La nueva forma de vivir de los inmigrantes en EU para evitar ser deportados

Repatriados.
Con la llegada de Trump a la Casa Blanca se espera un incremento de deportados en este año.
Repatriados.
Con la llegada de Trump a la Casa Blanca se espera un incremento de deportados en este año.

La nueva forma de vivir de los inmigrantes en EU para evitar ser deportados

Repatriados.Con la llegada de Trump a la Casa Blanca se espera un incremento de deportados en este año.
Cuartoscuro
2017-02-25 |08:28 Hrs.Actualización08:28 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque se espera que este año exista un aumento en el número de deportados en EU

Las medidas migratorias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, generaron temor y ansiedad a cerca de 11 millones de inmigrantes que viven sin papeles en ese país, quienes ya rompieron sus rutinas diarias para no ser deportados.

En El Paso, Texas, Carmen Ramos creó una red para mantenerse en contacto con sus connacionales través de mensajes de texto y avisarse sobre los puntos de revisión que establecen las autoridades migratorias.

"Nos sorprende que hasta una multa te puede enviar de regreso a México", comenta Ramos, quien junto con su esposo y sus tres hijos emigraron de Ciudad Juárez en el 2008, debido a la violencia causada por el narcotráfico. Entraron a Estados Unidos con visas de turista y se quedaron después de que estas vencieron.

El pánico entre inmigrantes se intensificó en las últimas semanas, luego de que Trump dejara en claro que su prioridad será la deportación de inmigrantes convictos de delitos graves.

Este martes, el gobierno del presidente republicano anunció que todos los inmigrantes acusados, declarados e incluso sospechosos por ser cómplices de cometer un delito, serían las principales personas que las autoridades migratorias buscará deportar.

"La gente se está resguardando porque tiene miedo", dijo Roberto G. Gonzales, profesor de sociología en la Universidad Harvard, cuya investigación se enfoca en inmigrantes y jóvenes latinos.

Una organización en Austin, Texas, que opera una línea telefónica para reportar casos de deportación indicó que normalmente recibía una o dos llamadas en varios días. Después de las últimas redadas migratorias el teléfono no dejaba de sonar.

"Tenemos más de mil llamadas telefónicas en tres días con relación a las redadas", dijo Cristina Parker, directora de programas de inmigración para el organismo Grassroots Leadership. "Y ciertamente muchas de ellas eran de personas que querían información sobre las redadas, y decían: 'Estoy asustado, estoy preocupado, ¿qué puedo hacer?'... Muchas eran de personas que resultaron afectadas por las redadas, que vieron a un amigo o a un familiar al que se llevaban".

En Orange, California, inmigrantes han firmado poderes notariales para autorizar a familiares y amigos a que recojan a sus hijos de la escuela, así como pagar cuentas bancarias para pagar facturas en caso de que agentes de inmigración arresten a los padres.

En Miami, una mexicana de 34 años y madre de dos hijos dijo que intercambia mensajes por celular y Facebook con amigos sobre las calles por las que es mejor no transitar para evitar los controles de inmigración.

Va en coche a su trabajo y lleva a sus hijos a la escuela aunque carece de licencia. Le ha sido imposible conseguirla porque vive sin permiso en el país. Aceptó ser identificada sólo por su nombre, Marina, por temor a que la deporten.