Asesinato, estado de sitio y crisis: ¿qué está pasando en Haití?

El asesinato del presidente se suma a la cadena de problemas que ha vivido la isla
El asesinato del presidente se suma a la cadena de problemas que ha vivido la isla
El asesinato del presidente se suma a la cadena de problemas que ha vivido la isla
El asesinato del presidente se suma a la cadena de problemas que ha vivido la isla

Asesinato, estado de sitio y crisis: ¿qué está pasando en Haití?

Jovenel Moïse.El asesinato del presidente se suma a la cadena de problemas que ha vivido la isla
AP
Nación321
2021-07-07 |14:46 Hrs.Actualización14:46 Hrs.

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado en su residencia privada durante esta madrugada luego de que un grupo armado atacara el lugar.

El primer ministro de Haití, Claude Joseph, declaró el estado de sitio en el país luego de llamar al Consejo de Ministros Extraordinario esta mañana.

“Compartimos la pena”, dijo el funcionario y agregó que “sabemos que Moïse era un hombre de coraje”.

Te contamos las claves del contexto sobre la crisis que se vive en Haití:

El asesinato del martes por la noche se produjo en medio de una creciente crisis política y económica y de un gran aumento de la violencia y poder de las pandillas en Puerto Príncipe.

De acuerdo con 'El País', actualmente hay más armas que nunca distribuidas entre la población.

Líderes opositores acusaban a Moïse de intentar aumentar su poder, por ejemplo al aprobar un decreto que limitaba las competencias de una corte que audita los contratos del gobierno o con otro que creaba una agencia de inteligencia que sólo respondía ante el presidente.

En los últimos meses, los líderes de la oposición exigieron que renunciara al puesto y afirmaron que su mandato legal había terminado en febrero de 2021.

Moïse denunció un intento de golpe de Estado en su contra en febrero de este año y confirmó su intención de continuar como presidente hasta febrero de 2022, cuando consideraba que vence su periodo. De acuerdo con la BBC, hubo más de 20 personas detenidas.

Después del 7 de febrero, cuando tendría que haberse realizado el traspaso de poder, Haití se ha visto inundada de una ola de protestas y huelgas que han culminado con la militarización en Puerto Príncipe y otras ciudades.

En 2019, suspendió por dos años las elecciones parlamentarias y en enero de 2020, Jovenel Moïse disolvió el parlamento y empezó a gobernar por decreto.

Moïse contaba con el respaldo internacional, principalmente de Estados Unidos, tanto en la administración de Trump como con Biden.

En un país de 11 millones de personas, el descontento y la inestabilidad se habían venido incrementado durante el mandato de Moïse.

En abril pasado, el Gobierno de Moïse se vio empañado por la dimisión del entonces primer ministro, Joseph Jouthe, quien había sido incapaz de frenar la inseguridad, los robos y la violencia de las bandas organizadas, de acuerdo con El País.

En ese momento, la iglesia católica hizo un revuelo y llamó a huelgas apuntando que “ni los ni los se salvan de los secuestros”.

La inflación es otro indicador que ha ido en aumento. La tasa inflacionaria fue del 15.1 por ciento en 2020.

Tanto alimentos como combustibles escasean cada vez más.

El 60 por ciento de la población gana menos de dos dólares al día.

Haití aún no ha logrado recuperarse del devastador terremoto de 2010 y del huracán Matthew, que golpeó el país en 2016.

Haití es el único país de América que ha tenido más de 20 gobiernos en 35 años.

Las elecciones para un nuevo parlamento están fechadas para octubre de 2021, un mes después de las presidenciales de septiembre, y para ese mismo día, el exmandatario había convocado a un referendo para una nueva constitución, que según señalaba era para modernizar la Carta Magna, aunque la oposición veía un intento por eliminar el artículo que impedía su reelección.

Con respecto a la situación COVID, Haití es el único país del Hemisferio Occidental sin tener a una sola persona vacunada contra el SARS-CoV-2.