AstraZeneca niega que voluntario en ensayo de vacuna tenga enfermedad nerviosa

El diagnóstico se “basó en hallazgos preliminares” y es inexacto, dijo la farmacéutica
El diagnóstico se “basó en hallazgos preliminares” y es inexacto, dijo la farmacéutica

AstraZeneca niega que voluntario en ensayo de vacuna tenga enfermedad nerviosa

La vacuna.El diagnóstico se “basó en hallazgos preliminares” y es inexacto, dijo la farmacéutica
Especial
2020-09-17 |18:19 Hrs.Actualización18:19 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque esta es una esperanza para poner alto al COVID-19

AstraZeneca, empresa farmacéutica que trabaja con la Universidad de Oxford en el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19, contradijo el informe de que un voluntario de las pruebas de la vacuna en el Reino Unido presentó una rara enfermedad al sistema nervioso que podría haber sugerido graves problemas de seguridad, señaló Bloomberg.

AstraZeneca respondió este jueves a un informe de CNN que citaba documentos que indican que el diagnóstico del participante fue confirmado como mielitis transversa. El diagnóstico se “basó en hallazgos preliminares” y es inexacto, dijo la farmacéutica con sede en Cambridge, Inglaterra, en un comunicado enviado por correo electrónico.

La mielitis transversa se ha relacionado tanto con vacunas como con infecciones virales, y la vacuna de Astra contiene un virus que ha sido alterado para evitar que prolifere en las personas. Un diagnóstico poco después de la vacunación aumenta la posibilidad de que el virus utilizado en la vacuna o algún otro componente haya desencadenado de alguna manera la extraña reacción.

Representantes de CNN no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Es la primera vez que AstraZeneca descarta específicamente dicho diagnóstico. El director ejecutivo, Pascal Soriot, había dicho que no estaba claro que el participante del ensayo tuviera la afección. Más tarde, un documento publicado en línea por Oxford indicó que los síntomas de la persona incluían debilidad en las extremidades o “alteración de las sensaciones” y que era poco probable que estuvieran vinculados a la vacuna.

“No podemos comentar más sobre este caso individual debido a las normas internacionales que rigen la integridad de los ensayos clínicos y la protección de la privacidad de las personas”, dijo la compañía el jueves.

Cronología confusa

Las preguntas continúan rodeando la enfermedad del participante, lo que ha generado preocupaciones sobre la seguridad de las vacunas y ha aumentado la inquietud sobre cuándo podrían estar listas las primeras vacunas contra el coronavirus. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles que las vacunas contra el COVID-19 podrían estar ampliamente disponibles en octubre, en contra de lo que creen funcionarios de su Administración y las empresas, cuyas estimaciones de los plazos son más prolongadas por meses.

Los ensayos de la vacuna Oxford-Astra se reanudaron en el Reino Unido durante el fin de semana, después de una pausa para investigar el evento adverso, mientras que los investigadores en Sudáfrica también reiniciaron las pruebas. Pero un gran ensayo estadounidense de la vacuna aún está en espera. AstraZeneca está hablando con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, que está revisando la información relacionada con el episodio y decidirá cuándo puede reanudarse el ensayo de la vacuna en el país, según el comunicado.