Este fue el polémico debut que tuvo el secretario de prensa de Donald Trump

Con el pie izquierdo.
El secretario de prensa de Donald Trump, Sean Spicer, tuvo un mal comienzo
Con el pie izquierdo.
El secretario de prensa de Donald Trump, Sean Spicer, tuvo un mal comienzo

Este fue el polémico debut que tuvo el secretario de prensa de Donald Trump

Con el pie izquierdo.El secretario de prensa de Donald Trump, Sean Spicer, tuvo un mal comienzo
AFP
2017-01-22 |09:05 Hrs.Actualización09:04 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque 31 millones de televidentes prestaron atención a la investidura de Trump

El secretario de prensa del presidente Donald Trump, Sean Spicer, tuvo un polémico debut este 21 de enero, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Spicer citó a los reporteros  para acusarlos de "reportes falsos deliberados" por decir y mostrar que la investidura del presidente tuvo baja afluencia comparada con otras, como la que tuvo Barack Obama.

El vocero, que hizo esperar a la prensa por varios minutos, afirmó que la investidura del mandatario tuvo la mayor audiencia en la historia "tanto en persona como alrededor del mundo".

Spicer no ofreció evidencia para respaldar su afirmación, pero insistió que "ésta fue la mayor audiencia que jamás haya presenciado una toma de posesión, punto".

El vocero denunció que las fotografías de la toma de posesión tuvieron encuadres intencionales para encontrar la manera de minimizar el número de asistentes.

Las imágenes del complejo de monumentos National Mall en la capital del país dejan ver claramente que el número de asistentes no se extendió hasta el Monumento a Washington, como fue el caso durante la toma de posesión de Barack Obama en 2009.

Hasta el momento, se desconoce el número de personas que vieron la ceremonia en televisión alrededor del mundo; sin embargo, en Estados Unidos, la empresa Nielsen estima que unos 31 millones de televidentes observaron la cobertura en la pantalla chica, pero esa es una cifra menor a la primera investidura de Barack Obama y de Ronald Reagan.

En Washington, la multitud del viernes fue considerablemente menor a la que se presentó a algunas de las investiduras previas.

Otro epic fail que tuvo el secretario de prensa fue nombrar al presidente mexicano Enrique Peña Nieto como "primer ministro", y también se 'hizo bolas' al anunciar una reunión la próxima semana de Trump con la primera ministra británica, Theresa May.

Por último, el vocero declinó responder preguntas.