomberg