Los momentos incómodos de Donald Trump y Angela Merkel en la Casa Blanca

¿Un saludo?
El presidente de EU evitó estrechar la mano de la alemana
¿Un saludo?
El presidente de EU evitó estrechar la mano de la alemana

Los momentos incómodos de Donald Trump y Angela Merkel en la Casa Blanca

¿Un saludo?El presidente de EU evitó estrechar la mano de la alemana
AFP
2017-03-17 |14:24 Hrs.Actualización21:08 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque la visita de la canciller era muy esperada por Trump

En su primera visita oficial a Estados Unidos, la canciller de Alemania, Angela Merkel, tuvo un par de momentos incómodos ante su anfitrión Donald Trump.

Este viernes, momentos antes a su encuentro bilateral, los fotógrafos le pidieron a los líderes saludarse, la canciller alemana le preguntó, pero el republicano parece que la ignoró por completo. 

Sin embargo, el magnate sí había saludado a la mandataria alemana a su llegada a la Casa Blanca, según constató una fotografía de la agencia AP. 

¿BROMA PESADA?

Además, durante el mensaje que dieron de forma conjunta, Donald Trump lanzó un broma que no hizo sonreír a Merkel. 

Cuando la prensa preguntó a Trump sobre sus acusaciones sobre el espionaje telefónico del que supuestamente fue objeto por parte del gobierno del expresidente Barack Obama, el magnate señaló a Merkel y dijo "al menos es algo que tenemos en común, quizás". Enseguida, algunos miembros de la prensa rieron y Trump sonrió en silencio.

La broma de Trump parece hacer alusión a las revelaciones que hizo WikiLeaks en 2013, que señalaron el supuesto espionaje que el gobierno de Barack Obama implementó sobre las comunicaciones de canciller alemana Angela Merkel. 

Sin embargo, ante la broma de Trump y las risas de la prensa, Merkel se limitó a observar al presidente estadounidense y optó por acomodar sus notas. Checa la reacción de la canciller federal de Alemania.

TRUMP: LA INMIGRACIÓN NO ES UN DERECHO

Tras culminar su primera reunión con la canciller alemana, Donald Trump destacó los lazos históricos entre ambas naciones y su esfuerzo para reforzar sus seguridad ante las amenazas terroristas surgidas por la inmigración. 

"La inmigración es un privilegio. No un derecho. Y la seguridad de nuestros ciudadanos debe siempre ser puesta en primer lugar. No hay dudas de eso", respondió Trump. 

Los mandatarios internacionales destacaron que seguirán realizando estrategias en conjunto para resolver distintos conflictos sociales en Afganistán y recalcaron su compromiso para combatir al grupo terrorista Estado Islámico. 

"Nuestros dos países deben seguir trabajando juntos para combatir el terrorismo radical islámico y derrotar al Estado Islamico", destacó Trump.

Durante la conferencia de prensa, Trump declaró que cuenta con su apoyo a la OTAN, pero también pidió que los países miembro de esa alianza militar paguen lo que les corresponde de su parte.

"Le he reiterado a la canciller Merkel mi fuerte apoyo a la OTAN y también la necesidad de que nuestros aliados paguen su parte por los costos de la defensa. Muchas naciones deben enormes sumas por años y eso es injusto para Estados Unidos", dijo Trump luego de una reunión en la Casa Blanca.