India, el país que está colapsando ante el COVID-19

El país registró 352,991 nuevos contagios este lunes
El país registró 352,991 nuevos contagios este lunes
El país registró 352,991 nuevos contagios este lunes
El país registró 352,991 nuevos contagios este lunes

India, el país que está colapsando ante el COVID-19

India.El país registró 352,991 nuevos contagios este lunes
AP
Nación321
2021-04-26 |15:11 Hrs.Actualización15:11 Hrs.

India registró 352 mil 991 nuevos contagios este lunes, la cifra diaria más alta en todo el mundo desde que comenzó la pandemia, para un total de 17 millones 313 mil 163 casos positivos, reportó el medio estadounidense Bloomberg. 

Estos niveles se dan en medio de la escasez de vacunas en un país, cuyos registros podrían provocar que se prolongue la peor crisis sanitaria del mundo. 

El país ha sufrido durante las últimas semanas un ascenso considerable de casos del virus que ha generado el colapso hospitalario y de crematorios. 

(Fotografía: AP)

FALTA DE INSUMOS

 “Por favor envíenos oxígeno”, dice, con los brazos cruzados y la voz entrecortada. “Mis pacientes están muriendo", se escucha decir al doctor Gautam Singh,  en un video. El médico, desesperado, recurrió a las redes sociales para pedir ayuda, pues en la sala de emergencias de Nueva Delhi, el oxígeno escasea.   

En un inicio, la India era considerada una historia de éxito en cuanto a capear la pandemia, pero el COVID-19 ahora avanza con rapidez entre sus mil 400 millones de habitantes, y los sistemas de salud están empezando a colapsar.

Los mensajes de auxilio como el que Singh envió revelan el grado de pánico que se vive en el país.

Además de que los suministros de oxígenos se están agotando, las unidades de cuidados intensivos están operando a su máxima capacidad y casi todos los respiradores artificiales se encuentran en uso. Al tiempo que la cifra de muertes aumenta, los cielos nocturnos en algunas ciudades brillan con las piras funerarias, dado que los crematorios están saturados y los cadáveres están siendo incinerados al aire libre, reporta AP. 

(Fotografía: AP)

Este lunes, el país reportó otros 2 mil 812 fallecimientos, y unas 117 personas mueren por la enfermedad cada hora, pero los expertos señalan que es probable que incluso tales cifras sean menores a las reales. Los nuevos contagios llevaron el total en la India a más de 17.3 millones, solamente detrás de Estados Unidos.

CREMATORIOS COLAPSADOS 

Los crematorios y sitios de sepultura en la India están sobrepasados por la devastadora nueva ola de contagios de coronavirus.

Los expertos señalan que esas cifras podrían estar muy por debajo de las reales, ya que los casos sospechosos no se contabilizan y muchas muertes por la infección se están atribuyendo a problemas subyacentes de salud.

La crisis en la India es patente en sus cementerios y crematorios, y en las desgarradoras escenas de pacientes que mueren camino de los hospitales por falta de oxígeno.

Las zonas de enterramiento en la capital, Nueva Delhi, se están quedando sin espacio. En otras ciudades muy afectadas, las piras funerarias iluminan el cielo por la noche.

(Fotografía: AP)

En Bhopal, una ciudad del centro del país, algunos crematorios han aumentado su capacidad de unas docenas de piras a más de 50. Aun así, según las autoridades, aún hay horas de espera.

En el crematorio local de Bhadbhada Vishram Ghat, los trabajadores dijeron haber incinerado a más de 110 personas el sábado, aunque las cifras oficiales reportaban apenas 10 muertos en la ciudad de 1.8 millones de personas.

“El virus está devorando a la gente de nuestra ciudad como un monstruo”, dijo Mamtesh Sharma, trabajador del lugar.

El flujo de cadáveres sin precedentes ha obligado al crematorio a saltarse las ceremonias individuales y detallados ritos que, según las creencias hindúes, liberan al alma en el ciclo de reencarnación.

“Sólo quemamos los cuerpos según llegan”, dijo Sharma. “Es como si estuviéramos en plena guerra”.

El jefe de sepultureros en el cementerio musulmán más grande de Nueva Delhi, donde se ha enterrado a mil personas durante la pandemia, dijo que estaban llegando más cuerpos que el año pasado. “Temo que muy pronto nos quedemos sin espacio”, dijo Mohammad Shameem.

Y TAMBIÉN LOS HOSPITALES

La situación es igualmente dura en los sobrepasados hospitales, donde personas desesperadas mueren mientras esperan a ver un médico, a veces en filas que salen del edificio.

Las autoridades sanitarias intentan ampliar las unidades de cuidados intensivos y aumentar el suministro de oxígeno. Hospitales y pacientes tienen problemas para conseguir el escaso material médico que se vende a precios disparados.

(Fotografía: AP)

La crisis es un gran contraste con las afirmaciones de que “nadie en el país se quedó sin oxígeno”, que hizo el sábado el abogado jefe del Estado, Tushar Mehta, ante el Alto Tribunal de Delhi.

El colapso es un gran fracaso para un país cuyo primer ministro declaró en enero la victoria sobre el COVID-19 y que presumía de ser la “farmacia del mundo”, productor global de vacunas y modelo para otros países en desarrollo.

El último repunte tomó desprevenido al gobierno federal, que ha pedido a la industria que aumente la producción de oxígeno y fármacos cruciales que escasean. Pero los expertos en salud dicen que India tuvo un año entero para prepararse para lo inevitable, pero no lo hizo.

El doctor Krutika Kuppallo, profesora asistente de medicina en la división de enfermedades infecciosas en la Universidad Médica de Carolina del Sur, dijo que el gobierno indio ha sido “muy reactivo a esta situación, en lugar de proactivo”.

Señaló que el gobierno debería haber dedicado el último año, cuando el virus estaba más controlado, a trazar planes para abordar un repunte y “almacenado medicamentos y desarrollado acuerdos público-privados para ayudar a fabricar recursos esenciales en caso de una situación como esta”.

“Aún más importante, deberían haber mirado a lo que ocurría en otras partes del mundo y comprendido que era una cuestión de tiempo hasta que estuvieran en una situación similar”, dijo Kuppalli.

La experta describió como “un falso relato” las declaraciones prematuras de victoria sobre la pandemia, que hicieron que la gente relajara sus precauciones cuando deberían haber mantenido un estricto cumplimiento del distanciamiento social, el empleo de mascarillas y evitado las aglomeraciones.

El primer ministro, Narendra Modi, afronta crecientes críticas por permitir festivales hindúes y asistir a mítines electorales masivos, que según los expertos aceleraron los contagios.

Con información de AP.