Duterte, presidente de Filipinas, ordena matar a los que violen la cuarentena

El presidente pidió a militares que si hay disturbios por la pandemia de COVID-19, disparen a matar
El presidente pidió a militares que si hay disturbios por la pandemia de COVID-19, disparen a matar

Duterte, presidente de Filipinas, ordena matar a los que violen la cuarentena

Rodrigo Duterte.El presidente pidió a militares que si hay disturbios por la pandemia de COVID-19, disparen a matar
AP
2020-04-02 |10:31 Hrs.Actualización10:31 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque no es la primera vez que este mandatario causa polémica con su forma de gobierno 

Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, ordenó a las fuerzas policiales disparar a matar a todo aquel que rompa la estricta cuarentena decretada para enfrentar la pandemia de COVID-19.

"Muerto. En lugar de causar problemas, te enviaré a la tumba”, dijo durante un mensaje televisivo este 1 de abril.

Duterte también amenazó con detener el suministro de comida y la ayuda monetaria si la gente recurre a cualquier tipo de disturbios. 

En Filipinas se ha decretado una estricta cuarentena que no permite a la población salir bajo ninguna circunstancia, la gente que trabaja en mercados o comercios ambulantes dejó de tener ingresos, no hay comida ni insumos médicos, por lo que en las zonas más pobres hay protestas y disturbios.

Duterte, quien ha sido condenado por su brutal represión antidrogas que ha dejado muertos a miles de sospechosos, en su mayoría pobres, emitió las advertencias horas después de que la policía interrumpió una concentración de habitantes de barrios marginales que pedían ayuda alimentaria.

"Mis órdenes son para la policía y el ejército: En caso de que haya problemas y su vida se vea amenazada por los disturbios en las aldeas, mátenlos a tiros".

De acuerdo con El País, el Congreso decretó una ley que incluye la provisión de 4,000 millones de dólares para repartir entre 18 millones de hogares desfavorecidos del país, donde el 16 % de la población vive bajo el umbral de la pobreza.

Sin embargo, el reparto de este dinero está detenido porque el gobierno no ha terminado de hacer una base consolidada con los criterios a seguir y los beneficiarios.

Hasta el momento, Filipinas ha reportado 2,311 casos de la enfermedad COVID-19, y ha registrado 96 muertes.