Las vacunas chinas están listas para luchar contra el COVID-19, ¿funcionarán?

China ha tenido un historial de escándalos respecto a vacunas
China ha tenido un historial de escándalos respecto a vacunas
China ha tenido un historial de escándalos respecto a vacunas
China ha tenido un historial de escándalos respecto a vacunas

Las vacunas chinas están listas para luchar contra el COVID-19, ¿funcionarán?

¿Funcionan?China ha tenido un historial de escándalos respecto a vacunas
Schutterstock
AP
2020-12-25 |10:31 Hrs.Actualización10:31 Hrs.

Con los países ricos adquiriendo suministros de vacunas contra el COVID-19, es posible que algunas partes del mundo tengan que depender de las vacunas desarrolladas por China para tratar de vencer el brote. La pregunta: ¿funcionarán?

No hay ninguna razón externa para creer que no lo harán, pero China tiene un historial de escándalos de vacunas, y sus fabricantes de medicamentos han revelado poco sobre sus ensayos finales en humanos y las más de 1 millón de inoculaciones de uso de emergencia que, según dicen, se han llevado a cabo dentro del país.

Las naciones ricas han reservado alrededor de 9 mil millones de los 12 mil millones de inyecciones desarrolladas principalmente en Occidente que se espera que se produzcan el próximo año, mientras que COVAX, un esfuerzo global para garantizar el acceso equitativo a las vacunas COVID-19, no ha alcanzado su capacidad prometida de 2 mil millones. dosis.

Para aquellos países que aún no han obtenido una vacuna, China puede ser la única solución.

China tiene seis candidatos en la última etapa de ensayos y es una de las pocas naciones que puede fabricar vacunas a gran escala. Los funcionarios del gobierno han anunciado una capacidad de mil millones de dosis el próximo año, y el presidente Xi Jinping prometió que las vacunas de China serán una bendición para el mundo.

El uso potencial de su vacuna por parte de millones de personas en otros países le da a China la oportunidad tanto de reparar el daño a su reputación por un brote que escapó de sus fronteras como de mostrar al mundo que puede ser un actor científico importante.

Sin embargo, los escándalos pasados han dañado la confianza de sus propios ciudadanos en sus vacunas, y los problemas de fabricación y cadena de suministro ponen en duda si realmente puede ser un salvador.

“Queda un interrogante sobre cómo China puede garantizar la entrega de vacunas confiables”, dijo Joy Zhang, profesora que estudia la ética de la ciencia emergente en la Universidad de Kent en Gran Bretaña. Citó la "falta de transparencia de China sobre los datos científicos y un historial problemático con la entrega de vacunas".

La semana pasada, Bahrein se convirtió en el segundo país en aprobar una vacuna COVID-19 china, uniéndose a los Emiratos Árabes Unidos. Marruecos planea usar vacunas chinas en una campaña de inmunización masiva programada para comenzar este mes. Las vacunas chinas también están a la espera de aprobación en Turquía, Indonesia y Brasil, mientras que las pruebas continúan en más de una docena de países, incluidos Rusia, Egipto y México.

En algunos países, las vacunas chinas se ven con recelo. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha sembrado en repetidas ocasiones dudas sobre la efectividad de la vacuna candidata de la compañía china Sinovac sin citar ninguna evidencia, y dijo que los brasileños no serán utilizados como "conejillos de indias".

Muchos expertos elogian las capacidades vacunales de China.

"Los estudios parecen estar bien hechos", dijo Jamie Triccas, director de inmunología y enfermedades infecciosas de la facultad de medicina de la Universidad de Sydney, refiriéndose a los resultados de los ensayos clínicos publicados en revistas científicas. "No estaría demasiado preocupado por eso".

China ha estado desarrollando sus programas de inmunización durante más de una década. Ha producido vacunas exitosas a gran escala para su propia población, incluidas las vacunas contra el sarampión y la hepatitis, dijo Jin Dong-yan, profesor de medicina de la Universidad de Hong Kong.

“No hay brotes importantes en China por ninguna de estas enfermedades”, dijo. "Eso significa que las vacunas son seguras y efectivas".

China ha trabajado con la Fundación Gates y otros para mejorar la calidad de fabricación en la última década. La Organización Mundial de la Salud ha precalificado cinco vacunas chinas que no son COVID-19, lo que permite a las agencias de la ONU comprarlas para otros países.

Las empresas cuyos productos obtuvieron la precalificación incluyen a Sinovac y la estatal Sinopharm, ambas líderes en el desarrollo de vacunas COVID-19.

Sin embargo, el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan, una subsidiaria de Sinopharm detrás de uno de los candidatos COVID-19, se vio envuelto en un escándalo de vacunas en 2018.

Los inspectores del Gobierno descubrieron que la empresa, con sede en la ciudad donde se detectó el coronavirus por primera vez el año pasado, había producido cientos de miles de dosis ineficaces de una vacuna combinada para la difteria, el tétanos y la tos ferina debido a un mal funcionamiento del equipo.

Ese mismo año se informó que Changsheng Biotechnology falsificó datos sobre una vacuna contra la rabia.

En 2016, los medios chinos revelaron que 2 millones de dosis de diversas vacunas para niños habían sido almacenadas y vendidas incorrectamente en todo el país durante años.

Las tasas de vacunación cayeron después de esos escándalos.

“Todos mis amigos chinos locales son de cuello blanco, tienen una buena situación económica y ninguno de ellos comprará medicamentos fabricados en China. Así son las cosas”, dijo Ray Yip, exdirector de la Fundación Gates en China. Dijo que es uno de los pocos a los que no les importa comprar productos farmacéuticos fabricados en China.

China revisó sus leyes en 2017 y 2019 para reforzar la gestión del almacenamiento de vacunas e intensificar las inspecciones y sanciones por vacunas defectuosas.

Los principales desarrolladores de la vacuna COVID-19 del país han publicado algunos hallazgos científicos en revistas científicas revisadas por pares. Pero los expertos internacionales cuestionaron cómo China reclutó voluntarios y qué tipo de seguimiento había para detectar posibles efectos secundarios. Las empresas chinas y los funcionarios del gobierno no han revelado detalles.

Ahora, después de la publicación de datos sobre la efectividad de las vacunas de fabricación occidental desarrolladas por Pfizer y Moderna, los expertos esperan ver los resultados chinos. Los reguladores en los Emiratos Árabes Unidos, donde se probó una vacuna Sinopharm, han dicho que parecía tener un 86 por ciento de efectividad, según los datos de ensayos clínicos provisionales. El jueves, el gobierno de Turquía anunció que Sinovac tiene una efectividad del 91.25 por ciento a partir de datos provisionales.

Sinopharm no respondió a una solicitud de comentarios sobre los datos de eficacia de la vacuna. Sinovac y CanSino, otra empresa china de vacunas, no respondieron a las solicitudes de entrevistas.

Para algunas personas en países donde la pandemia no muestra signos de disminuir, el país de origen de la vacuna no importa.

“Me propongo tomarlo, el primero que venga, si sale bien”, dijo Daniel Alves Santos, cocinero de un restaurante de Río de Janeiro. "Y espero que Dios ayude".